Skip Links
U.S. Department of State
PortadaContáctenosEnvíe esta páginaFOIAAnuncio de privacidadArchivoEnglish
U.S. Department of State
Secretario de Estado Colin L. PowellAcerca del Departamento de EstadoApoyo Internacional a los NegociosAsuntos del Hemisferio OccidentalTemas InternacionalesVisasMas Información sobre ViajesEn Otras Noticias
Departamento de Estado de los Estados Unidos
   

Información general: Países Bajos



junio de 2004

Bandera de los Países Bajos

 

 

RESEÑA

Nombre oficial
Reino de los Países Bajos

Geografía
Superficie: 41.526 km². (16.485 millas²).
Ciudades: Capital: Amsterdam (pob. 737.000). Otras ciudades: La Haya, sede del Gobierno (464.000); Rotterdam, el puerto más grande del mundo (600.000); Utrecht (265.000).
Relieve: tierras bajas litorales.
Clima: marítimo septentrional.

Población
Habitantes: 16,2 millones.
Nacionalidad: Gentilicio: holandés. Adjetivo: holandés.
Grupos étnicos: En su mayoría holandeses; las comunidades minoritarias más grandes están compuestas de marroquíes, turcos y surinameses.
Religiones: católica romana, protestante, musulmana y otras.
Lengua: holandés.
Educación: Años obligatorios: 10. Asistencia a clase: casi del 100%. Alfabetizados: 99%.
Salud: Mortalidad infantil: 5,0/1.000. Esperanza de vida: 78 años.
Población activa (7,5 millones): servicios comerciales: 39%; servicios no comerciales: 33%; industria: 22%; agricultura: 3%; otros: 3%.

Gobierno
Tipo: Democracia parlamentaria bajo una monarquía constitucional.
Constitución: 1814 y 1848.
Poderes: Ejecutivo: monarca (jefe de Estado), primer ministro (jefe de Gobierno), gabinete. Legislativo: parlamento bicameral (Primera y Segunda Cámaras). Judicial: Tribunal Supremo.
Subdivisiones: 12 provincias.
Partidos políticos: Demócrata Cristiano (CDA), Partido Laborista (PvdA), Partido Liberal (VVD), otros partidos menores.
Sufragio: Universal a los 18 años de edad.

Economía
PIB (2004 est.): $583.000 millones.
Tasa de crecimiento real del PIB (2004 est.): 1,25%.
PIB por habitante (2004 est.): $35.768.
Recursos naturales: gas natural, petróleo, suelo fértil.
Agricultura (3 % del PIB): Productos: lácteos, aves de corral, carne, bulbos florales, flores cortadas, frutas y verduras, remolacha azucarera, papas, trigo y cebada.
Industria (36 % del PIB): Tipos: agroindustrias, acero y aluminio, productos de metal e ingeniería, maquinaria y equipos eléctricos, sustancias químicas a granel, gas natural, productos derivados del petróleo, equipos de transporte, microelectrónica.
Servicios (50 % del PIB): Tipos: comercio, hoteles, restaurantes, transporte, almacenamiento y comunicación, servicios financieros (banca y seguros) y empresariales, asistencia y otros. Industrias extractivas (2 % del PIB).
Sector público (9 % del PIB).
Comercio (2003): Exportaciones: $255.000 millones (f.a.b.): combustibles minerales, sustancias químicas, maquinaria y equipos de transporte, alimentos elaborados y tabaco, productos agrícolas. Importaciones: $237.000 millones (c.s.f.): combustibles minerales y petróleo crudo, maquinaria, equipos de transporte, artículos de consumo, comestibles. Socios comerciales principales: UE (66,6%), Alemania (22,3%), Bélgica/Luxemburgo (11,9%), Francia (7,9%), RU (8,8%), EE.UU. (6,2%).

HISTORIA
Los holandeses son de estirpe alemana principalmente con algo de mezcla galocelta. Su pequeña patria se ha visto amenazada con frecuencia por la destrucción del Mar del Norte y a menudo la han invadido las grandes potencias europeas.

Cuando Julio César descubrió la región actual de los Países Bajos en el siglo I aC, ésta estaba habitada por tribus germánicas. La región occidental la habitaban los batavios y pasó a ser parte de una provincia romana; la región oriental estaba habitada por los frisios. Entre los siglos IV y VIII de nuestra era, la mayor parte de ambas regiones fue conquistada por los francos. Posteriormente, la región pasó a manos de la Casa de Borgoña y de los Habsburgos austríacos. Después de caer bajo el severo dominio español en el siglo XVI, los holandeses se sublevaron en 1558 bajo el liderazgo de Guillermo de Orange. En virtud de la Unión de Utrecht en 1579, las siete provincias holandesas del norte pasaron a formar la República de los Países Bajos Unidos.

Durante el siglo XVII, considerado su "época de oro", los Países Bajos se convirtieron en una gran potencia marítima y colonial. Entre otros logros, en este período surgieron algunos de los "Antiguos Maestros" de la pintura, incluidos Rembrandt y Hals, cuyas obras –junto con las de otros artistas posteriores como Mondriaan y Van Gogh– se exhiben actualmente en museos de los Países Bajos y de todo el mundo.

No obstante, la importancia del país decayó con la pérdida gradual de la superioridad tecnológica holandesa y después de las guerras con España, Francia e Inglaterra en el siglo XVIII. Las Provincias Unidas Holandesas apoyaron a los Estados Unidos en la Guerra Revolucionaria. En 1795, las tropas francesas destituyeron a Guillermo V de Orange, el estatúder bajo la República holandesa y cabeza de la Casa de Orange.

