Skip Links
U.S. Department of State
PortadaContáctenosEnvíe esta páginaFOIAAnuncio de privacidadArchivoEnglish
U.S. Department of State
Secretario de Estado Colin L. PowellAcerca del Departamento de EstadoApoyo Internacional a los NegociosAsuntos del Hemisferio OccidentalTemas InternacionalesVisasMas Información sobre ViajesEn Otras Noticias
Departamento de Estado de los Estados Unidos
   

Información general: Suecia



junio de 2004

Flag of Sweden is blue with a golden yellow cross extending to the edges of the flag. 2004.

RESEÑA

Nombre oficial
Reino de Suecia

Geografía
Superficie: 449.964 km2 [173.731 millas cuadradas], aproximadamente el tamaño del Estado de California.
Ciudades: Capital: Estocolmo (población de la ciudad: 743.000 habitantes; población de la zona metropolitana: 1,8 millones). Otras ciudades principales: Gotemburgo (población de la ciudad: 467.000 habitantes; población de la zona metropolitana: 766.000) y Malmö (población de la ciudad: 257.000 habitantes; población de la zona metropolitana: 550.000). Relieve: Por lo general, plano u ondulado.
Clima: Templado en el sur con inviernos fríos nublados y veranos frescos parcialmente nublados; subártico en el norte.

Población

Nacionalidad: Gentilicio y adjetivo: sueco.
Habitantes (censo de 2004): 9 millones.
Tasa de crecimiento anual: 0,18% (2004).
Grupos étnicos: suecos nativos y minorías étnicas de finlandeses y lapones.
Inmigrantes: finlandeses, bosnios, iraníes, noruegos, daneses, húngaros, iraquíes y turcos.
Religiones: luterana (87%), católica, ortodoxa, bautista, judía, budista y musulmana.
Educación: Años obligatorios: 9. Adultos Alfabetizados: 100%.
Salud (2003): Mortalidad infantil: 3,42/1.000. Esperanza de vida: hombres, 78 años; mujeres, 82 años.
Población activa (4,1 millones de personas, 2002): Servicios: 74%; fabricación y manufactura: 24%; agricultura: 2%.
Desempleo (2004): 5,4%.

Gobierno
Tipo: Monarquía constitucional.
Constitución: Se adoptó una nueva Constitución en 1975 en reemplazo de las Leyes promulgadas en 1809, 1866 y 1949.
Poderes: Ejecutivo: formado por el Gabinete que rinde cuentas al Parlamento. Legislativo: Parlamento unicameral (Riksdag). Judicial: Corte Suprema (6 tribunales superiores; 108 tribunales menores).
Circunscripciones administrativas: 21 condados y 289 municipios (ayuntamientos).
Partidos políticos representados en el Parlamento: Moderado, Liberal, del Centro, Demócrata Cristiano, Socialdemócrata, de Izquierda y el Partido Verde.
Sufragio: Universal a los 18 años de edad. Después de tres años de residencia legal, los inmigrantes pueden votar en las elecciones para los consejos provinciales y municipales (pero no en las elecciones nacionales).

Economía
Producto interno bruto (PIB) (2003): US$238.100 millones.
Crecimiento anual del PIB (proyecciones para 2003): 1,6%.
Ingreso per cápita (2003): US$26.800.
Tasa de inflación (2003): 2,3%.

Recursos naturales: bosques, mineral de hierro y energía hidroeléctrica. Tierra cultivable: 2,6 millones de hectáreas [6 millones de acres].
Agricultura (2,0% del PIB): Productos: productos lácteos, cereales, remolacha azucarera, papa y madera.
Fabricación y manufactura (29% del PIB): Tipos: maquinaria y productos metálicos, vehículos automotores, equipo eléctrico, aviones y productos de papel.
Servicios (69,9% del PIB): Tipos: telecomunicaciones, equipo de computadoras y biotecnología.
Comercio: Exportaciones (US$102.800 millones, 2003): equipo de transporte de maquinaria, productos de madera, papel, pulpa, productos químicos y bienes manufacturados. Importaciones (2003): US$83.270 millones. Mercados principales: los Estados Unidos, la Unión Europea, Noruega y el Reino Unido.

