Skip Links
U.S. Department of State
PortadaContáctenosEnvíe esta páginaFOIAAnuncio de privacidadArchivoEnglish
U.S. Department of State
Secretario de Estado Colin L. PowellAcerca del Departamento de EstadoApoyo Internacional a los NegociosAsuntos del Hemisferio OccidentalTemas InternacionalesVisasMas Información sobre ViajesEn Otras Noticias
Departamento de Estado de los Estados Unidos
   

Información general: Indonesia



octubre de 2004

Flag of Indonesia is two equal horizontal bands of red (top) and white.

RESEÑA

Nombre oficial
República de Indonesia

Geografía
Superficie: 2 millones de km2 (736.000 mi2), alrededor del triple del tamaño del estado de Texas; superficie marítima: 7.900.000 km2.
Ciudades: Capital: Yakarta (cerca de 8,8 millones de habitantes). Otras ciudades principales: Surabaya, 3,0 millones; Medan, 2,5 millones; Bandung, 2,5 millones, y otros 3 millones en los alrededores.
Relieve: Más de 17.000 islas; 6.000 están habitadas, 1.000 de ellas de forma permanente. Las islas grandes tienen llanuras costeras e interior montañoso.
Clima: Ecuatorial pero más frío en las zonas montañosas.

Población
Nacionalidad: Gentilicio y adjetivo: indonesio.
Habitantes (censo de 2001): 210 millones.
Tasa de crecimiento anual (2001): 1,6%.
Grupos étnicos: Javaneses (45%), sundaneses (14%), madureses (7,5%), neomalayos (7,5%) y otros (26%).
Religiones: Islámica (87%), protestante (6%), católica (3%), hinduista (2%), budista y otras (1%).
Lenguas: Indonesio (oficial) y lenguas locales, de las cuales la más importante es el javanés.
Educación: Años obligatorios: 9. Tasa de matrícula: 92% de los niños en edad de asistir a la escuela primaria. Alfabetizados: 85%. Salud: Tasa de mortalidad infantil: 63 por 1.000 nacidos vivos. Esperanza de vida al nacer: 60 años para los hombres y 64 años para las mujeres.
Población activa: 90 millones de habitantes. Agricultura, 41,2%; comercio y restaurantes, 19,8%; servicios públicos, 13,7%; y manufacturas, 12,9% (datos de 1997).

Gobierno
Tipo: República independiente.
Independencia: Proclamada el 17 de agosto de 1945.
Constitución: 1945. En la Constitución están plasmados los cinco principios de la filosofía del Estado, llamada Pancasila: monoteísmo, humanitarismo, unidad nacional, democracia representativa por consenso y justicia social.
Poderes: Ejecutivo: Presidente (Jefe de Gobierno y Jefe de Estado) elegido por voto popular directo. Legislativo: Cámara de Representantes de 50 miembros (DPR) elegidos con un mandato de cinco años. Judicial: Corte Suprema.
Sufragio: Universal a los 17 años de edad. Las personas casadas pueden votar a cualquier edad.

Economía
Producto interno bruto (PIB) (2002): US$172.900 millones.
Tasa de crecimiento anual (2002): 3,7%.
Ingreso por habitante (2002): US$796.
Recursos naturales (13,6% del PIB): Petróleo, gas, bauxita, plata, estaño, cobre, oro y carbón.
Agricultura (17,5% del PIB): Productos: madera, caucho, arroz, aceite de palma, arroz y café. Tierra: 17% cultivada.
Industria (25,0% del PIB): Prendas de vestir, calzado, artículos electrónicos, muebles y productos de papel.
Comercio: Exportaciones (2002): US$59.100 millones; petróleo, gas natural, aparatos electrodomésticos y textiles. Mercados principales: Japón, Unión Europea, Estados Unidos y Singapur. Importaciones (2002): US$35.600 millones; alimentos, productos químicos, bienes de capital y bienes de consumo. Proveedores principales: Japón, Singapur, Unión Europea, Estados Unidos y China.

POBLACIÓN
Con 210 millones de habitantes, Indonesia ocupa el cuarto lugar entre los países con la mayor población del mundo. La isla de Java es una de las zonas más densamente pobladas del mundo, con más de 107 millones de habitantes en una superficie del tamaño del estado de Nueva York. En Indonesia hay numerosos grupos culturales y lingüísticos relacionados entre sí, muchos de los cuales son malayos desde el punto de vista étnico. Desde la independencia, el bahasa indonesio (el idioma nacional, una forma de malayo) se ha difundido por todo el archipiélago y se ha convertido en el idioma predominante en la comunicación escrita, la educación, el gobierno y los negocios. Sin embargo, hay muchas lenguas locales que siguen siendo importantes. El inglés es el idioma extranjero que más se habla. La educación es obligatoria hasta el noveno grado. Aunque alrededor de 92% de los niños en edad escolar están matriculados en la escuela primaria, un porcentaje mucho menor asiste a la escuela de tiempo completo. Alrededor de 44% de los niños en edad de asistir a la escuela secundaria van a establecimientos de secundaria de primer ciclo; otros niños de esa edad asisten a escuelas de formación profesional.

Las garantías constitucionales de libertad de culto se aplican a las cinco religiones reconocidas por el Estado: islamismo (87%), protestantismo (6%), catolicismo (3%), budismo (2%) e hinduismo (1%). En algunos lugares alejados todavía se practica el animismo.

HISTORIA
Para la época del Renacimiento, las islas de Java y Sumatra ya tenían el legado de una avanzada civilización milenaria que abarcó dos grandes imperios. Durante los siglos VII a XIV floreció en Sumatra el reino budista de Srivijaya. En su apogeo, el imperio de Srivijaya abarcaba desde el oeste de Java hasta la Península de Malaca. En el siglo XIV surgió en el este de Java el reino hindú de Majapahit. Gadjah Mada, el ministro principal del imperio de 1331 a 1364, se ganó la lealtad de la mayor parte de lo que es actualmente la Indonesia moderna y de gran parte del archipiélago malayo. Entre los legados de la época de Gadjah Mada se encuentran un código de leyes y un poema épico. El islamismo llegó a Indonesia en algún momento del siglo XII y para fines del siglo XVI había asimilado al hinduismo en Java y Sumatra. Bali, en cambio, sigue siendo abrumadoramente hindú. En el archipiélago oriental, tanto cristianos como islámicos realizaron proselitismo en los siglos XVI y XVII, y en estas islas hay actualmente grandes grupos de ambas religiones.