Tras la derrota de Napoleón en 1813, los Países Bajos y Bélgica formaron el "Reino de los Países Bajos Unidos" bajo el rey Guillermo I, hijo de Guillermo V de Orange. Los belgas se retiraron de la Unión en 1830 para constituir su propio reino. El rey Guillermo II fue responsable en gran parte de la revisión liberalizada de la Constitución en 1848.

Los Países Bajos prosperaron durante el largo reinado de Guillermo III (1849-90). Al fallecer éste, su hija Guillermina contaba 10 años de edad. Su madre, la reina Ema, reinó como regenta hasta 1898, cuando Guillermina cumplió los 18 años de edad y pasó a ser monarca.

Los Países Bajos proclamaron su neutralidad al comienzo de ambas guerras mundiales. Si bien escaparon la ocupación en la Primera Guerra Mundial, las tropas alemanas invadieron el país en mayo de 1940. La reina Guillermina huyó a Londres y estableció un gobierno desde el exilio. Poco después de que los Países Bajos fueron liberados en mayo de 1945, la Reina regresó. La princesa heredera Juliana accedió al trono en 1948 tras la abdicación de su madre. En abril de 1980, la reina Juliana abdicó a favor de su hija, la actual reina Beatriz. El príncipe heredero Guillermo Alejandro nació en 1967.

Después de la Segunda Guerra Mundial, se otorgó plena independencia o autonomía casi completa a elementos del otrora extendido imperio de los Países Bajos. Indonesia obtuvo formalmente su independencia en 1949, y Suriname se independizó en 1975. Las cinco islas de las Antillas Neerlandesas (Curazao, Bonaire, Saba, San Eustaquio, y una parte de San Martín) y Aruba son partes integrales del reino de los Países Bajos pero gozan de un alto grado de autonomía.

GOBIERNO Y SITUACIÓN POLÍTICA
La Constitución actual –que data de 1848 y ha sido reformada varias veces, más recientemente en 1983– protege las libertades individuales y políticas, incluida la libertad de culto. Si bien hay separación entre la Iglesia y el Estado, aún quedan algunos vínculos históricos; la familia real pertenece a la Iglesia Reformada holandesa (protestante). Se protege también la libertad de expresión.

Estructura del Gobierno
El Gobierno del país se basa en los principios de la responsabilidad ministerial y del gobierno parlamentario. El Gobierno nacional comprende tres instituciones principales: el monarca, el consejo de ministros y los Estados Generales. También hay gobiernos locales.

El monarca. El monarca es el jefe de Estado titular. La función de la Reina es en gran parte ceremonial, pero ella tiene cierto grado de influencia que deriva de la veneración tradicional a la Casa de Orange, de la cual se han elegido monarcas holandeses por más de tres siglos. Su influencia deriva también de sus cualidades personales como Reina y de su poder de nombrar al "formador" que forma el Consejo de Ministros después de las elecciones.

El Consejo de Ministros planifica y pone en práctica la política de gobierno. El Monarca y el Consejo de Ministros en conjunto se denominan la Corona. La mayoría de los ministros dirigen también los ministerios gubernamentales, si bien existen los ministros sin cartera. Los ministros, colectiva e individualmente, son responsables ante los Estados Generales (Parlamento). A diferencia del sistema británico, los ministros holandeses no pueden ser al mismo tiempo miembros del Parlamento.

El Consejo de Estado es un cuerpo de asesoramiento del Gobierno establecido constitucionalmente que consta de miembros de la familia real y de miembros nombrados por la Corona que, por lo general, tienen experiencia política, comercial, diplomática o militar. El gabinete debe consultar al Consejo de Estado acerca de las leyes propuestas antes de someterlas a consideración del Parlamento. El Consejo de Estado también cumple la función de medio de apelación de los ciudadanos contra las decisiones del poder ejecutivo.

Estados Generales (Parlamento). El parlamento holandés consta de dos cámaras, la Primera Cámara y la Segunda Cámara. Históricamente, los gobiernos holandeses se han basado en el apoyo de una mayoría en ambas cámaras del Parlamento. La Segunda Cámara es con largueza la más importante de las dos cámaras. Ella sola tiene derecho a introducir leyes y enmendar los proyectos de ley presentados por el Consejo de Ministros. Comparte con la Primera Cámara el derecho de interrogar a los ministros y secretarios de estado.

La Segunda Cámara consta de 150 miembros, elegidos directamente por un período de 4 años –a menos que el Gobierno caiga de manera prematura– sobre la base de un sistema de representación proporcional a escala nacional. Este sistema significa que los miembros representan a todo el país –en vez de a distritos individuales como en los Estados Unidos– y por lo general son elegidos de una lista de candidatos de un partido, no en forma personal. No hay umbral para la representación de pequeños partidos. Las campañas son relativamente cortas, por lo general de un mes aproximadamente, y los presupuestos de cada partido para las elecciones tienden a ser de menos de $1 millón. Debido al sistema electoral, el gobierno de coalición es casi inevitable. Las últimas elecciones de la Segunda Cámara se celebraron en enero de 2003.

