U.S. Response:
Back to HOME | Overview | Implementation  

Informe provisional

Memorándum de entendimiento entre
el Gobierno de los Estados Unidos de América
y
el Gobierno de la República de El Salvador
concerniente a la imposición de restricciones de importación
sobre ciertas categorías de material arqueológico
procedentes de culturas prehispánicas
de la República de El Salvador
(firmado el 8 de marzo de 1995)

Comité Asesor de Estados Unidos sobre Bienes Culturales

Junio de 1998

Los sitios arqueológicos prehispánicos de El Salvador representan tres milenios de ocupación, de 1500 a.C. a 1550 d.C., correspondientes a una cultura que produjo algunas de las piezas de cerámica mesoamericana más antiguas que se conocen. Entre los objetos arqueológicos prehispánicos se encuentran esculturas de piedra, vasijas policromas de cerámica, figurines, sellos, tambores y efigies. Debido al extenso saqueo sufrido por la región, se han destruido capítulos irreemplazables de los anales arqueológicos de El Salvador. Para 1987, los saqueadores habían excavado más de 5.000 pozos en la región de Cara Sucia, dañando o destruyendo sepulturas, restos de estructuras y otros elementos arqueológicos que podrían haber contribuido al conocimiento de la prehistoria de la región.

El 8 de marzo de 1995, Estados Unidos y El Salvador firmaron el primer acuerdo bilateral sobre bienes culturales en el marco creado por la Ley de implementación de la Convención sobre bienes culturales, de Estados Unidos, y la Convención de 1970 sobre las medidas que deben adoptarse para prohibir e impedir la importación, la exportación y la transferencia de propiedad ilícitas de bienes culturales, de la UNESCO. Este acuerdo restringe la importación a Estados Unidos de objetos arqueológicos prehispánicos de El Salvador que no estén acompañados de un permiso de exportación expedido por el Gobierno de El Salvador. El acuerdo demuestra la voluntad de El Salvador de tomar medidas para mejorar la protección nacional de su patrimonio y ayuda al público a comprender el patrimonio singular de los salvadoreños. Exhorta a ambos países a hacer todo lo posible para promover estrategias a largo plazo a fin de proteger estos recursos culturales no renovables.

En diciembre de 1997, el Comité Asesor sobre Bienes Culturales realizó una revisión provisional del Memorándum de Entendimiento en el cual está plasmado el acuerdo, de conformidad con el artículo 306(g) de la Ley de implementación de la Convención sobre bienes culturales (la "Ley") y el artículo IV del acuerdo. El Comité tuvo la oportunidad de efectuar una revisión preliminar del acuerdo en ocasión de una histórica reunión conjunta que se realizó en octubre de 1996 con ministros de cultura de países centroamericanos, durante la cual la delegación de El Salvador se refirió a este tema. [Nota: Este grupo de ministros integra la Coordinación Educativa y Cultural Centroamericana (CECC), que procura fomentar la cooperación regional en asuntos educacionales y culturales.] El Comité recibió información adicional en sus reuniones de febrero y diciembre de 1997. Con la información acumulada hasta ahora se puede realizar una revisión provisional más pormenorizada. Según la Ley, si el Comité determina, como resultado de dicha revisión, que a) hay motivos para suspender las restricciones de la importación impuestas por un acuerdo; b) el acuerdo no está cumpliendo los fines para los cuales fue celebrado o implementado; o c) se necesitan cambios en este título para cumplir plenamente las obligaciones asumidas por Estados Unidos de conformidad con la Convención, el Comité puede presentar un informe al Congreso y al Presidente, con sus recomendaciones en el sentido de suspender dichas restricciones de la importación o mejorar la eficacia del acuerdo o de este título. No se llegó a conclusiones de ese tipo. Esta revisión provisional no constituye una determinación con respecto a una posible prórroga de la vigencia del acuerdo, sino una evaluación de la implementación del acuerdo en este momento.

El Comité tomó en cuenta que El Salvador, igual que otros países vecinos de la región, ha concluido recientemente una prolongada guerra civil. En esta coyuntura decisiva de reconstrucción y democratización no se dispone de suficientes recursos y expertos para que puedan aplicarse de forma plena e inmediata todas las disposiciones del acuerdo. Las disposiciones sujetas a revisión están contenidas en el artículo II del acuerdo y se reproducen a continuación.