A partir de 1602, los holandeses fueron afianzándose lentamente como gobernantes de la actual Indonesia, explotando las debilidades de los pequeños reinos que habían reemplazado al de Majapahit. La única excepción fue Timor oriental, que permaneció bajo el dominio de Portugal hasta 1975. Durante tres siglos de gobierno, los holandeses convirtieron las Indias Orientales Neerlandesas en una de las posesiones coloniales más ricas del mundo.

Durante la primera década del siglo XX cundió con rapidez un movimiento independentista indonesio, en particular entre las dos guerras mundiales. Sus líderes provenían de un pequeño grupo de jóvenes profesionales y estudiantes, algunos de ellos educados en los Países Bajos. Muchos, incluido el primer Presidente de Indonesia, Sukarno (1945-1967), fueron encarcelados por motivos políticos.

Los japoneses ocuparon Indonesia durante tres años en la Segunda Guerra Mundial. El 17 de agosto de 1945, tres días después de la rendición de los japoneses a los Aliados, un pequeño grupo de indonesios encabezado por Sukarno y Mohammad Hatta proclamó la independencia y fundó la República de Indonesia. Los líderes formaron un gobierno provisional y adoptaron una Constitución para gobernar la república hasta que fuera posible realizar elecciones y redactar una nueva Constitución. Los esfuerzos de los holandeses para recuperar el control encontraron una fuerte resistencia. Al cabo de cuatro años de enfrentamientos y negociaciones, los holandeses transfirieron la soberanía a un gobierno federal indonesio. En 1950 Indonesia se convirtió en el 60º miembro de las Naciones Unidas.

Poco después del cese de las hostilidades con los holandeses en 1949, Indonesia adoptó una nueva Constitución que consagra un sistema parlamentario de gobierno en el cual los integrantes del poder ejecutivo son elegidos por el Parlamento, al cual deben rendir cuentas. El Parlamento se dividió entre muchos partidos políticos antes y después de las primeras elecciones nacionales de 1955, y fue difícil formar gobiernos de coalición estables. En Indonesia, el islamismo sembró la división. Sukarno defendía un Estado secular basado en la Pancasila (los cinco principios de la filosofía del Estado: monoteísmo, humanitarismo, unidad nacional, democracia representativa por consenso y justicia social), en tanto que algunos grupos musulmanes preferían un Estado islámico o una Constitución con una disposición en el preámbulo que exigiera que los adeptos del islamismo estuvieran sujetos a la ley islámica. En la época de la independencia, los holandeses controlaban la mitad occidental de Nueva Guinea y permitieron que la región avanzara hacia el autogobierno y la independencia.

Las negociaciones con los holandeses sobre la incorporación del territorio en Indonesia fracasaron y en 1961 se produjeron enfrentamientos armados entre tropas indonesias y holandesas. En agosto de 1962 ambas partes llegaron a un acuerdo e Indonesia asumió la responsabilidad administrativa de Irian Jaya el 1º de mayo de 1963. En 1969 el Gobierno de Indonesia llamó a un "Acto de libre elección" en Irian Jaya bajo la supervisión de las Naciones Unidas: 1.025 irianeses representantes de consejos locales acordaron por consenso seguir formando parte de Indonesia. Una resolución subsiguiente de la Asamblea General de la ONU confirmó la transferencia de soberanía a Indonesia. De la oposición al gobierno indonesio de Irian Jaya, conocida también como Papua o Papua Occidental, surgió un pequeño movimiento guerrillero después de que Yakarta asumió el control. En el clima más abierto que ha predominado desde 1998 ha habido expresiones más explícitas del deseo que tiene Irian Jaya de independizarse de Indonesia.

Las rebeliones sofocadas en Sumatra, Sulawesi, el oeste de Java y otras islas a partir de 1958, sumadas al fracaso del intento hecho por la asamblea constituyente de redactar una nueva Constitución, debilitaron el sistema parlamentario. En consecuencia, el Presidente Sukarno encontró poca resistencia en 1959 cuando revivió unilateralmente la Constitución provisional de 1945, que confería amplios poderes al Presidente. De 1959 a 1965, el Presidente Sukarno impuso un régimen autoritario con el título de "democracia dirigida". En el ámbito de la política exterior, acercó a Indonesia a la no alineación, postura que apoyaban también otros destacados dirigentes de antiguas colonias que rechazaban las alianzas formales con el bloque occidental o el bloque soviético. Bajo los auspicios de Sukarno, estos líderes se reunieron en Bandung, en el oeste de Java, en 1955, para sentar las bases de lo que se convirtió en el Movimiento de los Países No Alineados. A fines de los años cincuenta y principios de los sesenta, el Presidente Sukarno se acercó más a los Estados comunistas asiáticos y al Partido Comunista de Indonesia (PKI) en los asuntos internos. Aunque el PKI era el partido comunista más grande fuera de la Unión Soviética y China, su base de apoyo de masas nunca mostró la adhesión ideológica característica de los partidos comunistas de otros países.