La Primera Cámara está compuesta de 75 miembros elegidos por períodos de 4 años por las 12 asambleas legislativas provinciales. No puede introducir ni enmendar las leyes, pero se necesita su aprobación de los proyectos aprobados por la Segunda Cámara antes de que los proyectos se hagan ley. Por lo general, la Primera Cámara se reúne sólo una vez por semana, y sus miembros normalmente tienen otros empleos a tiempo completo. La Primera Cámara actual fue elegida después de las elecciones provinciales en mayo de 2003.

Tribunales. El poder judicial consta de 62 tribunales de cantón, 19 tribunales de distrito, cinco tribunales de apelaciones, y un Tribunal Supremo integrado por 24 jueces. Todos los nombramientos judiciales son efectuados por la Corona. Los jueces son nombrados nominalmente en forma vitalicia, pero en realidad se jubilan a los 70 años de edad.

Gobierno local. Las divisiones administrativas de primer nivel son las 12 provincias, cada una de las cuales es gobernada por un consejo provincial elegido localmente y un ejecutivo provincial designado por miembros del consejo provincial. La provincia está dirigida formalmente por un comisario de la Reina designado por la Corona.

Gobierno actual. El Gobierno actual, constituido en mayo de 2003, es una coalición de los partidos Demócrata Cristiano (CDA) de centroderecha, Liberal conservador (VVD), y de centroizquierda Democracia Liberal 66 (D66), encabezada por el primer ministro del CDA Jan Peter Balkenende. Los partidos de la coalición ocupan 78 de los 150 escaños en la Segunda Cámara del Parlamento. La oposición incluye el partido Laborista (PvdA) con 42 escaños y otros 5 partidos, cada uno con menos de 10 escaños. Dada la naturaleza del Gobierno holandés basada en el consenso, por lo general las elecciones no traen aparejado ningún cambio drástico en la política interna o externa. A continuación figuran descripciones de los cuatro partidos principales.

El partido Demócrata Cristiano (CDA) se formó a partir de la fusión del Partido Popular Católico y de dos partidos protestantes, el Partido Antirrevolucionario y la Unión Cristiana Histórica. El proceso de fusión, iniciado a comienzos de la década de los setenta para tratar de poner freno a la serie de pérdidas sufridas por los partidos de base religiosa, finalizó en 1980. El CDA apoya la libre empresa y se adhiere al principio de que la actividad gubernamental debe complementar a la acción comunitaria de los ciudadanos, no suplantarla. En el espectro político, el CDA considera que su filosofía se sitúa entre el "individualismo" de los liberales y el "estatismo" del Partido Laborista. En la actualidad el CDA tiene 44 escaños en la Segunda Cámara, por lo que es el partido más grande.

El Partido Laborista (PvdA), un partido Social Demócrata clásico europeo, tiene una tendencia de centroizquierda. Actualmente tiene 42 escaños en la Segunda Cámara. El programa laborista se basa en una mayor igualdad social, política y económica para todos los ciudadanos, aunque en los últimos años el partido ha comenzado a debatir el papel del Gobierno central en ese proceso. Si bien se denomina Partido Laborista, no tiene vínculos formales con los sindicatos.

El Partido Liberal es "liberal" en el sentido europeo de la palabra, más que el estadounidense. Por lo tanto le da gran importancia a la empresa privada y a la libertad del individuo en los asuntos políticos, sociales y económicos. Por lo general, el VVD se considera el partido más conservador de los partidos principales. Actualmente tiene 28 escaños en la Segunda Cámara. Anteriormente, el VVD había sido el socio menor en dos coaliciones dirigentes con el CDA de 1982 a 1989.

El partido liberal Democracia 66 (D66) se fundó en 1966 con el fin principal de promover una reforma drástica del rígido y anticuado sistema político holandés. La reforma política sigue siendo su móvil principal. La suerte electoral del partido ha fluctuado en gran medida. Durante largo tiempo, su éxito se vinculó estrechamente con la popularidad del fundador del D66, el líder y ex ministro de relaciones exteriores Hans van Mierlo, quien se jubiló en 1998. Desde entonces, el partido ha perdido apoyo electoral de manera constante. En las elecciones de enero de 2003, obtuvo sólo seis escaños. A pesar de su número relativamente pequeño de integrantes, el D66 ha sido siempre un socio fiable e intelectualmente apto en sucesivos gobiernos de coalición. En cuanto a su política exterior, el D66 es defensor acérrimo de una Unión Europea fuerte, si bien apoya también la importancia de la OTAN y la relación transatlántica.

Política interna en materia de drogas
A pesar del empeño intensificado del Gobierno holandés para combatir la producción y el tráfico de estupefacientes, los Países Bajos siguen siendo un punto de tránsito importante para las drogas que ingresan en Europa, un importante productor y exportador de anfetaminas y drogas sintéticas, en particular la 3,4-metilenodioxianfetamina (MDMA o Éxtasis), y un consumidor importante de la mayoría de las drogas ilícitas. En 2002, la unidad interinstitucional de aplicación de la ley de drogas sintéticas (USD, por sus siglas en inglés) confeccionó una lista de un total de 740 incautaciones de drogas sintéticas de procedencia holandesa en todo el mundo, de las cuales el 30% tuvo lugar en los Países Bajos y el 70% en otros países. Las incautaciones holandesas de MDMA se duplicaron entre 2001 y 2002, de 3,6 millones a más de 6 millones de píldoras. En 2003, las estadísticas oficiales de incautación de la Dirección de Aplicación de la Ley de Inmigración y Aduanas (Immigration and Customs Enforcement, ICE) de los EE.UU. siguieron indicando una disminución en las incautaciones de MDMA, de 7,3 millones en 2001, a 3,9 millones en 2002, y a 2,6 millones en 2003. Si bien se descubrió por las investigaciones que la mayor parte de la MDMA incautada en los Estados Unidos se remonta a los Países Bajos, las incautaciones provenientes directamente de los Países Bajos han disminuido. El Gobierno holandés ha realizado un progreso apreciable con su estrategia quinquenal (2002-2006) contra la producción, el comercio y el consumo de drogas sintéticas.

