Skip Links
U.S. Department of State
PortadaContáctenosEnvíe esta páginaFOIAAnuncio de privacidadArchivoEnglish
U.S. Department of State
Secretario de Estado Colin L. PowellAcerca del Departamento de EstadoApoyo Internacional a los NegociosAsuntos del Hemisferio OccidentalTemas InternacionalesVisasMas Información sobre ViajesEn Otras Noticias
Departamento de Estado de los Estados Unidos
   

Información general: Cuba



septiembre de 2002

Bandera de Cuba

RESEÑA

NOMBRE OFICIAL
República de Cuba

Geografía
Superficie: 110.860 km2 (44.200 millas2); aproximadamente del tamaño de Pensilvania.
Ciudades: Capital—La Habana (hab. 2 millones). Otras ciudades principales--Santiago de Cuba, Camagüey, Santa Clara, Holguín, Guantánamo, Matanzas, Cienfuegos, Pinar del Río.
Relieve: llano o con llanuras ligeramente ondulantes y montañas de hasta 2.000 metros (6.000 pies) en el sudeste.
Clima: tropical, moderado por vientos alisios; estación seca (de noviembre a abril); estación de lluvias (de mayo a octubre)

Población
Población: 11 millones; 70% urbana, 30% rural.
Grupos étnicos: 51% mulatos, 37% blancos, 11% negros, 1% chinos (según los datos del censo cubano).
Lengua: español. Alfabetizados--95%.
Población activa (4,5 millones): Gobierno y servicios--30%; industria--22%; agricultura--20%; comercio--11%; construcción--11%; transporte y comunicaciones--6%.

Gobierno
Tipo: estado comunista totalitario; el gobierno actual usurpó el poder el 1 de enero de 1959.
Independencia: 20 de mayo, 1902.
Partido político: Partido Comunista Cubano (PCC); solamente se permite un partido.
Circunscripciones administrativas: 14 provincias, incluida la ciudad de La Habana y un municipio particular (la Isla de la Juventud).

Economía
PIB (estimado en 1999): Paridad del poder adquisitivo--US$18.600 millones.
Crecimiento anual real del PIB: 6,2% (1999); 3,0% (2001); 1,1% (2002).
Ingreso per cápita: US$1.700 (estimado en 2000); US$1.531 (estimado en 2002).
Recursos naturales: Níquel, cobalto, mineral de hierro, cobre, manganeso, sal, madera.
Agricultura: Productos—azúcar, cítricos y frutas tropicales, tabaco, café, arroz, frijoles, carne, hortalizas.
Industria: Tipos—azúcar y procesamiento de alimentos, refinerías de petróleo, cemento, energía eléctrica, y productos industriales y de consumo ligeros.
Comercio: Exportaciones--US$1.400 millones (2002; 2.6% menos que en 2001): azúcar y sus derivados, níquel, pescado y mariscos, cítricos, productos de tabaco, ron. Mercados principales—Países Bajos US$363 millones; Rusia US$271 millones; Canadá US$208 millones; España US$199 millones. Importaciones--US$4.200 millones (14% menos que en 2001 debido a recortes de emergencia impuestos por el gobierno en el consumo de petróleo y otras restricciones en una gran variedad de importaciones diversas): petróleo, alimentos, maquinaria, productos químicos. Principales suministradores --Venezuela US$890 millones; España US$554 millones; China US$532 millones; Canadá US$283 millones; Italia US$251 millones.
Tipo de cambio oficial: 1 peso cubano= US$1 (tarifa oficial); 26 pesos cubanos= US$1 (tarifa interna)

POBLACIÓN Y RELIGIÓN
Cuba es una sociedad multiracial con una población principalmente de origen español y africano. La religión formal con el mayor número de fieles es la católica, pero las denominaciones protestantes evangélicas se están extendiendo con rapidez y se practican ampliamente religiones afrocubanas (una mezcla de catolicismo y cultos africanos). Oficialmente Cuba ha sido un país ateo durante la mayor parte del régimen castrista. En 1962 el gobierno de Fidel Castro confiscó y cerro más de 400 escuelas católicas, aludiendo que diseminaban creencias peligrosas entre la gente, pero en 1991 el Partido Comunista retiró la prohibición contra la afiliación religiosa de los creyentes y un año después se enmendó la constitución para definir al estado como seglar, en vez de ateo.