Para 1965, el PKI controlaba muchas de las organizaciones cívicas y culturales de masas que Sukarno había creado para movilizar el apoyo a su régimen y, con su consentimiento, inició una campaña para establecer una "Quinta columna" armando a sus partidarios. Los jefes del ejército opusieron resistencia a esta campaña. El 1º de octubre de 1965, en circunstancias que nunca se han aclarado por completo, los simpatizantes del PKI en las fuerzas armadas, entre ellos elementos de la guardia del palacio de Sukarno, ocuparon lugares clave de Yakarta y secuestraron y asesinaron a seis generales de alto rango. El General de División Suharto, comandante de la Reserva Estratégica del Ejército, reunió tropas opuestas al PKI para restablecer el control de la ciudad. Tras los sucesos del 1º de octubre se propagó la violencia por toda Indonesia y la agitación persistió hasta fines de 1966. Bandas de derecha mataron a decenas de miles de presuntos comunistas en zonas rurales. Se calcula que hubo entre 160.000 y 500.000 muertos. La violencia fue particularmente brutal en Java y Bali. Durante este período, decenas de miles de miembros del PKI devolvieron su tarjeta de afiliación. Las emociones y los temores de inestabilidad creados por esta crisis subsistieron durante muchos años, y el partido comunista sigue prohibido en Indonesia.

En 1965 y 1966, el Presidente Sukarno intentó en vano restablecer su posición política y llevar al país de vuelta a la situación anterior a octubre de 1965. Aunque siguió siendo el Presidente, en marzo de 1966 tuvo que ceder facultades políticas y militares decisivas al General Suharto, que para entonces se había convertido en jefe de las fuerzas armadas. En marzo de 1967, la Asamblea Consultiva Popular Provisional (MPRS) nombró al General Suharto Presidente interino. Sukarno dejó de ser una fuerza política y vivió prácticamente bajo arresto domiciliario hasta su muerte, acaecida en 1970.

El Presidente Suharto proclamó un "Nuevo Orden" en la política de Indonesia y apartó drásticamente la política exterior y la política interna del rumbo que habían tomado en los últimos años del Gobierno de Sukarno. Las políticas del Nuevo Orden, cuyas metas primordiales eran la reconstrucción económica y el desarrollo, se pusieron en práctica por medio de una estructura administrativa dominada por las fuerzas armadas con asesoramiento de expertos económicos formados en Occidente. En 1968 Suharto fue nombrado oficialmente Presidente por la Asamblea Consultiva Popular (MPR), con un mandato de cinco años, y fue reelegido con mandatos sucesivos de cinco años en 1973, 1978, 1983, 1988, 1993 y 1998. A mediados de 1997, Indonesia fue afectada por la crisis financiera y económica asiática, acompañada de la peor sequía en 50 años y la caída de los precios del petróleo, el gas y otros productos básicos de exportación. Se devaluó la rupia, subió rápidamente la inflación y se intensificó la fuga de capitales. Hubo manifestaciones, encabezadas al principio por estudiantes, para pedir la renuncia de Suharto. En este clima de agitación civil generalizada, Suharto renunció el 21 de mayo de 1998, tres meses después de ser reelegido por la MPR para su séptimo mandato. El Vicepresidente nombrado por Suharto, B. J. Habibie, se convirtió en el tercer Presidente de Indonesia. El Presidente Habibie obtuvo el apoyo del Fondo Monetario Internacional (FMI) y los donantes para un programa de estabilización económica. Liberó a importantes presos políticos y sindicales, inició investigaciones de los disturbios y suprimió los controles impuestos a la prensa, a los partidos políticos y a los sindicatos.

En enero de 1999, Habibie y el Gobierno de Indonesia aceptaron iniciar un proceso, con la participación de las Naciones Unidas, en virtud del cual se permitiría a los habitantes de Timor oriental elegir entre la autonomía y la independencia por votación directa. La votación se realizó el 30 de agosto de 1999. Alrededor de 98% de los votantes empadronados votaron y 78,5% de ellos optaron por la independencia, en vez de seguir formando parte de Indonesia. Cuando se anunció el resultado de la votación a favor de la independencia, las fuerzas armadas indonesias y las milicias con respaldo de los militares desataron una ola de violencia y destrucción que dejó un saldo de muchos muertos.

El 7 de junio de 1999 se realizaron en Indonesia las primeras elecciones de la era posterior a Suharto, para el parlamento nacional y los parlamentos provinciales y subprovinciales. Participaron 48 partidos políticos. En el Parlamento nacional, el Partai Demokrasi Indonesia Perjuangan (PDI-P, Partido Democrático Indonesio de Lucha, bajo la jefatura de Megawati Sukarnoputri) ganó 34% de los votos; el Golkar (Partido de los "Grupos Funcionales"), 22%; el Partai Kebangkitan Bangsa (PKB, Partido del Despertar Nacional, vinculado a Nadhlatul Ulama y encabezado por Abdurrahman Wahid), 13%; y el Partai Persatuan Pembangunan (PPP, Partido Unido para el Desarrollo, con Hamzah Haz), 11%. La MPR eligió a Abdurrahman Wahid cuarto Presidente de Indonesia en noviembre de 1999 y lo reemplazó con Megawati Sukarnoputri en julio de 2001.

En 2001 y 2002, la MPR aprobó leyes para permitir la elección directa por voto popular del Presidente y el Vicepresidente. Sólo los partidos que obtienen por lo menos 3% de los escaños de la Cámara de Representantes (DPR) o 5% de los votos en las elecciones para la legislatura nacional pueden presentar candidatos para la Presidencia y Vicepresidencia. Esta disposición exige la realización de elecciones legislativas antes de las elecciones presidenciales directas. Las elecciones legislativas de 2004 se realizaron el 5 de abril. Las primeras elecciones presidenciales de conformidad con esta disposición tuvieron lugar el 5 de julio de 2004. Ningún candidato ganó por lo menos 50% de los votos, de modo que hubo una segunda vuelta entre los dos candidatos principales, la Presidenta Megawati Sukarnoputri y el General Retirado Susilo Bambang Yudhoyono, el 20 de septiembre de 2004. En esta última vuelta, el General Yudhoyono ganó 60,6% de los votos, con un margen sólo 20% mayor que su rival. Participó alrededor de 76,6% del electorado, o sea unos 117 millones de personas, en las elecciones de un día de duración de mayor alcance y complejidad del mundo. El Centro Carter emitió una declaración felicitando al "pueblo y los líderes de Indonesia por la realización exitosa de las elecciones presidenciales y el clima pacífico que ha prevalecido durante toda la transición democrática en curso".