POBLACIÓN
Suecia tiene uno de los índices más altos de esperanza de vida y una de las menores tasas de natalidad del mundo. El país cuenta por lo menos con 17.000 samis en su población. Alrededor de una quinta parte de la población sueca es inmigrante o proviene de familias en que por lo menos uno de los padres es extranjero. Los mayores grupos inmigrantes provienen de Finlandia, Serbia y Montenegro, Bosnia y Herzegovina, Irán, Irak, Noruega, Dinamarca, Hungría, Turquía y Polonia. Esto es consecuencia de la inmigración nórdica, períodos anteriores de inmigración de trabajadores y decenios posteriores de inmigración de refugiados y reunificación familiar.

El sueco es un idioma germánico relacionado con el danés y el noruego, pero de pronunciación y ortografía diferentes. El inglés es, con mucho, el principal idioma extranjero, particularmente entre los estudiantes y las personas menores de 50 años de edad.

Suecia tiene un amplio sistema de cuidado infantil que garantiza un lugar para todos los niños pequeños de 2 a 6 años en una guardería pública. De los 7 a los 16 años, los niños asisten a una escuela general básica obligatoria. Después de terminar el noveno grado, 90% asisten a la escuela secundaria superior donde reciben instrucción académica o técnica.

Los suecos se benefician de un extenso sistema de asistencia social, que proporciona cuidado infantil y licencia de maternidad y paternidad, prestaciones por atención de salud con un límite máximo, pensiones de vejez y licencia por enfermedad entre otras prestaciones. Los padres de familia tienen derecho a una licencia remunerada de un total de 12 meses entre el nacimiento de un niño y la fecha en que cumpla ocho años y uno de esos meses se reserva exclusivamente para el padre de familia. Al tener prestaciones por atención de salud con un límite máximo es más fácil para los trabajadores suecos ausentarse por razones médicas.

HISTORIA
Durante los siglos VII y VIII, los suecos fueron marineros mercantes bien conocidos por el comercio que realizaban con regiones distantes. En el siglo IX, los vikingos nórdicos asaltaron y devastaron el continente europeo hasta el mar Negro y el mar Caspio. Durante los siglos XI y XII, los suecos se convirtieron gradualmente en un reino cristiano unificado que más tarde incluyó a Finlandia. La Reina Margarita de Dinamarca formó la Unión Kalmar con todas las tierras nórdicas en 1397. La continua tensión dentro de los países y dentro de la Unión llevó poco a poco a un conflicto abierto entre los suecos y los daneses en el siglo XV. La desintegración final de la Unión a comienzos del siglo XVI trajo como consecuencia una persistente rivalidad entre Noruega y Dinamarca, por una parte, y Suecia y Finlandia, por otra.

En el siglo XVI, Gustavo Vasa luchó por una Suecia independiente al aplastar un intento de reinstauración de la Unión Kalmar y sentar las bases de la Suecia moderna. Al mismo tiempo, se separó de la Iglesia Católica y estableció la Reforma. Durante el siglo XVII, después de ganar varias guerras contra Dinamarca, Rusia y Polonia, Suecia-Finlandia (con un poco más de 1 millón de habitantes) surgió como una gran potencia. Sus aportes durante la Guerra de los Treinta Años bajo el mando de Gustavo II Adolfo (Gustavus Adolphus) determinaron el equilibrio tanto político como religioso del poder en Europa. Ya en 1658 Suecia gobernaba a varias provincias de Dinamarca y también al actual territorio de Finlandia, Ingermanland (donde está localizada San Petersburgo), así como a Estonia, Letonia e importantes ciudades costeras y otras zonas del norte de Alemania.