Si bien la constitución cubana reconoce la libertad de religión de los ciudadanos, el gobierno de hecho limita ese derecho. Los grupos religiosos no registrados sufren un cierto grado de interferencia oficial, hostigamiento y represión. El Ministerio del Interior trata activamente de controlar y monitorear las instituciones religiosas del país, incluso infiltrándolas y vigilándolas, y hostigando al clero y a los fieles. La religión católica es actualmente la mayor institución religiosa autónoma del país, pero continúa operando bajo considerables restricciones y presión del régimen cubano. El gobierno sigue rehusándose a que la iglesia tenga su propia imprenta independiente y acceso total a los medios de comunicación, así como a que ordene suficientes curas para satisfacer sus necesidades, o a permitir que trabajen en el país el número necesario de curas extranjeros . La Iglesia católica tampoco puede fundar instituciones de utilidad social, como escuelas y universidades, clínicas y hospitales, o ancianatos. Todas las confesiones religiosas registradas dependen del Departamento de Asuntos Religiosos del Ministerio del Interior.

La visita del Papa Juan Pablo II en enero de 1998 fue considerada un acontecimiento importante y positivo, por brindar un mensaje de esperanza y abogar por el respeto de los derechos humanos. Desafortunadamente dichas mejoras no continuaron cuando el Papa salió de la isla. Si bien se expidieron algunas visas para que llegaran a Cuba más curas en el momento de la visita, el régimen ha vuelto a restringir la entrada drásticamente. La Conferencia Cubana de Obispos Católicos en 2003 criticó abiertamente el estricto control del gobierno sobre las actividades de la Iglesia católica, y especialmente las restricciones del estado respecto a la educación religiosa y el acceso de la Iglesia a los medios de comunicación.

Otros grupos religiosos cubanos (incluidos los cristianos evangélicos, cuyo número está creciendo rápidamente) también se han beneficiado de la relativa relajación de las restricciones oficiales sobre las organizaciones religiosas y sus actividades. La comunidad cubano-judía , no obstante ser pequeña por la fuerte emigración, continúa celebrando su culto en La Habana y tiene grupos de fieles en Santiago, Camagüey y otras partes de la isla. Para mayor información ver el informe del Departamento de Estado sobre libertad religiosa internacional.

HISTORIA
Los colonizadores españoles establecieron la crianza de ganado y el cultivo del azúcar y el tabaco como la principal producción económica de la isla, y a medida que murió la población autóctona se importaron esclavos africanos para trabajar en los ranchos y plantaciones. La esclavitud fue abolida en 1886.

Cuba fue la última importante colonia española en independizarse, lo que ocurrió tras una lucha prolongada que comenzó en 1868. José Martí, el héroe nacional de Cuba, contribuyó a dar el último impulso para la independencia en 1895. Estados Unidos entró a formar parte de la lucha en 1898, cuando el acorazado estadounidense Maine se hundió en el muelle de La Habana, el 15 de febrero, por una explosión de origen desconocido, y en diciembre de ese año España entregó el control de la isla a los Estados Unidos en el Tratado de París. El 20 de mayo de 1902, Estados Unidos concedió a Cuba la independencia, si bien con la Enmienda Platt se reservó el derecho a intervenir para preservar la independencia y estabilidad cubanas. Dicha enmienda acabó derogándose en 1934, pero Estados Unidos y Cuba convinieron continuar con el acuerdo de 1903 por el que se arrendaba a EE.UU. la base naval de la Bahía de Guantánamo.

Después de la independencia, Cuba fue con frecuencia gobernada por autoritarias figuras políticas y militares que usurpaban el poder o permanecían en el mismo por la fuerza. Fulgencio Batista, un sargento del ejército, organizó una rebelión de suboficiales en septiembre de 1933 y ejerció suficiente influencia entre bastidores hasta lograr ser elegido como presidente en 1940. En 1944 perdió las elecciones y en 1948 no se presentó. En ambos comicios resultaron ganadores figuras civiles apoyadas por partidos políticos. Batista reapareció como candidato en 1952 pero se apoderó del mando del país en un golpe sin derrame de sangre tres meses antes de las elecciones, con lo que cerró las urnas y se impuso en el poder, aunque muchas figuras políticas y movimientos que deseaban volver a regirse por la Constitución de 1940 se pronunciaron en oposición a la falta de democracia de Batista.