A. El Gobierno de la República de El Salvador hará uso de su mejor esfuerzo de permitir el intercambio de sus materiales arqueológicos bajo circunstancias en las cuales tal intercambio no haga peligrar su Patrimonio Cultural.

El Comité fue informado de que El Salvador ha prestado objetos a Alemania para una exposición. Sin embargo, hay más de 10.000 objetos en la colección del Museo Nacional. El edificio del Museo fue destruido durante un terremoto. Según señalaron los funcionarios de cultura de El Salvador en la referida reunión de octubre de 1996, los objetos están almacenados y se planea catalogarlos en preparación para el museo nuevo. El Comité fue informado también de que el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONCULTURA) de El Salvador está trabajando en el establecimiento de museos locales y regionales. De esta forma se descentralizarán las colecciones y se brindará mayor acceso a un segmento más grande de la población, además de promover iniciativas de base para la creación de museos. Asimismo, continúan otorgándose permisos de investigación a arqueólogos extranjeros a fin de que tengan acceso a material arqueológico. Un integrante del Comité dijo que era importante difundir información por medio de intercambios para exposiciones y expresó preocupación por la posibilidad de que la colección nacional permanezca "invisible" durante mucho tiempo. Sin embargo, el Comité observó que una de las tareas más urgentes que se deben realizar en El Salvador es evaluar la colección antes que pueda encararse seriamente un programa de préstamos para exposiciones o investigaciones. El Comité reconoció que debe producirse una progresión lógica de los métodos profesionales en vista de la falta de museólogos y curadores con la formación necesaria en El Salvador. Tal como señaló el presidente del Comité, al parecer se están tomando medidas en el orden correcto en cuanto a la seguridad de la colección en un medio climatizado, la catalogación y el control intelectual de la colección, y la evaluación de la colección orientada a la conservación. Señaló que sólo cuando se hayan llevado a cabo estas tareas los funcionarios de cultura podrán pensar en las oportunidades para brindar acceso a la colección por medio de intercambios que requieran convenios, criterios para el embalaje y el envío, y la selección de instituciones receptoras que conozcan el material lo suficiente como para interpretarlo e instalarlo.

B. Los representantes del Gobierno de los Estados Unidos de América participarán en un esfuerzo conjunto con los representantes del Gobierno de la República de El Salvador para publicitar este Memorándum de Entendimiento.

La ceremonia de firma del acuerdo se realizó en Washington y fue difundida por el servicio de teledifusión Worldnet del Servicio de Información de Estados Unidos (USIA), la Voz de América, el archivo inalámbrico de USIA y la prensa de América Latina. Worldnet transmitió la ceremonia a puestos de América Latina. La Oficina de Enlace Público de USIA distribuyó información sobre el acuerdo a la prensa nacional y se enviaron anuncios por correo a funcionarios e instituciones culturales de Estados Unidos y otros países. El cuerpo diplomático también fue informado sobre el acuerdo. En El Salvador, la firma del acuerdo también tuvo amplia difusión en la prensa. La UNESCO distribuyó un volante informativo especial sobre el acuerdo y se publicó un artículo en el número de abril de 1995 de IFAReports. Se proporciona regularmente información sobre el acuerdo en distintos foros nacionales e internacionales en los cuales se aborda el tema del comercio ilícito de objetos de valor cultural.

C. El Gobierno de los Estados Unidos de América hará uso de su mejor esfuerzo para facilitar asistencia técnica en la administración y seguridad de recursos culturales a El Salvador, según proceda bajo programas existentes en los sectores públicos y/o privados.

El Comité observó que este acuerdo representa, en gran medida, un nexo de colaboración entre ambos países, y el puesto de USIS en San Salvador ha solicitado apoyo programático de USIA para aplicar esta disposición del acuerdo. Por ejemplo, el director de CONCULTURA, Roberto Galicia, vino a Estados Unidos invitado por USIA para conocer organizaciones afines de Estados Unidos y familiarizarse con métodos gerenciales profesionales. Además, USIA envió un representante del Comité Nacional de Estados Unidos para el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios Históricos (US/ICOMOS) para que asesorara a CONCULTURA sobre el establecimiento del nuevo registro histórico. El experto también dedicó atención a sitios arqueológicos y presentó una estrategia para usar el GPS (sistema mundial de determinación de posición) a fin de determinar la ubicación, la cantidad y el tamaño de los sitios. El experto destacó que los arqueólogos deben preparar planes para una tarea de arqueología de rescate y tomar otras medidas de carácter científico para salvaguardar los sitios. También señaló la necesidad de preparativos para casos de desastre (el museo nacional fue destruido por un terremoto) y de producir y archivar fotografías. La AID también proporcionó asistencia técnica, patrocinando proyectos de arqueología de rescate a cargo de arqueólogos estadounidenses en zonas de El Salvador donde se planea construir carreteras nuevas.