Rusia, Sajonia-Polonia y Dinamarca-Noruega aunaron su poder en 1700 y atacaron al imperio sueco-finlandés. Aunque el joven Rey Karl XII (conocido también como Carlos XII) de Suecia ganó espectaculares victorias en los primeros años de la Gran Guerra del Norte, su plan de atacar a Moscú y de forzar a Rusia a aceptar la paz resultó ser demasiado ambicioso; fue derrotado en una batalla en 1718. En los tratados de paz subsiguientes, las potencias aliadas, a las cuales se unieron Prusia e Inglaterra-Hanover, terminaron el reinado de Suecia como gran potencia.

Suecia sufrió además pérdidas territoriales durante las Guerras Napoleónicas y se vio forzada a ceder Finlandia a Rusia en 1809. Al año siguiente, el Parlamento eligió como Príncipe Heredero al Mariscal francés Jean-Baptiste Bernadotte, quien había sido adoptado por el Rey de Suecia para sucederlo. Bernadotte escogió el nombre de Carlos Juan. En 1813, sus fuerzas se unieron a los aliados contra Napoleón. El Congreso de Viena compensó a Suecia por el territorio alemán perdido con una fusión de las coronas sueca y noruega en una doble monarquía, que duró hasta 1905, cuando se disolvió pacíficamente a pedido de Noruega. Durante ese período, Suecia mantuvo una tradición de no alineamiento en tiempo de paz y de neutralidad en tiempo de guerra. Esta política le ha permitido evitar la guerra por casi 200 años.

Durante la Revolución Industrial la economía predominantemente agrícola de Suecia cambió poco a poco, de una agricultura comunal a una agricultura particular en fincas privadas, pero ese cambio no permitió introducir mejoras económicas ni sociales proporcionales con la tasa de crecimiento demográfico. Alrededor de 1,5 millones de suecos emigraron a los Estados Unidos entre 1850 y 1930.

El siglo XIX se caracterizó por el surgimiento de una prensa de oposición liberal, la abolición de los monopolios de los gremios en el comercio de manufacturas a favor de la libre empresa, la introducción de reformas de los sistemas de tributación y votación, la instauración de un servicio militar nacional y el surgimiento entre electorado de los tres partidos principales, a saber, Socialdemócrata, Liberal y Conservador.

Durante la Primera Guerra Mundial y en el período posterior, en que Suecia se mantuvo neutral, el país se benefició de la demanda mundial de acero, cojinetes de rodamiento esféricos, pulpa de papel y cerillas de fabricación sueca.

La prosperidad de la posguerra proporcionó las bases para las políticas de asistencia social características de la Suecia moderna. Las preocupaciones por la política exterior en el decenio de 1930 se centraron en el expansionismo soviético y alemán, que estimuló actividades frustradas de cooperación para la defensa nórdica. Suecia siguió una política de neutralidad armada durante la Segunda Guerra Mundial y en la actualidad sigue siendo un país no alineado. Ingresó a la Unión Europea en 1995.

GOBIERNO
El gobierno popular en Suecia se basa en la tradición antigua. El Parlamento (Riksdag) proviene de las cortes tribales (Ting) y de la elección de reyes en la era de los vikingos. Se convirtió en institución permanente en el siglo XV. El Gobierno de Suecia es una monarquía constitucional limitada con un sistema parlamentario. Se confiere autoridad ejecutiva al gabinete, que consta de un Primer Ministro y 20 Ministros que dirigen las dependencias públicas. El actual gobierno socialdemócrata, encabezado por el Primer Ministro Göran Persson, asumió el poder en 1994 después de perderlo por un breve período en 1991. El Rey Carlos XVI Gustavo ascendió al trono el 15 de septiembre de 1973. Su autoridad es oficial, simbólica y representativa.

El Parlamento unicameral tiene 349 miembros elegidos por voto popular cada cuatro años y su período de sesiones suele extenderse de septiembre a mediados de junio.