Fidel Castro, que había participado en la actividad política antes del golpe, lanzó un ataque sin éxito contra el cuartel militar Moncada en Santiago de Cuba el 26 de julio de 1953, que ocasionó la muerte de más de 100 personas. Tras tratar de defenderse en un juicio abierto a los medios de comunicación nacionales e internacionales, Castro fue encarcelado , aunque se le liberó más tarde en un acto de clemencia. Luego Castro se exilió en México, desde donde organizó el Movimiento del 26 de Julio para derrocar a Batista. El grupo partió hacia Cuba en diciembre de 1956, a bordo del yate Granma, y atracó en la parte oriental de la isla.

El gobierno dictatorial de Batista enardeció el creciente descontento popular e hizo surgir muchos grupos activistas de resistencia, tanto en zonas urbanas como rurales, que fueron propicios para el Movimiento castrista de 26 de Julio. Batista, con un ejército corrupto y ineficaz, desmoralizado por el embargo estadounidense sobre la venta de armas a Cuba y asediado por la indignación pública y la aversión que causaba su brutal trato de la oposición, acabó por darse a la fuga el 1 de enero de 1959. Pero si bien Castro había prometido restaurar el gobierno constitucional, convocar elecciones democráticas y hacer reforma social, aprovechó su control del ejército para consolidar e imponer su voluntad, reprimir toda oposición a sus decisiones, marginar a otras figuras de la resistencia, y ejecutar o encarcelar a miles que se le opusieron. Se calcula que alrededor de 3.200 personas fueron ejecutadas por el régimen castrista solamente entre 1959 y 1962. A medida que la revolución se volvió más radical, cientos de miles de cubanos abandonaron el país.

Castro declaró a Cuba estado socialista el 16 de abril de 1961 y durante los siguientes 30 años cultivó una estrecha relación con la Unión Soviética hasta 1991, año en que dejó de existir el régimen de la U.R.S.S. Las relaciones entre Estados Unidos y Cuba se deterioraron rápidamente cuando el régimen cubano confiscó propiedades estadounidenses e inició la adopción de un sistema comunista monopartidista. Estados Unidos respondió con el embargo cubano en octubre de 1960, y en respuesta a las provocaciones de Castro rompió relaciones diplomáticas el 3 de enero de 1961. La tensión entre ambos gobiernos llegó a su momento crítico durante la crisis de los misiles en octubre de 1962.

GOBIERNO
Cuba es un estado totalitario controlado por Fidel Castro, quien ostenta los puestos de Jefe de Estado y de Gobierno, Primer Secretario del Partido Comunista Cubano y Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas. Castro trata de controlar la mayoría de los aspectos de la vida cubana mediante el Partido Comunista y sus organizaciones populares afiliadas, la burocracia gubernamental y el aparato de seguridad del estado, y en marzo de 2003 anunció su intención de quedarse en el poder de por vida. El Ministerio del Interior es el principal órgano de seguridad y control estatal.

Según la constitución cubana de 1976 basada en el modelo soviético, la Asamblea Nacional del Poder Popular y su Consejo de Estado, cuando la asamblea no está en sesión, ostentan la suprema autoridad en el sistema cubano, pero como la Asamblea Nacional se reúne sólo por unos días dos veces al año, los 31 miembros del Consejo de Estado son quienes realmente ejercen el poder. El Consejo de Ministros, con su comité ejecutivo de 9 miembros, se encarga de administrar la economía, que está bajo el control estatal, excepto por un mínimo y menguante sector de libre mercado. Fidel Castro es el Presidente del Consejo de Estado y del Consejo de Ministros, y su hermano Raúl funge como Primer Vicepresidente de ambos entes, aparte de ser el Ministro de Defensa.

Si bien la constitución en teoría dispone la independencia judicial, subordina explícitamente a los tribunales al control de la Asamblea Nacional y del Consejo de Estado. El Tribunal Supremo Popular es el órgano judicial de mayor nivel, pero los ciudadanos ordinariamente carecen del debido proceso legal, especialmente en lo referente a delitos políticos. Según la constitución, se pueden negar las libertades civiles reconocidas legalmente a todo el que actúe en contra de la "decisión del pueblo cubano de construir el socialismo" y los ciudadanos pueden ser encarcelados por 3 o más años simplemente por criticar el sistema comunista o a Fidel Castro.