La ley holandesa conocida como Ley del Opio castiga la posesión, distribución comercial, producción, importación y exportación de todas las drogas ilícitas. No obstante, el consumo de drogas no es un delito. La ley distingue entre drogas "duras" que tienen riesgos "inaceptables" (p. ej., heroína, cocaína, éxtasis), y drogas "blandas" (productos del hachís). Uno de los objetivos principales de esta política es separar los mercados de las drogas blandas y duras para disminuir la probabilidad de que los consumidores de drogas blandas se vean expuestos a las drogas duras. Se tolera la venta de una pequeña cantidad de drogas blandas (menos de cinco gramos) en "cafés", aunque bajo condiciones y controles estrictos. Los Estados Unidos siguen estando en desacuerdo con este aspecto de la política holandesa en materia de drogas. En general, el Ministerio de Salud coordina la política de drogas, mientras que el Ministerio de Justicia es responsable de la aplicación de la ley. Los asuntos relacionados con el gobierno local y la policía son responsabilidad del Ministerio del Interior. A nivel municipal, la política se coordina en consultas tripartitas entre el alcalde, el procurador principal y la policía.

Los Países Bajos tienen una amplia variedad de programas de reducción de la demanda y reducción del "daño", de los que se benefician aproximadamente el 80% de los 26.000-30.000 adictos a las opiáceas del país. El número de dichos adictos se ha estabilizado en los últimos años: la edad promedio ha ascendido a 40, y el número de muertes por sobredosis de opiáceas se va estabilizando entre 30 y 50 por año.

Lucha contra el terrorismo/Seguridad interior
Los Países Bajos aportan liderazgo, personal y material, incluido el despliegue de tropas en Irak y Afganistán, a la coalición mundial contra el terrorismo. El Primer Ministro afirmó que los Estados Unidos y su país luchan "codo con codo" por la seguridad mundial. Los Países Bajos son signatarios de las 12 convenciones de la ONU de lucha contra el terrorismo.

Poco después del 11/9, el Gobierno holandés adoptó un Plan de Acción contra el Terrorismo que contiene 43 puntos, y en noviembre de 2002 sometió leyes a consideración del Parlamento destinadas a mejorar la gestión de las fuerzas del orden en su lucha contra el terrorismo. En el verano de 2003, se presentaron al Parlamento más medidas de lucha contra el terrorismo. Estos proyectos de ley siguen pendientes. Si bien varios presuntos terroristas han sido arrestados, los fiscales holandeses no han seguido adelante con las causas o bien los tribunales no han condenado a los sospechosos aduciendo falta de pruebas. Los proyectos de ley pendientes tratan de remediar algunos de estos problemas. Los holandeses han asumido un papel destacado, particularmente en la Unión Europea, en el establecimiento de protocolos financieros para combatir el terrorismo. También han hecho donaciones al FMI para asistir a los países que carecen de los medios para poner en práctica algunas de estas medidas de inmediato. Han tomado medidas para bloquear los activos de personas y grupos incluidos en la lista consolidada del Comité de Sanciones creado por la Resolución 1267 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Los Países Bajos participan activamente en la Iniciativa para la Seguridad de los Contenedores en Rotterdam, uno de los puertos de mayor actividad de Europa. Los holandeses han instalado también monitores radiológicos de puertos en Rotterdam, en asociación con la iniciativa Megapuerto del Departamento de Energía. El Gobierno acordó también permitir a los oficiales de inmigración de los Estados Unidos en el Aeropuerto de Schiphol trabajar en operaciones de seguridad conjunta, migración y transporte aéreo.

Altos cargos públicos
Jefa de Estado: Reina Beatriz
Primer Ministro: Jan Peter Balkenende
Viceprimer Ministro y Ministro de Finanzas: Gerrit Zalm
Viceprimer Ministro y Ministro de la Reforma Gubernamental y Relaciones Interiores: Thom de Graaf Ministro de Relaciones Exteriores: Ben Bot Embajador ante los Estados Unidos: Boudewijn Johannes van Eenennaam
Embajador ante las Naciones Unidas: Dirk Jan van den Berg

La Embajada de los Países Bajos en los Estados Unidos se encuentra en 4200 Wisconsin Ave., NW, Washington, DC 20016; tel: 202-244-5300, fax. 202-362-3430.

ECONOMÍA
La política económica holandesa está orientada principalmente hacia el crecimiento y desarrollo económicos sostenidos y ambientalmente sustentables mediante la consolidación fiscal, las reformas del régimen laboral y el mercado de productos y la reestructuración de la economía, la conservación de energía, la protección del medio ambiente, el desarrollo regional y otros objetivos nacionales. Gobiernos sucesivos han combinado una política macroeconómica rigurosa y estable con reformas estructurales y reguladoras de amplio alcance. Los recortes pronunciados a los subsidios y los gastos de la seguridad social combinados con la moderación constante de los salarios, la desregulación y la privatización de ex empresas estatales, además de una mayor competencia, han contribuido a que la economía holandesa logre un crecimiento económico y laboral sostenido.