GOBIERNO Y SITUACIÓN POLÍTICA
Indonesia es una república basada en la Constitución de 1945, que establece una separación limitada de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial. Desde la renuncia del Presidente Suharto y el breve gobierno de transición de Habibie que le siguió se ha llevado a cabo una importante reestructuración. El Gobierno de Habibie formuló leyes de reforma política que, sin cambiar la Constitución indonesia de 1945, establecieron oficialmente nuevas normas para el sistema electoral, la Cámara de Representantes (DPR), la Asamblea Consultiva Popular (MPR) y los partidos políticos. Un decreto promulgado por la MPR en noviembre de 1998 establece el límite de dos mandatos como máximo para el Presidente.

El Presidente, elegido por un período de cinco años, es la figura gubernamental y política predominante. El Presidente y el Vicepresidente fueron elegidos por voto popular por primera vez el 20 de septiembre de 2004. Antes, la MPR elegía al Presidente de Indonesia. En 1999 la MPR eligió a Abdurrahman Wahid, conocido también como Gus Dur, como cuarto Presidente. Wahid no logró gobernar eficazmente, de modo que la MPR le hizo juicio político en julio de 2001 y nombró de inmediato, como quinto Presidente, a Megawati Sukarnoputri, que ocupaba la Vicepresidencia. Aunque Megawati restableció cierto grado de estabilidad en el país, su progreso en la lucha contra la corrupción y la mejora de la economía no fue suficiente para satisfacer al electorado, y en septiembre de 2004 Susilo Bambang Yudhoyono fue elegido para reemplazarla.

El Presidente, con la asistencia del gabinete que nombra, tiene a su cargo la administración de gobierno y rinde cuentas únicamente a la MPR. El Partido Democrático (PD) del Presidente Yudhoyono, con sólo 57 de los 550 escaños de la Asamblea Representativa Popular (DPR), es uno de los más pequeños en la legislatura. La eficacia de su gobierno tal vez dependerá de su capacidad para forjar una coalición fructífera o una relación de trabajo con las demás facciones. Los 38 escaños que antes se reservaban en la DPR para las fuerzas armadas (TNI) fueron eliminándose poco a poco. La nueva Asamblea Consultiva Popular (MPR) tiene 678 miembros, que son los 550 integrantes de la DPR y los 128 representantes del nuevo Consejo Representativo Regional (DPD), que incluye cuatro representantes de cada una de las 32 provincias de Indonesia.

Las fuerzas armadas forjaron y aportaron el liderazgo necesario para el Nuevo Orden desde que Suharto asumió el poder tras el intento de sublevación de 1965. Varios oficiales, en particular del ejército, fueron importantes asesores de Suharto y Habibie e influyeron mucho en la política. En virtud del concepto de la doble función (dwifungsi), los militares continuaron desempeñando un papel en los asuntos sociales y políticos. Este concepto se usó como justificación para colocar a oficiales en la administración pública civil en todos los niveles del Gobierno. Aunque las fuerzas armadas todavía tienen mucha influencia y quizá sean la única institución verdaderamente nacional, el concepto de dwifungsi ha desaparecido en su mayor parte. Los oficiales ahora deben renunciar a su cargo en las fuerzas armadas antes de asumir un cargo en el gobierno civil. La policía se separó de las fuerzas armadas, con lo que se redujo aún más el papel directo de los militares en el Gobierno.

Altos cargos públicos:
Presidente: Susilo Bambang Yudhoyono
Vicepresidente: Yusuf Kalla
Ministro de Relaciones Exteriores: Noer Hassan Wirajuda
Embajador en los Estados Unidos: Soemadi Djoko Moerdjono Brotodiningrat
Embajador ante las Naciones Unidas: Rezlan Izhar Jeni

La Embajada de Indonesia Embassy en los Estados Unidos está situada en 2020 Massachusetts Avenue NW., Washington, DC 20036 (teléfono: 202-775-5200-5207; fax: 202-775-5365). Hay Consulados Generales en Nueva York (5 East 68th Street, New York, NY 10021, teléfono: 212-879-0600/0615; fax: 212-570-6206), Los Ángeles (3457 Wilshire Blvd., Los Angeles, CA 90010; teléfono: 213-383-5126; fax: 213-487-3971) y Houston (10900 Richmond Ave., Houston, TX 77042; teléfono: 713-785-1691; fax: 713-780-9644), y Consulados en San Francisco (1111 Columbus Avenue, San Francisco, CA 94133; teléfono: 415-474-9571; fax: 415-441-4320) y Chicago (2 Illinois Center, Suite 1422233 N. Michigan Avenue, Chicago, IL 60601; teléfono: 312-938-0101/4; 312-938-0311/0312; fax: 312-938-3148).

ECONOMÍA
Indonesia, con una economía de mercado en la cual el Gobierno desempeña un papel importante, tiene 160 empresas estatales y administra los precios de varios productos básicos, entre ellos el combustible, el arroz y la electricidad. El Gobierno ha avanzado hasta cierto punto en la privatización y la eliminación de los subsidios al combustible, pero los cambios, motivo de controversia política, han sido lentos. Tras la crisis financiera de 1997-1998, el Gobierno asumió la custodia de una parte considerable de los activos del sector privado mediante la adquisición de préstamos bancarios no redituables y activos empresariales como parte del proceso de reestructuración de la deuda, pero posteriormente se deshizo de la mayor parte de esos activos y obtuvo un rendimiento de 29% en promedio sobre los activos recibidos.