El Partido Comunista es el único legal bajo la constitución cubana y monopoliza todos los puestos de gobierno, incluidos los del poder judicial. Aunque la afiliación al partido no es un requisito formal para ocupar un alto puesto y ascender profesionalmente, en la práctica es necesario en casi todas las áreas y raramente se permite que personas no afiliadas formen parte de la Asamblea Nacional. El Partido Comunista o una de sus organizaciones aprueba los candidatos para todo puesto sometido a elecciones. Los ciudadanos no tienen derecho de cambiar de gobierno.

En marzo de 2003 el régimen llevó a cabo una de las represiones más brutales de la historia del país en contra de una oposición política pacífica, al arrestar a un total de 75 personas entre activistas de derechos humanos, periodistas independientes y figuras de la oposición, con varias acusaciones, incluida la de ayudar a una potencia extranjera y contravenir las leyes de seguridad nacional. Las autoridades sometieron a los detenidos a juicios sumarios y los condenaron a períodos de prisión de 6 a 28 años. Amnistía Internacional describió a los 75 detenidos como "presos de conciencia". La Unión Europea denunció los arrestos y en junio expresó su decisión de tomar las siguientes acciones: limitar las visitas bilaterales de alto nivel gubernamental, reducir el nivel de participación de los estados miembros en acontecimientos culturales, e invitar a los disidentes cubanos a celebraciones del día nacional.

Si bien la constitución permite someter directamente ante la Asamblea Nacional propuestas legislativas respaldadas por al menos 10.000 ciudadanos, en 2002 el gobierno rechazó una petición conocida como el ProyectoVarela, que incluía las firmas de otras 11.000 personas y solicitaba un referendo nacional sobre reformas políticas y económicas. Muchos de los 75 activistas arrestados en marzo participaron en dicho proyecto. En octubre de 2003 los organizadores del Proyecto Varela presentaron la solicitud por segunda vez ante la Asamblea Nacional, con 14.000 firmas más.

Cuba, cuya economía está controlada por el estado, ha sido incapaz de proporcionar suficientes viviendas a sus ciudadanos. Es común que varias familias ocupen un mismo hogar, y que éste se encuentre en estado peligroso. El gobierno usa sus escasos recursos para restaurar y preservar lugares históricos con fines turísticos.

SEGURIDAD NACIONAL
Bajo Castro, Cuba se convirtió en una sociedad altamente militarizada. Desde 1975 hasta finales de la década de 1980, la masiva ayuda militar soviética permitió a Cuba mejorar su capacidad militar y presentarse como potencia de cara al exterior. Las toneladas de equipo militar soviético entregado a Cuba durante la mayor parte de la década de 1980 excedieron todos los envíos anuales que tuvieron lugar después de la acumulación de pertrechos militares durante la crisis de los misiles en 1962. En 1990 la Fuerza Aérea cubana, con alrededor de 150 aviones de caza soviéticos, entre los que se encontraban aeronaves avanzadas como los Floggers MiG-23 y Fulcrums MiG-29, era probablemente la mejor equipada de América Latina; y en 1994 se estimaba que las fuerzas armadas cubanas tenían alrededor de 235.000 efectivos en servicio activo.

La capacidad militar cubana se redujo drásticamente cuando cesaron las subvenciones soviéticas. En la actualidad las Fuerzas Armadas Revolucionarias cuentan con alrededor de 60.000 efectivos fijos. El ejército juega un papel cada vez mayor en la economía del país y administra una serie de hoteles en el sector turístico, y la Marina de Guerra y la Fuerza Aérea son tan sólo una fracción de lo que eran. Las dos principales organizaciones paramilitares del país, las Milicias de Tropas Territoriales y el Ejército Juvenil del Trabajo, han reducido su capacidad de entrenamiento. Asimismo Cuba ha adoptado la postura militar de la "guerra del pueblo" que pone de relieve su capacidad militar defensiva.

El gobierno sigue teniendo un sistema extenso de seguridad estatal, bajo el Ministerio del Interior, para acallar las disensiones dentro del país, y en la última década ha creado unidades de fuerzas especiales para hacer frente a cualquier indicio de agitación popular.