Después de que el gabinete anterior de centroderecha fuera derrotado en octubre de 2002, las elecciones generales en mayo de 2003 produjeron un nuevo gobierno de coalición compuesto de los partidos CDA, VVD y D66. Para su período de cuatro años en el poder, el programa gubernamental destaca la necesidad de realizar reformas y más gastos en la infraestructura de seguridad, asistencia sanitaria, educación y transporte, al mismo tiempo que se mantiene la disciplina presupuestaria y se expande el mercado laboral. Los dos desafíos principales que enfrenta el Gobierno holandés durante su cuadrienio en el poder son aumentar el potencial del crecimiento económico mediante el estímulo del crecimiento del empleo y la productividad, y el mantenimiento de las finanzas públicas por una vía sostenible. El Gobierno reconoce la necesidad de más reformas estructurales que pongan énfasis en la flexibilidad del mercado de productos y la creación de mercados de servicios financieros y de capital más dinámicos y desregulados. Esto ayudará a estimular la postura competitiva holandesa seriamente desgastada en los mercados mundiales y la Unión Europea.

Tras varios años de crecimiento no inflacionario sostenido y de una baja tasa de desempleo, el rendimiento macroeconómico de la economía holandesa se ha deteriorado notablemente. La contracción de la economía mundial y el desgaste de la posición competitiva holandesa disminuyeron la demanda y las inversiones extranjeras, mientras que los mercados de valores bajistas y los despidos anunciados por muchas multinacionales tuvieron como resultado una pronunciada baja en la confianza de los consumidores y las empresas. La ralentización del crecimiento mundial afectó a todos los componentes de la demanda efectiva, por lo que el crecimiento del PIB en 2003 disminuyó en un 0,8 por ciento después de bajar repentinamente a sólo un 0,2 por ciento en 2002.

A pesar de que se prevé que el comercio mundial se recuperará hacia fines de 2004, las perspectivas para la economía holandesa siguen siendo funestas. Se prevé que la pérdida aún mayor de la posición competitiva holandesa como consecuencia de la capitalización del euro en relación con el dólar disminuirá las exportaciones y reducirá la producción. La Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) pronostica que el crecimiento del PIB holandés se recuperará a uno por ciento en 2004 y se acelerará a 2,0 por ciento en 2005. Según el pronóstico oficial (Dirección de Análisis de Políticas Económicas, CPB), el crecimiento económico en 2004 se recuperará en un 1,25%, seguido por una expansión del 1,5% en 2005. La CPB prevé que una baja pronunciada en la confianza de los consumidores (a su nivel más bajo desde la década de los ochenta), y el desgaste del ingreso real disponible afectarán adversamente al consumo privado como móvil principal del crecimiento. La deficiente demanda macroeconómica y el empeoramiento de la competitividad de los precios son la causa del declive de los márgenes de beneficios y de una baja pronosticada en las inversiones no residenciales. Una marcada recuperación de la demanda exterior (a alrededor del siete por ciento en 2004 y 2005) tendrá que compensar la debilidad de la demanda interna (y un gasto público notablemente más bajo) y sacar a la economía de la recesión actual hacia fines de 2004.

Como reflejo de la recesión económica, el crecimiento de los empleos ha llegado a un punto muerto, mientras que aumenta el número de despidos. Se espera que estos acontecimientos desfavorables para el mercado laboral aumenten la tasa de desempleo a mucho más del 6% de la fuerza laboral en 2004. Después de alcanzar su punto máximo en alrededor del 5% en 2001, la inflación disminuyó a 2,1% en 2003, y se prevé que descienda aún más a 1,25% en 2004 y a 0,75% en 2004. Los acontecimientos actuales en relación con los precios y salarios no dan indicio alguno de un riesgo inminente de deflación.

Los Países Bajos fueron uno de los primeros países miembros de la Unión Europea en ser admitidos a la Unión Económica y Monetaria (UEM). La política fiscal se propone hallar un equilibrio entre reducir aún más el gasto público y bajar los impuestos y los aportes a la seguridad social. La inesperada y pronunciada recesión económica ha inclinado la balanza fiscal y ha disparado el déficit nominal de 1,6% del PIB en 2002 a 3,3% en 2004. Dado que el nivel de la deuda pública ha superado los criterios de la deuda, el Gobierno de coalición de centroderecha se ha comprometido a adoptar medidas presupuestarias que tendrán que devolver el déficit fiscal al techo deficitario ordenado por el Pacto de Crecimiento y Estabilidad de la UEM en 2005. Se pronostica que la deuda pública existente decaerá de un punto alto de 63,1 por ciento del PIB en 1999, a 58,1 por ciento en 2004.

Los Países Bajos son el mayor contribuyente neto a la Unión Europea, con un aporte total a la UE que aumentó a mucho más de 3.000 millones de euros (0,57 por ciento del PIB) en 2003. El aporte por habitante a la UE en 2003 ascendió a cerca de 200 euros.

La función del Gobierno
Si bien el sector privado es la piedra angular de la economía, los Países Bajos tienen un sector público importante y vital. El Gobierno desempeña un papel importante, reglamentando y estableciendo requisitos de permisos relacionados con casi todos los aspectos de la actividad económica. El Gobierno combina una política microeconómica rigurosa y estable con reformas estructurales y reguladoras de amplio alcance. El gasto público, incluidos los pagos de transferencias de la seguridad social, ha disminuido a 41% del PIB. El Gobierno ha reducido gradualmente su papel en la economía desde la década de los ochenta, y la privatización y la desregulación siguen su marcha.