Suecia se divide en 21 condados y 289 municipios. La dirección de cada condado (län) está a cargo de un gobernador, nombrado por el gobierno central. Cada diputación provincial tiene un consejo elegido por voto popular con autoridad de tributación y cada consejo tiene la responsabilidad particular de la educación, el transporte público, la salud y la atención médica. La dirección de los consejos municipales elegidos está a cargo de comités ejecutivos aproximadamente análogos a las juntas de comisionados existentes en algunas ciudades de los Estados Unidos.

La ley sueca, basada en los principios del derecho germánico, romano y anglo-estadounidense, no es tan rígidamente codificada como en Francia y otros países que se rigen por el Código Napoleónico, ni tan dependiente de la práctica y los precedentes judiciales, como en los Estados Unidos. Las instituciones legislativas y judiciales comprenden, además del Parlamento, la Corte Suprema, el Tribunal Supremo Administrativo, el Tribunal de Asuntos Laborales, las Comisiones de Investigación, el Consejo Jurídico, los Tribunales de Distrito y de Apelación, la Fiscalía General, el Colegio de Abogados y los defensores del pueblo (ombudsmen) que vigilan la aplicación de la ley con particular atención al abuso de autoridad.

Altos cargos públicos
Jefe de Estado: Rey Carlos XVI Gustavo
Jefe de Gobierno: Primer Ministro Göran Persson
Ministra de Relaciones Exteriores: Laila Freivalds
Ministra de Defensa: Leni Bjorklund
Ministro de Hacienda: Bosse Ringholm
Embajador ante los Estados Unidos: Jan Eliasson
Embajador ante las Naciones Unidas: Anders Lidén

La embajada de Suecia en los Estados Unidos está situada en 1501 M Street, NW Washington, DC, 20005. Teléfono: 202-467-2600, Internet: http://www.swedish-embassy.org/ .

Los Consulados Generales están localizados en Nueva York, Chicago y Los Ángeles. También hay 31 consulados honorarios en otras ciudades de los Estados Unidos. Comuníquese con la embajada si desea obtener alguna dirección o número de teléfono.

SITUACIÓN POLÍTICA
Las elecciones generales ordinarias para el Parlamento sueco se celebran cada cuatro años el tercer domingo de septiembre. Las elecciones para los consejos provinciales y municipales se realizan al mismo tiempo. Las próximas elecciones se celebrarán en septiembre de 2006. Hay una regla de protección establecida con la intención de evitar que los partidos muy pequeños logren representación en el Parlamento. Por lo tanto, un partido debe recibir por lo menos 4% de los votos en todo el país o 12% en un solo distrito electoral para tener derecho a ocupar un escaño.

En la elección de 2002, los Socialdemócratas recibieron 39,8% del voto, lo que representa un aumento en comparación con 36,47% en 1998. El partido coopera de manera informal con el Partido de Izquierda y el Partido Verde, confiando en ellos para lograr una mayoría parlamentaria y cooperando en cuestiones sociales y presupuestarias. A partir de los resultados de las elecciones de 2002, en la actualidad hay siete partidos representados en el Parlamento, a saber, el Partido Socialdemócrata (39,8%; 144 escaños), el Partido Moderado (15,2%; 55 escaños), el Partido Liberal (13,3%; 48 escaños), el Partido Demócrata Cristiano (9,1%; 33 escaños), el Partido de Izquierda (8,3%; 30 escaños), el Partido del Centro (6,1%; 22 escaños) y el Partido Verde (4,6%; 17 escaños).

El Partido Socialdemócrata tiene una base de obreros, intelectuales y funcionarios del sector público. Obtiene gran parte de su poder de estrechos vínculos con la Confederación Nacional Sueca de Sindicatos (LO), que representa alrededor de 90% de los obreros suecos. En el programa de ese partido se conjugan un compromiso con los programas de asistencia social y la dirección de la economía por parte del gobierno.