ECONOMÍA
El Gobierno Cubano continúa sigue adhiriéndose a los principios socialistas al organizar su economía bajo el control del estado. La mayor parte de los medios de producción son propiedad del gobierno y es éste quien los administra, y según las estadísticas del propio gobierno alrededor del 75% de la población activa trabaja para el estado. La cifra real es más bien cerca del 93%, considerando que existen unos 150.000 agricultores de pequeña escala y 108.000 cuentapropistas, es decir trabajadores autónomos con licencia estatal para serlo, y que la totalidad de la población activa es de alrededor de 4,4 millones de personas.

La economía cubana está todavía recuperándose de la reducción de por lo menos 35% de su producto interno bruto que tuvo lugar entre 1989 y 1993, cuando perdió la subvención soviética y se hizo patente su básica fragilidad económica. Para aliviar la crisis económica, en 1993 y 1994 el gobierno introdujo unas pocas reformas comerciales, como la apertura al turismo, la entrada de inversión extranjera, la legalización del dólar y la autorización del trabajo autónomo en unos 150 oficios o profesiones. Dichas medidas lograron un modesto crecimiento económico, pero las estadísticas oficiales no son buenas y no reflejan la totalidad de la situación económica real del país.

Las condiciones de vida a finales de la década continuaban muy por debajo del nivel alcanzado en 1989. La baja de precios del azúcar y el níquel, junto con la subida del precio del petróleo, la reducción del turismo después del atentado terrorista en Estados Unidos el 11 de septiembre, y el devastador huracán de noviembre de 2001 crearon nuevas presiones económicas en el país y amenazaron con eliminar las pocas mejoras realizadas a mediados y finales de la década de 1990, aparte de que la escasez de alimentos y combustible aumentó drásticamente.

A mediados de la década de 1990 el turismo superó como fuente de divisas al azúcar, principal producto de la economía cubana. El turismo tiene un lugar prominente en los planes de desarrollo del Gobierno Cubano, y un oficial de alto nivel incluso lo ha denominado el núcleo de la economía. La Habana destina una considerable parte de sus recursos a construir nuevas instalaciones turísticas y renovar los edificios históricos con dicho fin. Alrededor de 1,7 millones de turistas visitaron Cuba en el año 2000, y generaron unos US$1.500 millones en ingresos brutos en 2002, pero las esperanzas del gobierno de mayor expansión en este sector se vieron frustradas por la contracción de la actividad económica mundial en 2001, y el efecto negativo en el turismo regional del atentado contra Estados Unidos el 11 de septiembre del mismo año.

Las remesas de fondos son de gran importancia para la economía cubana, y representan entre US$800 y US$1.000 millones anuales en una economía de US$18.600 millones. La mayoría de ellas proceden de familias en Estados Unidos que están autorizadas por la ley estadounidense a enviar a Cuba un máximo de US$1.200 al año. Ello significa que alrededor del 60% de la población cubana tiene acceso a dólares. El Gobierno Cubano trata de quedarse con las divisas dejando que la gente haga compras en tiendas estatales pagadas con dólares, ya sea alimentos, artículos del hogar y ropa con precios inflados a más del 240% por término medio. La contracción económica mundial y el menor número de remesas han afectado al crecimiento económico cubano. Las exportaciones de azúcar, que han sido el principal sostén de la economía de la isla durante casi toda su historia, están pasando por mal momento.

En 1989 Cuba producía más de 8 millones de toneladas, pero para mediados de la década de 1990, la producción se había reducido a alrededor de 3,5 millones, y el sector no se recupera debido a ineficientes métodos de siembra y cultivo, mala administración, escasez de piezas de repuesto y deficiencias en la infraestructura de transporte. En junio de 2002 el gobierno anunció su intención de reestructurar extensamente este sector venido a menos. Casi la mitad de todos lo ingenios de azúcar se cerraron y se despidió a más de 100.000 trabajadores. El gobierno prometió que dichas personas serían capacitadas para trabajar en otras áreas pero es incierto que encuentren empleo ante el estancamiento económico en el país. Además, a pesar de todos los esfuerzos, la cosecha de azúcar continúa disminuyendo y en 2003 la producción fue de 2,1 millones de toneladas, la menor que se ha registrado desde 1933.