El comercio y las inversiones
Los Países Bajos, que obtienen más de dos tercios de su PIB de la industria de servicios y el comercio de mercaderías, siguieron teniendo un balance sumamente positivo de la industria de bienes y servicios de $27.400 millones en 2003 –cercano a 5,3% del PIB, el principal motivo de un superávit de cuenta corriente próximo a 4% del PIB. Dado que no hay barreras importantes al comercio ni a la inversión, los Países Bajos siguen siendo un mercado abierto a las exportaciones de los Estados Unidos y un socio importante de inversión. Los Países Bajos son el octavo mercado de exportación más grande de los Estados Unidos, así como el tercer inversionista directo más grande en los Estados Unidos, detrás del Reino Unido y de Japón. La inversión directa acumulada holandesa en los Estados Unidos en 2002 fue de $155.000 millones. Los Estados Unidos son el inversionista más grande en los Países Bajos con inversiones directas de $145.000 millones. Más de 1.600 empresas estadounidenses tienen subsidiarias u oficinas en los Países Bajos. Los holandeses son firmes partidarios del libre comercio y los aliados más incondicionales de los Estados Unidos en los foros internacionales como la Organización Mundial de Comercio (OMC) y la OCDE.

Sectores de la economía
Los servicios representan alrededor de la mitad del ingreso nacional y abarcan principalmente el transporte, la distribución, la logística y las áreas financieras como la banca y los seguros. La actividad industrial genera más de un tercio del producto nacional y está dominada por las industrias metalúrgica, química, de refinación de petróleo y elaboración de alimentos. El sector de la agricultura y la pesca y las actividades holandesas tradicionales representan alrededor de 3% del PIB.

Si bien la producción holandesa de petróleo crudo es pequeña, los Países Bajos se hallan entre los más grandes productores y distribuidores de gas natural. Los campos de gas de Slochteren en la provincia norteña de Groningen se hallan entre los campos de gas natural de mayor producción del mundo. Las reservas comprobadas totales de gas natural situadas en el territorio continental actualmente ascienden a alrededor de 2.000 billones de metros cúbicos. Aproximadamente el 80% está representado por las reservas en el territorio continental, y el 20% restante lo constituyen depósitos relativamente pequeños en la plataforma continental del Mar del Norte. La producción actual de gas tiene un promedio anual cercano a los 80.000 millones de metros cúbicos, de los cuales aproximadamente la mitad se exportan a los países miembros de la UE. Los ingresos generales del Gobierno provenientes de regalías sobre la producción de gas y petróleo ascendieron a un total de aproximadamente $ 2.600 millones (0,5 % del PIB) en 2003.

Política ambiental
Los Países Bajos son un país pequeño con alta densidad de población. Su economía depende de la industria, en particular de la elaboración de sustancias químicas y metales, agricultura y horticultura intensivas, y de su infraestructura que saca partido de la posición geográfica del país en el centro de la red de transporte de Europa. Estos factores han provocado una gran presión sobre el medio ambiente.

El Plan Nacional de Política Ambiental (NMP) establece la política ambiental holandesa. La primera versión se publicó en 1989, la cual fue seguida por una segunda y tercera versión en 1993 y 1998, respectivamente. El NMP-4, que establecía la política ambiental del Gobierno para los años posteriores, se publicó en 2001. Según el NMP, el Gobierno procura disminuir todo tipo de contaminación en un 80-90% en el curso de una generación, lo que significa que para el año 2010, la próxima generación debería heredar un medio ambiente limpio.

Si bien la calidad ambiental en los Países Bajos ha mejorado considerablemente, algunos objetivos importantes, en particular con respecto a las emisiones de óxido de nitrógeno y amoníaco, los cambios climáticos y la reducción del ruido no se concretarán dentro del plazo fijado en los NMP. Los motivos principales de ello son una creciente movilidad y consumo energético, y una agricultura intensiva. Por consiguiente, el NMP-3 propone tomar medidas drásticas a fin de poder cumplir los objetivos.

El Gobierno holandés colabora estrechamente con las organizaciones de la industria y no gubernamentales en lo que respecta a la puesta en práctica de la política ambiental. Para poder cumplir los objetivos ambientales, el Gobierno ha firmado acuerdos con el sector privado y con otras organizaciones pertinentes. A fin de cumplir el objetivo de Kyoto de disminuir las emisiones de gas nitroso, que producen el efecto de invernadero, en un 6 por ciento en el período de 2008-2012 con respecto a los niveles de 1990, el Gobierno llegó a un acuerdo con el sector industrial y energético en cuanto al intercambio de los derechos de emisión. Se han asignado a los sectores 112 millones de toneladas de CO2 para el período de 2005-2007. El sistema europeo de intercambio de derechos de emisión comenzará a funcionar en 2005.