Asimismo, el nuevo director de Inventario y Registros Culturales de CONCULTURA viajó a Estados Unidos invitado por USIA para reunirse con funcionarios federales, estatales y locales a cargo de la preservación de sitios históricos y visitar sociedades históricas a fin de obtener información concreta sobre la forma de recopilar información y mantener registros y documentos. Bajo los auspicios de USIA, un especialista en inventarios y registros de objetos de la Institución Smithsonian asesoró a CONCULTURA sobre un inventario y registro de objetos, en tanto que un especialista estadounidense en seguridad de museos asesoró a CONCULTURA sobre el sistema de seguridad para el museo nuevo.

Se planea nombrar un nuevo director de museos de El Salvador el año próximo. En el ínterin, María Isaura Arauz, de CONCULTURA, está dirigiendo las tareas del museo. USIA está ayudando a El Salvador a seleccionar un especialista en administración de colecciones de museos para que aporte la pericia necesaria en esta actividad.

D. Ambos países se esforzarán en estimular instituciones académicas, instituciones no gubernamentales y otras organizaciones privadas para que cooperen en el intercambio de conocimientos e información acerca del Patrimonio Cultural de El Salvador y colaboren en la preservación y protección de dicho Patrimonio Cultural a través de asistencia técnica apropiada, entrenamiento y recursos.

El Comité fue informado de que, al abordar la necesidad de iniciativas del sector privado en el campo de la preservación de la cultura, USIA patrocinó un programa de conferencias en El Salvador sobre el tema de la recaudación de fondos para ONG. El Salvador ha creado una fundación privada (FUNDAR) dedicada a la promoción y el apoyo a la arqueología en el país. También se está estudiando la posibilidad de una afiliación entre la Universidad Vanderbilt, de Nashville, y la Universidad Albert Einstein, de El Salvador, a fin de crear un programa de dos o tres años que conceda un título técnico en arqueología básica. Hay un arqueólogo salvadoreño con formación profesional que está cursando estudios avanzados en Estados Unidos. Entretanto, continúan trabajando arqueólogos extranjeros en El Salvador con permiso del gobierno. Entre los receptores de la beca Fulbright enviados a El Salvador en 1997 bajo los auspicios de USIA se encontraba un arqueólogo. Como ya se dijo, un grupo de arqueólogos de Harvard llevó a cabo operaciones de arqueología de rescate en lugares donde se propone construir carreteras nuevas.

Se informó al Comité sobre publicaciones especializadas nuevas: El Salvador: antiguas civilizaciones, de William Fowler, Vanderbilt, publicado por el Banco Agrícola Comercial en 1995, y Caluco: historia y arqueología de un pueblo pipil en el siglo XVI, de William Fowler, Vanderbilt, publicado por el Patronato Pro-Patrimonio Cultural en 1996.

El Comité fue informado de que El Salvador ha recibido ayuda extranjera. Por ejemplo, Japón patrocina trabajos arqueológicos en el sitio preclásico de Casa Blanca, en tanto que el gobierno de España está considerando la posibilidad de proporcionar asistencia para el sitio arqueológico de San Andrés.

El Comité se enteró con agrado de que El Salvador envió dos delegados a la reunión conjunta del Comité Asesor sobre Bienes Culturales y la Coordinación Educativa y Cultural Centroamericana que se realizó en Los Ángeles en octubre de 1996. En este foro, El Salvador informó sobre sus actividades con sus vecinos regionales. Como complemento, The Getty Conservation Institute patrocinó otra reunión para funcionarios de cultura de América Central que se celebró en Los Ángeles en agosto de 1997. Esta conferencia, en la cual participó El Salvador, se centró en el tema del manejo de sitios arqueológicos.

Un tema relacionado tangencialmente con este acuerdo es la colaboración que prestó un curador de pinturas de Estados Unidos, auspiciado por USIA, en la restauración de 12 pinturas de la colección del Museo Nacional, facilitando al mismo tiempo la capacitación de cinco restauradores salvadoreños.