El Partido Moderado recalca la libertad personal, la libre empresa y la reducción de la tasa de crecimiento del sector público y, al mismo tiempo, apoya la mayoría de las prestaciones sociales introducidas desde el decenio de 1930. El partido también apoya una sólida defensa y el ingreso de Suecia a la Unión Europea (UE). El electorado consta de empresarios y profesionales del sector urbano, pero el partido atrae también votantes jóvenes, dueños de negocios en los principales centros comerciales y, en modesta medida, obreros.

El Partido de Izquierda, antes conocido como Partido Comunista, es hoy en día un partido que expresa algunos de los valores tradicionales de los Socialdemócratas, pero que también se concentra en el medio ambiente y se opone al ingreso de Suecia a la Unión Europea. Su electorado consta principalmente de funcionarios del sector público, periodistas y ex socialdemócratas.

Los Demócratas Cristianos tienen su electorado entre quienes pertenecen a las iglesias libres, como metodistas, bautistas, etc. Buscan mejores prácticas de ética en el gobierno y la enseñanza de los valores tradicionales en las escuelas. También desean mejorar la atención de los ancianos y tener un amplio programa de política sobre prestaciones familiares. Apoyan enfáticamente el ingreso de Suecia a la Unión Europea y a la Unión Económica y Monetaria (UEM).

El Partido del Centro mantiene estrechos vínculos con las zonas rurales de Suecia. Sus principales preocupaciones son la eliminación de la energía nuclear y una mayor centralización de la autoridad gubernamental.

La plataforma del Partido Liberal es "responsabilidad social sin socialismo", que abarca un compromiso con una economía de mercado libre, junto con amplios programas nacionales de asistencia social. La ayuda externa y la igualdad de la mujer son asuntos populares. La base del Partido Liberal se centra sobre todo en un electorado de clase media y alto grado de instrucción.

El Partido Verde es un partido ecologista que atrae a los jóvenes. Ha adoptado una postura firme contra el ingreso de Suecia a la Unión Europea y desea que se celebre un nuevo referendo sobre el asunto. Los Verdes apoyan la eliminación gradual de la energía nuclear en Suecia y esperan reemplazarla con otras fuentes de energía favorables al medio ambiente.

El 1º de enero de 1995, Suecia ingresó a la Unión Europea. Si bien algunos alegaron que esa medida era contraria a su histórico principio de neutralidad (el país no ingresó a la Unión Europea durante la Guerra Fría porque eso era incompatible con la neutralidad), otros consideraron la decisión como una extensión natural de la cooperación económica con la Unión Europea existente desde 1972. Suecia abordó esta polémica reservándose el derecho de abstenerse de participar en cualquier alianza futura para la defensa de la Unión Europea. En las negociaciones sobre el ingreso celebradas entre 1993 y 1994, Suecia también se había reservado el derecho de adoptar la decisión final sobre la posibilidad de ingresar a la tercera fase de la UEM (un banco central y una moneda común) "en vista de algunos hechos que se repiten". En un referendo nacional celebrado en noviembre de 1994, 52,3% de los participantes votaron a favor del ingreso a la Unión Europea. Ochenta y tres por ciento de los electores calificados ejercieron su derecho al voto, lo que constituye una participación muy elevada.

Las principales preocupaciones de Suecia se centraron en ganar apoyo popular para la cooperación con la Unión Europea, la ampliación de esta última y su fortalecimiento en campos como el crecimiento económico, la promoción del empleo y las cuestiones ambientales.