RELACIONES EXTERIORES
Después de la Segunda Guerra Mundial, los Países Bajos abandonaron una política de neutralidad de larga data. Los holandeses participan activamente en los asuntos internacionales. La política exterior holandesa está destinada a promover una amplia variedad de objetivos: la ley, los derechos humanos y la democracia. El Gobierno holandés llevó a cabo su último análisis de la organización, financiamiento y ámbito temático de su política exterior en 1995. "The Foreign Policy of the Netherlands: A Review" (La Política Exterior de los Países Bajos: Un Análisis) esbozó el nuevo rumbo de la política exterior holandesa. Desde la implantación de esta política en 1996, los Países Bajos han dado prioridad a intensificar la integración europea, garantizar la seguridad y estabilidad europeas (principalmente mediante el mecanismo de la OTAN y poniendo énfasis en el importante papel que los Estados Unidos desempeñan en la seguridad de Europa), y participar en las misiones de solución de diferendos y de mantenimiento de la paz.

Por lo general, los Países Bajos procuran promover sus intereses de política exterior dentro del marco de las organizaciones multilaterales. Los Países Bajos son un participante activo y responsable de las Naciones Unidas y de otras organizaciones multilaterales como la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), la OCDE, la OMC, y el Fondo Monetario Internacional. Una antigua tradición de erudición jurídica ha convertido a los Países Bajos en la sede de la Corte Internacional de Justicia, los Tribunales de Crímenes de Guerra en Yugoslavia y Ruanda, la organización europea de policía Europol, la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas, y la Corte Penal Internacional. La política de seguridad holandesa se basa principalmente en su afiliación a la OTAN, a la que los Países Bajos se integraron como miembro fundador en 1949.

Los holandeses son firmes partidarios de la integración europea, y la mayor parte de los aspectos de su política exterior, económica y comercial son coordinados mediante la Unión Europea. La Unión Aduanera de los Países Bajos con Bélgica y Luxemburgo (el grupo Benelux) en la posguerra preparó el terreno para la formación de la Comunidad Europea (precursora de la UE). Asimismo, la abolición por el Benelux de los controles fronterizos internos fue el modelo para el acuerdo más amplio de Schengen, que actualmente tiene 15 signatarios europeos, incluidos los Países Bajos, y se compromete a promover políticas comunes de expedición de visas y el libre desplazamiento de personas y productos por las fronteras en común.

Los holandeses fueron defensores clave del Tratado de Maastricht de 1992 y fueron los artífices del Tratado de Amsterdam de 1998. Han adoptado la introducción tanto de nuevos países miembro como de la moneda en común (el euro). Los Países Bajos asumirán la presidencia de la UE en el segundo semestre de 2004, circunstancia que esperan usar para fomentar la promoción y protección de los derechos humanos.

Ayuda externa
Los Países Bajos se encuentran entre los principales donantes de ayuda del mundo al asignar aproximadamente el 0,8% de su producto nacional bruto anual (alrededor de $4.000 millones en 2003) a la asistencia para el desarrollo, una proporción que se mantiene como firme objetivo de su política. De ese modo, los holandeses ocupan el sexto lugar como país proveedor de más cantidad de fondos en dólares y el tercero más generoso en relación con el PNB. El país aporta constantemente grandes cantidades en ayuda mediante canales multilaterales, en especial el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, las instituciones financieras internacionales y los programas de la UE. Una parte de los fondos de la ayuda holandesa se canaliza por medio de organizaciones privadas ("cofinanciamiento") que tienen una autonomía casi total en la selección de proyectos. La ministra de Cooperación para el Desarrollo Agnes van Ardenne supervisa la cartera de ayuda.

La estrategia holandesa de desarrollo se basa en los Objetivos de Desarrollo del Milenio y como tal se concentra en la reducción de la pobreza. Las áreas de programas prioritarios de la asistencia holandesa son la educación, el medio ambiente y el agua, el sida y la asistencia a la salud reproductiva.

En 2004, los Países Bajos presentaron una nueva estrategia más definida de ayuda para el desarrollo, conforme a la cual se eliminaron gradualmente varios programas de ayuda más pequeños en los países en vías de desarrollo más acaudalados. El número de países en los que los holandeses tienen programas bilaterales de asistencia se redujo así de 49 a 36, y el número de sectores en los que estos participarán activamente en cada país se limitó a dos o tres. Aproximadamente la mitad de la ayuda holandesa está destinada a África. Además, los holandeses presentaron un nuevo instrumento de política, el Fondo de Estabilidad, que supera los límites de la asistencia tradicional de desarrollo al financiar programas y actividades, como el adiestramiento policial, destinados a crear un entorno de seguridad en el cual pueda avanzar el desarrollo. El Fondo de Estabilidad, que será administrado en forma conjunta por el Ministro de Cooperación para el Desarrollo y el Ministro de Relaciones Exteriores, contará inicialmente con un presupuesto de 70 millones de euros aproximadamente en 2004.

Los holandeses son el máximo donante de asistencia no asignada destinada a los programas humanitarios de la ONU. En Afganistán, los Países Bajos se comprometieron a donar 35 millones de euros al Fondo Fiduciario para la Reconstrucción de Afganistán (ARTF, por sus siglas en inglés) en 2003 y otros 10 millones de euros destinados al socorro humanitario y la celebración de elecciones. Para el período de 2004-06, los holandeses han prometido 75 millones de euros para el ARTF y otros 25 millones de euros en ayuda humanitaria. Para Irak, los holandeses prometieron 10 millones de euros en asistencia humanitaria en la conferencia de donantes para Irak celebrada en Madrid en octubre de 2003. Los holandeses mantienen una estrecha relación con Indonesia, y respaldaron la buena gestión de la cosa pública, la protección del medio ambiente y los programas de reducción de pobreza con una donación de 70 millones de euros en 2002. Tradicionalmente, los Países Bajos han sido firmes partidarios de los programas de ayuda a los palestinos en los territorios ocupados. Los Balcanes son otro beneficiario importante de la asistencia holandesa. Los holandeses financian programas en Bosnia y Macedonia en las áreas de educación, buena gestión de la cosa pública y reforma económica.