E. El Gobierno de la República de El Salvador hará uso de su mejor esfuerzo de llevar a cabo, tan pronto como sea posible, la aprobación final y promulgación de su reglamento para implementar su Ley Especial de Protección al Patrimonio Cultural de El Salvador de 1993, especialmente en lo que se refiere al registro y exportación de Propiedad Cultural y al otorgamiento de permisos de excavación, y hará uso de su mejor esfuerzo de proceder expeditamente con el registro de Propiedad Cultural, tal como se requiere por su ley.

Se informó al Comité que ya se ha promulgado la nueva Ley. Se está preparando un registro del patrimonio cultural público (100.000 objetos, edificios y sitios arqueológicos) y se planea un registro similar de objetos que están en manos privadas. El director de CONCULTURA ha señalado que será difícil concluir esta tarea hasta que el sector privado adquiera confianza en las autoridades gubernamentales encargadas de proteger el patrimonio cultural. Esa confianza permitirá el acceso necesario para que se pueda llevar a cabo el registro. Los arqueólogos en El Salvador señalan que CONCULTURA está tomando muy en serio la tarea de catalogar objetos de valor cultural (véase la información precedente sobre el envío de especialistas a El Salvador y los viajes de profesionales salvadoreños a Estados Unidos para informarse y adquirir conocimientos especializados).

Como ya se dijo, se están otorgando permisos de excavación a arqueólogos extranjeros. El Comité fue informado sobre un incidente lamentable con arqueólogos guatemaltecos que fueron expulsados por supuestos actos de pillaje. Se señaló que hay medidas de control de la exportación pero el Comité expresó interés en recibir más información sobre su aplicación.

F. El Gobierno de la República de El Salvador continuará y fortalecerá, donde sea posible, su esfuerzo de educar al público, en relación a su Ley Especial de 1993 y a la importancia de proteger los sitios arqueológicos.

Como ya se dijo, la firma del acuerdo tuvo eco en la prensa y los medios de difusión. Recientemente, el Director de Documentos Históricos y un especialista estadounidense en registro de objetos ofrecieron una entrevista pública en El Salvador y destacaron la importancia de dejar los objetos arqueológicos en el lugar donde sean descubiertos, advirtiendo que, de lo contrario, se sufren pérdidas irreparables de información sobre el desarrollo humano. Otra medida para informar al público consistió en la colocación de carteles en el aeropuerto de San Salvador. La expulsión de arqueólogos extranjeros por supuestos actos de pillaje, incidente que suscitó el furor del público, sirvió para concientizar al público sobre los daños que causa el pillaje. Se señaló que Roberto Galicia y María Isaura Arauz, de CONCULTURA, declararon "la guerra contra los delitos culturales" y manifestaron la intención de reprimir los actos de pillaje. En la entrevista, Galicia e Isaura denunciaron públicamente nuevos indicios de saqueo y citaron el Memorándum de Entendimiento entre Estados Unidos y El Salvador. Mantuvieron conversaciones con funcionarios del aeropuerto sobre la intensificación de inspecciones y la asignación de un experto al aeropuerto para que asista en las actividades de vigilancia. Han propuesto organizar cursos de capacitación para guardias del aeropuerto y de los puestos de control fronterizos.

G. Con el fin de restablecer el acceso público y escolar de las colecciones en el Museo Nacional "David J. Guzmán", el cual sufrió daños estructurales durante un terremoto, el Gobierno de la República de El Salvador hará uso de su mejor esfuerzo de reabrir el Museo en el tiempo prácticamente más próximo.

El resultado más notable del acuerdo bilateral tal vez haya sido la propuesta presentada por CONCULTURA al congreso nacional de El Salvador de reabrir el museo nacional, utilizando esta disposición del acuerdo como estímulo. El congreso nacional aprobó la reconstrucción del museo nacional y asignó fondos al proyecto. CONCULTURA hizo un llamado a licitación para el proyecto arquitectónico del nuevo museo. La construcción se iniciará dentro de poco y se prevé que concluirá para principios de 1999. Se están planeando las exposiciones para las instalaciones permanentes, además de los preparativos ya mencionados con respecto a la formación profesional. El Comité fue informado también de que, como parte de otra iniciativa, la organización no gubernamental Patronato Pro-Patrimonio Cultural construyó un museo nuevo en las pirámides de San Andrés con fondos de CONCULTURA y de fuentes privadas. El museo tiene cuatro salas de exposiciones, un teatro cubierto, un anfiteatro al aire libre, una tienda de recuerdos, baños y un restaurante.