A mediados de los años ochenta, el Gobierno comenzó a eliminar obstáculos de reglamentación de la actividad económica. Estas medidas estaban dirigidas sobre todo a los sectores externo y financiero y su finalidad era estimular el empleo y el crecimiento del sector de las exportaciones no petroleras. El crecimiento anual del producto interno bruto (PIB) real alcanzó en promedio casi 7% de 1987 a 1997, y la mayoría de los analistas reconocieron a Indonesia como una economía de industrialización reciente y un importante mercado emergente. La crisis financiera asiática de 1997 modificó el panorama político y económico de Indonesia. Desde 1997 Indonesia ha tenido cuatro Presidentes y a mediados de 2002 la economía estaba volviendo apenas a los niveles anteriores a 1997. La mayoría de los economistas considera necesario un crecimiento de 7% del PIB para absorber la población que se incorpora a la fuerza laboral, pero el crecimiento estimado por el Gobierno de Indonesia para 2004 es 4,5%. Se calcula que los desempleados y subempleados (que trabajan menos de 15 horas por semana) ascienden actualmente a 40 millones.

La Presidenta Megawati Sukarnoputri realizó importantes avances en sus dos primeros años de gobierno, que llevaron a reducir la inestabilidad política, fortalecer las relaciones de Indonesia con el Fondo Monetario Internacional (FMI) e imprimir nuevo ímpetu al programa de reforma económica del país. El Gobierno de Indonesia salió del programa del FMI a fines de 2003 habiendo alcanzado o superado la mayoría de las metas macroeconómicas, incluida la reducción de la inflación y del déficit del presupuesto público. El Gobierno de Megawati produjo un ascenso sostenido de la tendencia del mercado en 2002 y 2003, y tanto la rupia como la Bolsa de Valores de Yakarta tuvieron un buen desempeño. La confianza de los consumidores y las exportaciones han comenzado a repuntar de los niveles muy bajos que tenían a fines de 2001. El Gobierno del Presidente Yudhoyono tendrá que generar un crecimiento suficiente para crear los empleos necesarios con el fin de satisfacer al electorado indonesio.

La rupia se ha valorizado mucho y ha pasado de un tipo de cambio de Rp 11.440/US$1, vigente en julio de 2001 cuando la ex Presidenta Megawati asumió el cargo, a uno de Rp 8.600/US$1, lo cual representa un aumento de 25%. El valor de la rupia era muy volátil y oscilaba entre Rp 2.500/US$1 antes de la crisis financiera asiática y Rp 17.000/US$1 después de la renuncia del Presidente Suharto en mayo de 1998. Aunque la rupia ha recuperado la estabilidad, el riesgo cambiario es un importante motivo de preocupación para los inversionistas debido a la desaceleración del crecimiento económico junto con el alto grado de endeudamiento.

El Gobierno de Megawati avanzó mucho menos en la mejora del problemático clima de inversiones de Indonesia, y varios fallos judiciales en contra de compañías extranjeras han colocado a las inversiones entre los temas prioritarios para la formulación de políticas públicas en los últimos años. Además de la falta de certeza jurídica, los inversionistas actuales y potenciales señalan varios motivos de preocupación con respecto al clima de inversiones de Indonesia, entre ellos la seguridad, la confusión reinante en lo que respecta a las políticas de autonomía regional y la descentralización fiscal, el deterioro de la infraestructura y los problemas tributarios y laborales.

La carga de la deuda oficial de Indonesia aumentó de 27% del PIB antes de la crisis financiera de 1997 a alrededor de 100% del PIB a fines de 2000. Este aumento se debió prácticamente en su totalidad a los bonos por valor de US$74.800 millones emitidos por el Estado a bancos nacionales y al Banco de Indonesia para pagar el costo del rescate del sector bancario del país. Como resultado de la venta de activos y de la valorización de la rupia, la deuda pública ha bajado a 65% del PIB, pero la carga presupuestaria del pago del servicio de la deuda sigue siendo pesada: según los cálculos del Gobierno, los pagos totales de intereses representaron casi 35% de los gastos del Gobierno central en 2003. Los bancos han reducido mucho los préstamos no redituables de más de 50% en 1998 a menos de 10% en 2003. Los deudores y acreedores han llegado a un acuerdo sobre varias condiciones importantes para la reestructuración por medio del Organismo de Reestructuración Bancaria de Indonesia (IBRA) y el Grupo de Trabajo de la Iniciativa de Yakarta. No obstante, los bancos siguen mostrándose reacios a otorgar préstamos a empresas debido a los fallos judiciales desfavorables y a la falta de organismos de clasificación del riesgo crediticio.

Sector de petróleo y minerales
Indonesia, el único país asiático que es miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), ocupa el 17º lugar entre los productores mundiales de petróleo, con cerca de1,8% de la producción mundial. La producción de crudo y condensado alcanzó un promedio de 1,01 millones de barriles diarios en 2003. Durante el año civil 2002, el sector de petróleo y gas, incluidas las refinerías, representó US$12.100 millones, o 21,2%, del total de los ingresos derivados de exportaciones y alrededor de 25% de la renta pública, porcentaje mayor que el registrado en años recientes por causa del precio elevado del petróleo. Las compañías estadounidenses han realizado cuantiosas inversiones en el sector de petróleo. Debido a la limitada capacidad de refinación y a la creciente demanda nacional de combustibles derivados del petróleo, Indonesia se convirtió en importador neto en 2003. Indonesia, que ocupa el sexto lugar en la producción mundial de gas, sigue siendo el principal exportador mundial de gas natural licuado (GNL). En 2003 las importaciones indonesias de petróleo crudo y derivados ascendieron a US$7.500 millones, mientras que sus exportaciones de petróleo crudo y derivados, gas natural y GNL totalizaron US$13.600 millones.