En las encuestas hechas algunos años después de celebrar el referendo, muchos suecos indicaron que estaban descontentos con el ingreso de Suecia a la Unión Europea. Sin embargo, después del buen desempeño de Suecia en su primera presidencia de la Unión Europea durante el primer semestre de 2001, casi todos los suecos hoy en día muestran una actitud más favorable hacia la Unión Europea. En la primavera de 1997, el gobierno, con el apoyo del Partido del Centro, decidió mantenerse fuera de la UEM por lo menos hasta 2002. A fines de 2002, el Primer Ministro Göran Persson anunció que se celebraría un referendo sobre el ingreso a la UEM el 14 de septiembre de 2003. En los seis meses anteriores al referendo sobre la UEM, el lado opositor llevó una ventaja constante y, en definitiva, ganó el referendo por un margen de 55,9% a 42%. Las razones de la derrota de la UEM comprenden la resistencia del electorado a los cambios en un sólido clima económico interno, una larga tradición de independencia de Suecia (a pesar de su ingreso a la Unión Europea) y la imposibilidad que tiene el gobierno de asegurar al electorado que la UEM no pondría en peligro las prestaciones del generoso estado benefactor sueco. El ataque y asesinato, entre el 10 y el 11 de septiembre de 2003, apenas unos días antes del referendo, de la Ministra de Relaciones Exteriores de Suecia, Anna Lindh, una nueva promesa dentro del Partido Socialdemócrata dirigente y la funcionaria pública de mayor rango que más campaña hizo por el ingreso a la UEM, también pueden haber intensificado el deseo del electorado de mantener el statu quo ante varios acontecimientos políticos inciertos.

Suecia es miembro de las Naciones Unidas y de algunos de sus organismos especializados y afines, entre ellos, el Banco Mundial, el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT), la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otros; la Unión Europea, la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC), el Consejo de Europa y otros. También es miembro de la Alianza de la OTAN para la Paz y participa en numerosas operaciones internacionales de mantenimiento de la paz.

ECONOMÍA
Suecia es un país industrial. La agricultura, que alguna vez representó casi toda la actividad económica nacional, hoy en día emplea a menos de 3% de la población activa. Los recursos naturales comprenden extensos bosques, ricos depósitos de mineral de hierro y energía hidroeléctrica que, por medio de la aplicación de tecnología y una organización eficiente, han convertido a Suecia en una de las principales naciones productoras y exportadoras.

El panorama económico de Suecia ha mejorado notablemente desde la grave recesión de comienzos del decenio de 1990. El crecimiento ha sido sólido en los últimos años y aunque la actividad económica disminuyó durante el primer semestre de 2001, las perspectivas de crecimiento a largo plazo siguen siendo favorables. La tasa de inflación es baja y estable, con proyecciones de continuos niveles bajos para los próximos 2 a 3 años. Desde mediados de los años noventa, el auge del sector de exportaciones ha sido el principal motor del crecimiento económico. Las exportaciones suecas también han demostrado tener un volumen sorprendente. Un marcado cambio en la estructura de las exportaciones, en que los servicios, la industria de tecnología de información y las telecomunicaciones han superado las industrias tradicionales, como las de acero, papel y pulpa, ha hecho que el sector de exportaciones de Suecia sea menos vulnerable a las fluctuaciones internacionales.

El presupuesto público ha mejorado en forma espectacular, de un déficit sin precedentes superior a 12% del PIB en 1993 a un superávit previsto de 0,2% del PIB en 2003. La meta del gobierno es tener un superávit de 2%, en promedio, en un ciclo de actividad económica. El nuevo y estricto proceso presupuestario con límites de gasto establecidos por el Parlamento y una reforma constitucional para la creación de un Banco Central independiente, han mejorado mucho la credibilidad de las medidas normativas. Eso puede observarse en el margen de la tasa de interés a largo plazo en comparación con el euro, que es insignificante. Desde el punto de vista de la sostenibilidad fiscal a largo plazo, la tan esperada reforma del sistema de pensiones de vejez entró en vigor en 1999. Esto entraña un sistema mucho más sólido ante tendencias demográficas y económicas adversas, lo que significa mantener la relación en los decenios venideros de cerca de 20% entre los desembolsos totales por concepto de pensiones y la masa salarial agregada. En conjunto, la consolidación fiscal y la reforma del sistema de pensiones han llevado de nuevo a la hacienda pública a una posición sostenible. La deuda pública bruta, que ascendió de 43% del PIB en 1990 a 78% en 1994, se estabilizó alrededor de mediados del decenio de 1990 y comenzó a reducirse de nuevo de una forma notable a partir de 1999. Se prevé que será de 49,2% a finales de 2004 y de 48,8% a finales de 2005.