En su esfuerzo por mantener la economía a flote, el gobierno hace lo posible por obtener fuentes de financiamiento de la zafra, o atraer inversión extranjera, que con frecuencia tiene lugar en forma de operaciones conjuntas donde el gobierno cubano retiene la mitad del capital, o bien el contrato de administración de las instalaciones turísticas. En 1995 se estableció un nuevo marco legal que permite la participación mayoritaria del capital extranjero en operaciones conjuntas con el gobierno cubano, pero en la práctica dicha participación mayoritaria puede decirse que no existe.

De las 540 operaciones conjuntas creadas desde que el gobierno cubano promulgó la primera ley de inversión externa en 1982, sólo quedaban 397 a finales de 2002. Asimismo, el número de operaciones conjuntas creadas cada año ha ido disminuyendo progresivamente desde 1997 y los flujos de inversión externa directa disminuyeron de US$448 millones en 2000 a US$39 millones en 2001. Muchas de dichas inversiones son préstamos o contratos de administración, insumos o servicios que normalmente no se consideran capital de inversión en las economías occidentales. Los inversionistas se ven restringidos por la ley estadounidense-cubana de libertad y solidaridad democrática (Ley Libertad) que impone sanciones a quienes comercien con bienes expropiados a ciudadanos estadounidenses. En agosto de 2002 se negó la entrada a Estados Unidos a 18 directivos de dos compañías extranjeras, y más de una docena de empresas han salido de Cuba o cambiado sus planes de inversión en el país por temor a que se les aplique la Ley Libertad.

En 1993 el Gobierno Cubano hizo legal que la gente tuviera dólares en su posesión y desde entonces el dólar se ha convertido en la moneda más importante en circulación. La diferencia en el nivel de vida entre quienes tienen acceso a dólares y quienes no lo tienen se ha vuelto más marcada. Los trabajos que permiten ganar salarios o propinas en dólares, de empresas extranjeras o turistas, se han vuelto muy codiciados y es común encontrarse con médicos, ingenieros, científicos y otros profesionales que trabajan en restaurantes o como taxistas.

Para proporcionar trabajos a los empleados despedidos por causa de la crisis económica, y para dar servicios que el gobierno tenía dificultad en proporcionar, así como para tratar de poner en regla cierta actividad del mercado negro y poder controlarla, en 1993 el gobierno legalizó el trabajo por cuenta propia en 150 ocupaciones. Por ejemplo, los dueños de un restaurante privado no pueden tener espacio para más de 12 comensales y sólo pueden emplear a familiares. Los cuentapropistas tienen que pagar al gobierno una tarifa mensual fija, sin importar el ingreso que perciban, y existen inspecciones frecuentes con serias multas si se viola alguna de los numerosos reglamentos que se les impone. En vez de ampliar las oportunidades del sector privado, en años recientes el gobierno ha tratado de llevar a la quiebra a estos empresarios y reintegrarlos en el sector público. Muchos han optado por pasar a la economía informal o mercado negro, otros han cerrado. Estas medidas han reducido el empleo en el sector privado de un máximo de 209.000 a aproximadamente 53.000 en 2003, y un gran número de los llamados cuentapropistas en realidad son oficiales militares con buenas conexiones. No se dispone de cifras recientes, pero el Gobierno Cubano informó a finales de 2001 que el ingreso fiscal proveniente de dichos trabajadores autónomos se redujo en 8,1%, debido al menor número de contribuyentes.

La austeridad prolongada y la ineficacia de la economía controlada por el estado para proporcionar suficientes bienes y servicios han propiciado la creación de un próspero sector informal. A medida que declina la variedad y cantidad de los bienes disponibles en las tiendas estatales donde se paga con pesos cubanos, los ciudadanos recurren cada vez más al mercado negro para obtener alimentos, ropa y artículos del hogar. Se ha convertido en algo común el robo de artículos del lugar de trabajo para venderlos en el mercado negro, o el ofrecimiento de forma ilegal de algún tipo de servicio fuera del empleo oficial, y las empresas cubanas en su plan de producción tienen en cuenta un 15% de pérdidas por esa causa. Al reconocer que los cubanos se ven obligados a participar en dicha actividad para salir adelante y que los intentos de poner fin a la economía informal son inútiles, el gobierno concentra su control en apelar a razones ideológicas para evitar hurtos y cerrar las actividades informales de gran tamaño. En un informe realizado por un economista independiente que también es líder de la oposición se especula que más del 40% de la economía cubana se basa en el sector informal.