El Estado detenta todos los derechos sobre el petróleo y los minerales. La actividad de las firmas extranjeras se realiza por medio de contratos de participación en la producción y de trabajo. El Gobierno de Indonesia promulgó una nueva ley sobre el petróleo en octubre de 2001 que desreglamentará en dos años tanto las fases iniciales del proceso de producción como las fases posteriores al mismo. Esta ley elimina el monopolio de Pertamina sobre la distribución del petróleo después de la producción y la comercialización de combustibles a partir de 2005 y no establece ninguna distinción de procedimiento entre las compañías extranjeras y nacionales dedicadas a la explotación de petróleo y gas. La responsabilidad de Pertamina de administrar los contratos de participación en la producción, que autorizan a los inversionistas a producir petróleo y gas, pasó a un órgano ejecutivo del Gobierno central que rinde cuentas directamente al Presidente, aunque se consulta con regularidad al Ministro de Energía. Los contratistas de petróleo y gas deben financiar todos los costos de exploración, producción y desarrollo en las áreas comprendidas en su contrato, y tienen derecho a recuperar los costos de operación, exploración y desarrollo del petróleo y el gas producidos.

Aunque la producción de minerales tradicionalmente se ha centrado en la bauxita, la plata y el estaño, Indonesia ha aumentado la producción de cobre, níquel, oro y carbón para exportación. A mediados de 1993, el Departamento de Minas y Energía reabrió el sector del carbón a las inversiones extranjeras. En consecuencia, el principal productor indonesio de carbón es una empresa conjunta de las firmas británicas BP y Rio Tinto. La producción total de carbón llegó a 114,6 millones de toneladas métricas en 2003, incluidas las exportaciones de 85,7 millones de toneladas. El Gobierno de Indonesia espera que la producción de carbón supere los 120 millones de toneladas métricas en 2005. Dos firmas estadounidenses operan tres minas de cobre y oro en Indonesia, en tanto que una firma canadiense y una británica tienen importantes inversiones en níquel y oro, respectivamente. En 2002 las exportaciones indonesias en el rubro de la minería generaron ingresos de US$4.200 millones, de los cuales el cobre y el carbón representaron 75%.

Inversiones
Desde finales de los años ochenta, Indonesia ha efectuado cambios importantes en su marco regulador con el fin de impulsar el crecimiento económico. Este crecimiento fue financiado en gran medida con inversiones privadas, tanto nacionales como extranjeras. Los inversionistas estadounidenses predominaron en el sector de petróleo y gas y pusieron en marcha algunos de los proyectos de minería más importantes de Indonesia. Además, la presencia de bancos, fabricantes y proveedores de servicios estadounidenses aumentó, sobre todo después de las reformas de los sectores industrial y financiero efectuadas en los años ochenta. Aunque los inversionistas en petróleo y minería permanecieron en el país después de la crisis de 1997, el número de inversionistas estadounidenses en otros sectores disminuyó. Otros importantes inversionistas extranjeros son Japón, el Reino Unido, Singapur, los Países Bajos, Hong Kong, Taiwán y Corea del Sur.

A pesar de la mejora de la estabilidad política, las reformas incompletas en otros sectores han frenado las inversiones extranjeras. De la cifra sin precedentes de US$33.800 millones en 1997, las inversiones aprobadas bajaron 73%, a US$9.800 millones, aproximadamente, en 2002. Las nuevas inversiones extranjeras aprobadas para 2003 aumentaron 40%, a US$13.600 millones, en 2002. Sin embargo, esta cifra refleja la venta por el Estado de Indosat y otras inversiones en "cambios de situación", o sea de inversión nacional a extranjera, en vez de inversiones nuevas. (Nota: Los datos no incluyen las inversiones en petróleo y gas, finanzas, bancos, operaciones financieras no bancarias, seguros y arrendamiento. La información oficial sobre inversiones aprobadas debe tratarse con cautela y usarse sólo como un indicador de posibles tendencias, ya que representa solicitudes de permisos para realizar inversiones y no proyectos reales ni dinero ya invertido, que suelen ser una fracción de las inversiones aprobadas.) En 2002 el fallo del tribunal comercial en el caso de la quiebra de Manulife puso de relieve las graves deficiencias del sistema judicial. Debido a otros fallos subsiguientes similares contra extranjeros, existe una renuencia creciente entre los inversionistas a invertir hasta que se instaure un sistema jurídico y judicial que funcione mejor, una mayor adhesión a la transparencia y la competitividad, y mejoras de la seguridad. Con la aprobación de la nueva ley de derechos de autor en julio de 2002 se fortaleció el régimen de derechos de propiedad intelectual de Indonesia, pero la falta de medios eficaces para hacer cumplir la ley sigue siendo motivo de profunda preocupación. Indonesia ha comenzado a perder empresas manufactureras internacionales preocupadas por el rápido aumento de los salarios y otras prestaciones laborales, que representan una amenaza para la competitividad de Indonesia en industrias que hacen uso intensivo de mano de obra.

SEGURIDAD NACIONAL
Las fuerzas armadas de Indonesia (Tentara Nasional Indonesia o TNI, antes conocidas como ABRI) tienen alrededor de 350.000 efectivos, incluidos el ejército, la marina, la infantería de marina y la fuerza aérea. El ejército es la rama que cuenta con más efectivos: alrededor de 280.000 en servicio activo. El presupuesto para la defensa representa sólo 1,8% del PIB pero se complementa con ingresos de numerosas empresas y fundaciones militares.

Durante muchos años, la Policía Nacional de Indonesia fue una rama de las fuerzas armadas, pero se separó oficialmente en abril de 1999 en un proceso que concluyó en julio de 2000. Con 250.000 efectivos, la policía representa un porcentaje mucho menor de la población que en la mayoría de los países.

Indonesia está en paz con sus vecinos. Ante la falta de una amenaza externa digna de credibilidad en la región, las fuerzas armadas consideraron siempre que su misión primordial era garantizar la seguridad interna. Los jefes militares ahora dicen que quieren convertir las fuerzas armadas en una fuerza profesional orientada hacia el mantenimiento de la seguridad externa, pero reconocen que continuarán desempeñando una función en la seguridad interna por algún tiempo.