A pesar de su compromiso con la Ayuda Oficial al Desarrollo (ODA), los Países Bajos también promueven el papel del comercio y la empresa privada por sus aportes al desarrollo. En los últimos años, el Gobierno ha concebido nuevos programas de apoyo al desarrollo del sector privado en los países en vías de desarrollo.

En abril de 2003 la revista Foreign Policy Magazine, conjuntamente con la Fundación Carnegie para la Paz Internacional y el Centro para el Desarrollo Mundial, calificó a los Países Bajos como país número uno por la calidad de su programa de ayuda.

Control del narcotráfico internacional
Los holandeses colaboran estrechamente con los Estados Unidos y otros países en los programas internacionales contra el narcotráfico y el crimen organizado. Existe una estrecha cooperación entre los Países Bajos y los Estados Unidos en operaciones conjuntas de lucha contra el narcotráfico en el Caribe. El acuerdo a 10 años de Bases de Operaciones Avanzadas entre los Estados Unidos y el Reino para el establecimiento de dichas bases en Aruba y Curazao entró en vigor en octubre de 2001. Los Países Bajos son un país signatario de acuerdos internacionales de lucha contra el narcotráfico, miembro del Programa de las Naciones Unidas para la Fiscalización Internacional de Drogas (de la Comisión de la ONU sobre Estupefacientes) la Convención de Estrasburgo de 1990 sobre Lavado de Dinero y Confiscación, y donante importante para los proyectos internacionales de lucha contra el narcotráfico.

RELACIONES CON LOS ESTADOS UNIDOS
La cooperación solidaria de los Estados Unidos con los Países Bajos es una de sus relaciones continuas de más antigüedad y se remonta a la época de la revolución de la independencia de los Estados Unidos. Las excelentes relaciones bilaterales se basan en vínculos históricos y culturales estrechos y en la dedicación común a la libertad individual y a los derechos humanos. Los Países Bajos comparten con los Estados Unidos un punto de vista económico liberal y están firmemente comprometidos con el libre comercio. Los Estados Unidos valoran sobremanera sus fuertes vínculos económicos y comerciales con los holandeses. Los Países Bajos son el tercer inversionista extranjero directo más grande en los Estados Unidos, y a su vez los Estados Unidos son el más grande inversionista extranjero directo en los Países Bajos.

Los Estados Unidos y los Países Bajos a menudo tienen posturas similares en diversos asuntos y colaboran conjuntamente de manera tanto bilateral como multilateral en instituciones como las Naciones Unidas y la OTAN. Los holandeses han colaborado con los Estados Unidos en la OMC, en la OCDE, y dentro de la UE para fomentar el objetivo compartido de los EE.UU. de una economía más abierta, franca y regida por el mercado. Los holandeses, al igual que los estadounidenses, fueron firmes partidarios de la reciente expansión de la UE hacia el este.

Los Estados Unidos y los Países Bajos se incorporaron a la OTAN como miembros fundadores en 1949 y son estrechos aliados desde entonces. Los holandeses pelearon junto a los Estados Unidos en la Guerra de Corea y en la primera Guerra del Golfo, y han participado activamente en los esfuerzos mundiales de mantenimiento de la paz en la ex Yugoslavia. Los Países Bajos desempeñaron un papel destacado en la campaña aérea de Kosovo en 1999. Actualmente envían efectivos a las fuerzas de mantenimiento de paz de la OTAN en Bosnia. Han participado activamente en la Operación Libertad Duradera en Afganistán y también han encabezado esfuerzos de mantenimiento de paz en ese país. Durante el reciente conflicto con Irak, desplegaron cohetes antimisiles Patriot para proteger a Turquía, aliado de la OTAN, y desde entonces han enviado tropas a Irak para participar en las operaciones de estabilización.

Altos cargos de la Embajada de los Estados Unidos
Embajador: Clifford M. Sobel
Jefe Adjunto de Misión: Daniel R. Russel
Consejero de Asuntos Políticos: Andrew Schofer
Consejero de Asuntos Económicos: Richard Huff
Jefe Global: Andrew C. Mann
Consejero de Asuntos Comerciales: August Maffry Jr.
Consejero de Asuntos Administrativos: Clyde L. Jardine
Consejero de Seguridad Regional: John Hucke
Consejero de Asuntos Agrícolas: Roger Wentzel
Consejero de Asuntos Públicos (USIS): Jess Baily
Cónsul General, Ámsterdam: Michele T. Bond

La Embajada de los Estados Unidos está situada en Lange Voorhout 102, 2514 EJ La Haya; tel: 31-70-310-9209, fax. 31-70-361-4688. El Consulado General se encuentra en Museumplein 13, 1071 DJ Amsterdam; tel: 31-20-575-5309, fax. 31-20-575-5310.


  
FirstGov
Este sitio es administrado por la Dirección de Asuntos Públicos del Departamento de Estado.
Enlaces a otros sitios en el internet no constituye un respaldo a las opiniones contenidas en ellos.
Informacion sobre Derecho de Autor | Advertencia