H. El Gobierno de la República de El Salvador se empeñará en fortalecer la cooperación dentro de Centroamérica, y especialmente con sus vecinos inmediatos, para la protección del Patrimonio Cultural de la región.

El Salvador es Estado parte de los tres acuerdos regionales sobre bienes culturales celebrados entre las naciones de América Central. También participa activamente en las reuniones regionales de la CECC y ocasionalmente ha sido sede de estas reuniones.

El Comité destacó la participación de El Salvador, junto con sus vecinos centroamericanos, en la reunión conjunta CPAC/CECC que se realizó en Los Ángeles en octubre de 1996 en The Getty Conservation Institute. Tal como se demostró en esta reunión, El Salvador se ha ofrecido a prestar asistencia a cualquiera de sus vecinos en la preparación de un pedido de bienes culturales a fin de presentarlo a Estados Unidos en cumplimiento de la Convención de 1970 de la UNESCO y el plan de acción de la Cumbre de las Américas de 1994 para proteger el patrimonio cultural. Los delegados salvadoreños (el Sr. Galicia y la Sra. Isaura) presentaron un audiovisual a las demás delegaciones sobre su propio pedido y los esfuerzos que están realizando para determinar lo que se ha hecho y lo que queda por hacer para fortalecer las defensas internas contra el pillaje. El Comité recordó las palabras que pronunciara el Sr. Galicia en esa oportunidad: "Nosotros también somos parte del problema, y tenemos que educar a nuestro pueblo".

El artículo I A, que se comenta a continuación, también está sujeto a revisión.

Artículo I A. Implementación de las restricciones de la importación

Como ya se dijo, en El Salvador se aplican medidas de control de la exportación y el Servicio de Aduanas de Estados Unidos vela por el cumplimiento de las restricciones de la importación. El 10 de marzo de 1995, el Servicio de Aduanas de Estados Unidos publicó en el Federal Register una lista de objetos representativos que se prohíbe introducir en Estados Unidos a menos que estén acompañados de un certificado de exportación expedido por El Salvador. El personal que se encarga de bienes culturales no está al tanto de ninguna interdicción hasta la fecha. Las autoridades salvadoreñas han identificado a ciertos individuos, salvadoreños y estadounidenses, que se sospecha que han exportado ilícitamente de El Salvador a Estados Unidos material protegido por esta restricción de la importación y han provisto su nombre a las autoridades aduaneras de ambos países. Actualmente, el Servicio de Aduanas de Estados Unidos está investigando las actividades de por lo menos una de esas personas.

Se informa que continúan los actos de pillaje en algunos lugares de El Salvador, en particular el norte y el oeste. El Comité está preocupado por la continuación del saqueo y desea examinar este tema más a fondo cuando se disponga de más información. El Comité comprende la dificultad de cuantificar el saqueo y reconoce que tres años no es suficiente para determinar si los actos de pillaje han disminuido. No obstante, cree que este problema debe permanecer en primer plano y reexaminarse, y que la cooperación internacional es importante. Se señaló que, si el problema no empeora y la situación se estabiliza, podría considerarse como una buena señal.

El Comité tomó nota de los numerosos esfuerzos de buena fe y los resultados obtenidos hasta ahora con respecto a la implementación de este acuerdo. Expresó su sorpresa y agrado por todas las actividades realizadas y afirmó que la colaboración de USIA con El Salvador es impresionante. Elogió la labor el puesto de USIS en San Salvador y los esfuerzos entusiastas de los funcionarios culturales y los políticos salvadoreños para velar por la estricta aplicación del acuerdo a pesar de la escasez de recursos. El Comité considera que este informe provisional es positivo y espera que se difunda a otros países y partes interesadas.


Home | Site Index | Disclaimer & Credits | Contact Us | Back To Top 
Revised: February 11, 1999 

SELECT FROM THE FOLLOWING: 

El Salvador Information Page

1998 Interim Report

1995 Agreement 

1995 Federal Register Notice (html)
(text)
 

1987 Federal Register Notice 

Frequently Asked Questions 

 


On October 1, 1999, the Bureau of Educational and Cultural Affairs will become part of the
U.S. Department of State. Bureau webpages are being updated accordingly. Thank you for your patience.