En toda la historia de Indonesia, las fuerzas armadas desempeñaron un papel destacado en los asuntos políticos y sociales de la nación. Tradicionalmente, un numeroso grupo de miembros del gabinete tenía antecedentes militares y el personal militar en servicio activo y retirado ocupaba un elevado número de escaños en el Parlamento. Los comandantes de diversos mandos territoriales tenían mucha influencia en los asuntos de sus respectivas regiones. Con la inauguración del Parlamento nacional recién elegido en octubre de 2004, los militares ya no tienen un papel político oficial, aunque siguen ejerciendo gran influencia política.

RELACIONES EXTERIORES
Desde su independencia, Indonesia ha preconizado una política exterior "libre y activa", tratando de desempeñar un papel en los asuntos regionales que corresponda a su tamaño y ubicación, pero evitando la intervención en conflictos entre las grandes potencias. La política exterior de Indonesia durante el "Nuevo Orden" del Presidente Suharto se apartó de la estridente postura antioccidental y antiestadounidense que caracterizó la última parte de la era de Sukarno. Tras la caída de Suharto en 1998, los Presidentes Habibie y Wahid mantuvieron en líneas generales la política exterior independiente y moderada de Suharto. La traumática separación de Timor oriental de Indonesia después del referendo de agosto de 1999 en Timor oriental y los acontecimientos que le siguieron en Timor oriental y occidental crearon tensión en las relaciones de Indonesia con la comunidad internacional.

Una piedra angular de la política exterior contemporánea de Indonesia es su participación en la Asociación de Naciones del Asia Sudoriental (ASEAN), de la cual fue miembro fundador en 1967 junto con Tailandia, Malasia, Singapur y las Filipinas. Desde entonces, Brunei, Viet Nam, Laos, Birmania y Camboya también se han incorporado a la ASEAN. Aunque la ASEAN se creó para promover metas económicas, sociales y culturales comunes, adquirió una dimensión de seguridad tras la invasión de Camboya por Viet Nam en 1979. Este aspecto de la ASEAN se amplió con la creación del Foro Regional de la ASEAN en 1994, que abarca 22 países, entre ellos los Estados Unidos. La persistencia de sus problemas internos ha apartado la atención de Indonesia de los asuntos de la ASEAN. En consecuencia, se ha reducido su influencia en la organización.

Indonesia fue también uno de los fundadores del Movimiento de los Países No Alineados (MNA) y ha adoptado una posición moderada en sus consejos. Durante su presidencia del MNA en 1992-1995, apartó al MNA de la retórica del enfrentamiento Norte-Sur, preconizando en cambio la ampliación de la cooperación Norte-Sur en el campo del desarrollo. Indonesia continúa siendo un líder destacado del Movimiento de los Países No Alineados y, en general, dispuesto a cooperar.

Indonesia alberga la población musulmana más grande del mundo, aunque es un Estado secular, y es miembro de la Organización de la Conferencia Islámica (OCI). Considera cuidadosamente los intereses de la solidaridad islámica en sus decisiones sobre política exterior pero, en general, ha ejercido una influencia moderadora en la OCI. Por ejemplo, el Presidente Wahid trató de mejorar las relaciones con Israel.

Después de 1966, Indonesia recibió favorablemente a la comunidad de donantes, en particular a los Estados Unidos, Europa occidental, Australia y Japón, y mantuvo estrechas relaciones con ella, por medio del Grupo Intergubernamental sobre Indonesia y su sucesor, el Grupo Consultivo sobre Indonesia, que le han proporcionado considerable asistencia económica exterior. Los donantes siguen comprometidos a ayudar a Indonesia con las reformas, pero han expresado su frustración cada vez mayor por la mala gestión de gobierno y las deficiencias en la ejecución de esas reformas.

Indonesia ha apoyado firmemente a la Asociación de Cooperación Económica de Asia y el Pacífico (APEC). En gran medida, debido a las gestiones del Presidente Suharto en la reunión de 1994 realizada en Bogor, Indonesia, los miembros de APEC convinieron en implantar el libre comercio en las economías industrializadas de la región para 2010 y en las economías en desarrollo para 2020.

RELACIONES ENTRE LOS ESTADOS UNIDOS E INDONESIA
Los Estados Unidos tienen importantes intereses económicos, comerciales y de seguridad en Indonesia, que sigue siendo un eje de la seguridad regional debido a su ubicación estratégica a ambos lados de varios estrechos marítimos internacionales de importancia decisiva. Las relaciones entre Indonesia y los Estados Unidos son buenas. Los Estados Unidos desempeñaron un papel importante en la independencia de Indonesia a fines de los años cuarenta y valoran el papel de Indonesia como firme baluarte anticomunista durante la guerra fría. En la actualidad, ambos países mantienen relaciones cordiales y de cooperación, aunque no han firmado ningún tratado oficial en materia de seguridad. Los Estados Unidos e Indonesia comparten la meta común de mantener la paz, la seguridad y la estabilidad en la región y de entablar un diálogo sobre las amenazas para la seguridad regional. La cooperación entre los Estados Unidos e Indonesia en la lucha contra el terrorismo se ha intensificado desde 2002, cuando los ataques terroristas en Bali (octubre de 2002) y Yakarta (agosto de 2003) demostraron la presencia de organizaciones terroristas, sobre todo Jemaah Islamiyah, en Indonesia. Los Estados Unidos han recibido con beneplácito los aportes de Indonesia a la seguridad regional, en particular su papel de liderazgo en el restablecimiento de la democracia en Camboya y la mediación en muchos reclamos territoriales en el Mar de la China meridional.