Estas cifras muestran una mejora bastante notable de la economía sueca desde la crisis de 1991-1993, de manera que Suecia podría reunir con facilidad los requisitos para ingreso a la tercera fase de la Unión Económica y Monetaria Europea. No obstante, el gobierno decidió, por razones sobre todo de política interna, que Suecia no ingresaría a la UEM desde que ésta se inició el 1º de enero de 1999, pero que mantendría abiertas las posibilidades de ingreso en fecha posterior. En su reciente referendo del 15 de septiembre, decidió abstenerse de ingresar por el momento.

En comparación con la mayoría de los demás países europeos, Suecia mantuvo una tasa de desempleo cercana a 2% ó 3% de la población activa en todo el decenio de los años ochenta. Sin embargo, con una inflación alta y acelerada en este momento, se hizo evidente que era imposible sostener unas tasas tan bajas y en la grave crisis de comienzos de los años noventa, la tasa de desempleo aumentó a más de 8%. En 1996, el gobierno fijó la meta de reducir el desempleo a 4% en 2000. Durante ese año, el empleo creció en 90.000 puestos de trabajo, el máximo aumento registrado en 40 años y se alcanzó la meta en el otoño de 2000. En ese mismo otoño, el gobierno fijó la nueva meta de lograr que 80% de la población en edad de trabajar tuviera empleo regular en 2004. Con todo, no se alcanzó la meta por causa de un cambio desfavorable de la coyuntura económica y por un aumento de población mayor que el del empleo. Ahora, el Gobierno de Suecia espera alcanzar la meta en 2007.

El 80% de la población sueca activa está sindicalizado. En el caso de la mayoría de los sindicatos, hay una organización empresarial de contrapartida para los empleadores. Los sindicatos y las organizaciones empresariales son independientes del gobierno y de los partidos políticos, aunque la Confederación Sueca Nacional de Sindicatos (LO), la mayor federación de sindicatos, ha estado siempre vinculada al Partido Socialdemócrata, que es el principal partido político.

No hay un salario mínimo fijo establecido por ley. Más bien, el salario se fija mediante negociación colectiva. Los contratos laborales vigentes en la fecha de preparación de esta reseña se vencían a finales del año 2003 y pedían aumentos salariales de un 3% anual.

Las disparidades salariales tradicionalmente bajas han aumentado en los últimos años como resultado de una mayor flexibilidad a medida que se ha fortalecido algo la función de fijación de salarios en las compañías. Con todo, la mano de obra no calificada de Suecia es relativamente bien remunerada, en tanto que los empleados suecos con un alto grado de instrucción son poco remunerados en comparación con los de los países competidores. El aumento promedio del salario real en los últimos años ha sido alto según la tendencia histórica, en gran parte debido a la estabilidad imprevista de los precios. Aun así, el salario nominal en los últimos años ha alcanzado un nivel ligeramente superior al de los países competidores. El aumento anual de los salarios ha sido aproximadamente igual al observado en otros países europeos.

RELACIONES EXTERIORES
La política exterior de Suecia se basa en la premisa de que la mejor forma de prestar servicio a la seguridad nacional es absteniéndose de forjar alianzas en tiempo de paz con el fin de poder permanecer neutral en caso de guerra. En 2002, Suecia replanteó su doctrina en materia de seguridad. Dicha doctrina dice todavía que "Suecia sigue una política de no participación en alianzas militares", pero permite la cooperación en respuesta a amenazas contra la paz y la seguridad. El gobierno también busca mantener un alto nivel de vida en el país. Estos dos objetivos exigen un elevado monto de gastos en asistencia social, gastos en defensa a tasas consideradas altas según la norma vigente en Europa occidental (alrededor de 2,2% del PIB) y estrecha atención a las oportunidades de comercio exterior y de cooperación económica mundial. Entre las prioridades de la política exterior de Suecia cabe citar los derechos humanos, la gestión y resolución de conflictos, la no proliferación, el medio ambiente y el establecimiento de una función de influencia para Suecia dentro de la Unión Europea mientras se mantiene un sólido vínculo trasatlántico. Suecia asigna gran importancia al derecho internacional y al multilateralismo.