Los Estados Unidos se han comprometido a ayudar a Indonesia en su transición democrática y apoyan la integridad territorial del país. No obstante, subsisten puntos de fricción en las relaciones políticas bilaterales, sobre todo en torno a los derechos humanos y diferencias en la orientación de la política exterior de ambos países. El Congreso de los Estados Unidos suspendió la asistencia no reembolsable para adiestramiento militar (Programa Internacional de Educación y Adiestramiento Militar, IMET) a Indonesia en 1992 en respuesta a un incidente que se produjo el 12 de noviembre de 1991 en Timor oriental, durante el cual las fuerzas de seguridad de Indonesia mataron a tiros a manifestantes de Timor oriental. Esta restricción se levantó parcialmente en 1995. Sin embargo, los programas de asistencia militar se suspendieron de nuevo a raíz de la violencia y la destrucción en Timor oriental tras el referendo del 30 de agosto de 1999 a favor de la separación de Indonesia. Además, los Estados Unidos han instado al Gobierno de Indonesia a que identifique y lleve ante la justicia a los perpetradores de la emboscada y del asesinato de dos maestros estadounidenses cerca de Timika, en la provincia de Papua, en agosto de 2002. Indonesia continúa alineándose con las opiniones del Movimiento de los Países No Alineados y el Grupo de los 77 (G-77) en materia de política exterior, adoptando a menudo una postura poco abierta a la cooperación en temas de derechos humanos que son motivo de preocupación internacional.

Con respecto a los derechos de los trabajadores, Indonesia fue el blanco de varias peticiones presentadas en el marco de la legislación del Sistema Generalizado de Preferencias (SGP) en las cuales se afirmaba que Indonesia no cumplía con las normas laborales reconocidas en el ámbito internacional. En febrero de 1994 se suspendió un examen oficial del SGP sin abrogar los beneficios del SGP para Indonesia. Desde 1998, Indonesia ha ratificado los ocho convenios básicos de la Organización Internacional del Trabajo sobre la protección de los derechos de los trabajadores reconocidos a escala internacional y ha permitido la sindicalización. Sin embargo, la aplicación de las leyes laborales y la protección de los derechos de los trabajadores son débiles y poco sistemáticas en algunas regiones. La débil recuperación económica de Indonesia ha empujado a más trabajadores al sector informal, donde cuentan con menos protección legal y existe el trabajo infantil.

Relaciones económicas con los Estados Unidos
Las exportaciones de los Estados Unidos a Indonesia en 2003 ascendieron a US$2.500 millones, cifra que sigue siendo muy baja en comparación con los US$4.500 de 1997. Indonesia ocupa actualmente el trigésimo quinto lugar entre los mercados de exportación para bienes de los Estados Unidos. Las principales exportaciones consistieron en equipo de construcción, maquinaria, piezas de repuesto para aviones y productos químicos y agropecuarios. Las importaciones estadounidenses de Indonesia en 2003 llegaron a US$9.500 millones y consistieron sobre todo en prendas de vestir, maquinaria, equipo de transporte, petróleo, caucho natural y calzado. Las inversiones extranjeras directas en Indonesia procedentes de los Estados Unidos en 2001 totalizaron US$8.800 millones, sobre todo en los sectores de petróleo y minería. La asistencia económica a Indonesia se coordina por medio del Grupo Consultivo sobre Indonesia, creado en 1989 e integrado por 19 países donantes y 13 organizaciones internacionales que se reúnen anualmente para coordinar su asistencia.

La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) ha proporcionado asistencia para el desarrollo a Indonesia desde 1950. La asistencia inicial se centró en las necesidades más urgentes de la nueva república, como ayuda alimentaria, rehabilitación de infraestructura, atención de salud y capacitación. Durante los años setenta, época de gran crecimiento económico en Indonesia, la USAID desempeñó un importante papel en la asistencia prestada al país para que pudiera alcanzar autosuficiencia en la producción de arroz y la reducción de la tasa de natalidad.

En la actualidad, la USAID ha señalado campos programáticos prioritarios para fortalecer una Indonesia moderada, estable y productiva. Una importante iniciativa nueva, anunciada por el Presidente Bush el 12 de octubre de 2003, se propone mejorar la calidad de la educación básica. Un nuevo enfoque integrado del desarrollo basado en la comunidad y el suministro de servicios públicos mejorará la calidad de los servicios humanos básicos. En un sector donde la USAID ya es el principal donante en Indonesia, se proporcionará asistencia para una gestión de gobierno democrático eficaz y descentralizada. La asistencia para apoyar las medidas de estabilización económica de Indonesia impulsarán el crecimiento económico y la generación de empleo.

Altos cargos de la Embajada de los Estados Unidos
Embajador: B. Lynn Pascoe
Jefe Adjunto de Misión: Lewis Amselem
Consejero de Asuntos Políticos: Marc L. Desjardins
Consejero de Asuntos Económicos: William A. Heidt
Consejero de Asuntos Administrativos: J. Patrick Truhn
Director de la USAID: William Frej
Agregado de Defensa: Coronel Joseph Judge III
Cónsul General: Mary E. Grandfield
Consejero de Asuntos Públicos: Charles N. Silver
Consejera de Asuntos Comerciales: Margaret Keshishian
Oficina del Departamento de Agricultura: Christopher Rittgers (interino)

La Embajada de los Estados Unidos U.S.Embassy en Indonesia está en Jalan Medan Merdeka Selatan 3-5, Yakarta (teléfono: (62-021) 3435-9000). La correspondencia remitida desde los Estados Unidos a la Embajada puede dirigirse a FPO AP 96520.

El Consulado General de los Estados Unidos en Surabaya está en Jalan Dr. Sutomo 33, Surabaya, Java Oriental (teléfono: (62-31) 568-2287).

Funcionario Principal: Phillip L. Antweiler

El Consulado de los Estados Unidos en Bali está en Jalan Hayam Wuruk 188, Bali (teléfono: (62-361) 233-605.

Si necesita información sobre las tendencias económicas, el desarrollo comercial, la producción, la reglamentación del comercio y los derechos arancelarios, comuníquese con la Administración de Comercio Internacional, Departamento de Comercio de los Estados Unidos, Washington, DC 20230.

  
FirstGov
Este sitio es administrado por la Dirección de Asuntos Públicos del Departamento de Estado.
Enlaces a otros sitios en el internet no constituye un respaldo a las opiniones contenidas en ellos.
Informacion sobre Derecho de Autor | Advertencia