Suecia participa activamente en las Naciones Unidas y en otras organizaciones multilaterales. El profundo interés del Gobierno y del pueblo de Suecia en actividades de cooperación internacional y establecimiento de la paz se complementó a comienzos de los años ochenta con renovada atención a las cuestiones de seguridad nórdica y europea. En enero de 1995, Suecia ingresó a la Unión Europea como miembro de pleno derecho, en parte debido a su aislamiento cada vez mayor fuera del marco económico del Tratado de Maastricht. Es miembro activo de la Alianza para la Paz y del Consejo para la Asociación Euroatlántica de la OTAN. Hasta mayo de 2004, tenía aproximadamente 1.000 efectivos desplegados en operaciones de mantenimiento de la paz en el extranjero, incluidos los Balcanes, África Occidental y Afganistán.

La política exterior de Suecia ha sido el resultado de un amplio consenso. Suecia mantiene estrecha cooperación con sus vecinos nórdicos, oficialmente en asuntos económicos y sociales por medio del Consejo Nórdico de Ministros y extraoficialmente en asuntos políticos por medio de consulta directa.

RELACIONES ENTRE LOS EE.UU. Y SUECIA
La amistad y la cooperación entre los Estados Unidos y Suecia son sólidas y estrechas. Los Estados Unidos acogen con agrado la continua independencia de Suecia, asegurada por medio de autonomía o en cooperación con otras democracias. La amistad sueco-estadounidense se apoya en la presencia de casi 14 millones de estadounidenses de origen sueco. Ambos países celebraron en 1988 el 350º aniversario del establecimiento de la primera colonia sueca en territorio estadounidense.

Los Estados Unidos y Suecia son socios con otros estados nórdicos y bálticos en el programa de Asociación Reforzada en Europa del Norte (e-PINE). Esta iniciativa y sus programas afines tratan de promover la estabilidad y fomentar la cooperación transfronteriza y la inversión entre los Estados Unidos, los estados nórdicos y bálticos y Rusia Occidental. Suecia ha sido un valioso y activo participante en este programa.

La inversión directa de los Estados Unidos en Suecia en 2000 ascendió a un total de US$2.600 millones. Hubo importantes inversiones en computadores y programas informáticos, tecnología de información y telecomunicaciones, bienes industriales y atención de salud.

Altos cargos de la Embajada de los Estados Unidos
Embajador: Teel Bivins
Jefa Adjunta de Misión: Betsy L. Anderson
Consejera para Asuntos Políticos: Yvette Wong
Consejera para Asuntos Económicos: Ingrid Kollist
Consejero para Asuntos Públicos: Gregory B. Elftmann
Consejera para Asuntos Administrativos: Sandra R. Smith
Consejero para Asuntos Comerciales: Keith Curtis
Agregado de Defensa: Coronel Robert Veale
Cónsul General: Debra Towry

La Embajada de los Estados Unidos U.S.Embassy en Estocolmo está situada en Dag Hammarskjölds Väg 31, S-115 89 Estocolmo, Suecia. Teléfono 46-8-783-5300, fax 46-8-661-1964, Internet: http://www.usemb.se/ .

  
FirstGov
Este sitio es administrado por la Dirección de Asuntos Públicos del Departamento de Estado.
Enlaces a otros sitios en el internet no constituye un respaldo a las opiniones contenidas en ellos.
Informacion sobre Derecho de Autor | Advertencia