La precaria situación económica cubana se complica por el alto precio que Cuba debe pagar por el financiamiento externo. El gobierno se declaró en mora en la mayoría de sus préstamos internacionales en 1986 y no tiene acceso a crédito de las instituciones financieras internacionales como el Banco Mundial, por lo cual depende excesivamente de préstamos a corto plazo para financiar sus exportaciones (más que nada alimentos y combustible). Teniendo en cuenta la baja clasificación crediticia de Cuba, su deuda de US$11.000 millones en moneda fuerte y el riesgo de invertir en el país, se dice que ha llegado a pagar hasta 22% de interés. En 2002, alegando retrasos crónicos en el pago y la creciente deuda a corto plazo, la firma Moody redujo a Caa1 "grado especulativo y de calidad muy pobre" la clasificación de crédito que había asignado a Cuba; y Dunn and Bradstreet considera que Cuba tiene una de las economías mundiales de mayor riesgo.

RELACIONES EXTERIORES
La ambiciosa política exterior cubana de antaño ha sido recortada y reorientada como resultado del fin de la guerra fría y las dificultades económicas del país. Cuba trata de encontrar nuevas fuentes de comercio, asistencia e inversión extranjera, y de promover oposición a la política estadounidense, especialmente el embargo comercial y la Ley Libertad de 1996. El gobierno mantiene relaciones con más de 160 países y tiene desplegados trabajadores civiles de asistencia (mayormente médicos y enfermeras) en más de 20 naciones.

Desde que dejó de recibir apoyo soviético, Cuba parece que ha abandonado por completo la práctica de apoyar monetariamente a los movimientos de guerrillas que caracterizaron su inmiscusión en la política regional de América latina y África, aunque mantiene relaciones con varios grupos terroristas y de guerrilla, y da acogida a alguno de sus miembros. El apoyo a las guerrillas latinoamericanas, el gobierno marxista-leninista y la convergencia de posiciones de Cuba con la Unión Soviética le hicieron objeto de aislamiento en este hemisferio, y en enero de 1962 la Organización de los Estados Americanos (OEA) le retiró el derecho de afiliación.

Durante las décadas de 1970 y 1980 Cuba amplió su presencia militar en el exterior, gastando millones de dólares en exportar la revolución, y desplegando hasta 50.000 tropas en Angola, 24.000 en Etiopía, 1.500 en Nicaragua y cientos más en otros lugares. Las tropas cubanas en Angola, que recibían apoyo logístico de la Unión Soviética, respaldaron los esfuerzos del Movimiento Popular para la Liberación de Angola por acaparar el poder después de que Portugal concediera al país la independencia. Por otra parte, las fuerzas armadas cubanas jugaron un papel clave en la guerra de Etiopía contra Somalia y permanecieron en el país en considerable número como destacamento de guarnición por una década. Cuba participó asimismo en calidad de asesora, pero sin combatir, en Mozambique y El Congo, y utilizó este último país como punto de apoyo logístico para su misión en Angola.

A finales de la década de 1980 Cuba comenzó a recortar su papel militar. Retiró de forma unilateral sus tropas de Etiopía, cumplió con el plan consignado en los Acuerdos de Paz de Namibia en 1988, que le comprometía a abandonar militarmente el país antes de julio de 1991, y puso fin a su asistencia militar a Nicaragua cuando los sandinistas perdieron las elecciones en 1990.

RELACIONES ENTRE LOS EE.UU. Y CUBA
El objeto fundamental de la política estadounidense hacia Cuba es promover una transición rápida y pacífica a un gobierno democrático y estable que respete los derechos humanos. La política estadounidense tiene dos componentes esenciales: mantener la presión sobre el gobierno cubano mediante la Ley Libertad para lograr dicho cambio, y proporcionar al mismo tiempo ayuda humanitaria al pueblo cubano y apoyar el desarrollo de una sociedad civil en el país. El 20 de mayo del 2002 el Presidente Bush anunció la Inciciativa para una Cuba Nueva en la que se pedía al Gobierno Cubano la realización de reformas políticas y económicas, y la celebración de elecciones libres y justas para los escaños de la Asamblea Nacional. La Iniciativa proponía que el Gobierno Cubano abriera su economía, permitiera la actividad de sindicatos independientes y acabara con las prácticas de discriminación contra los trabajadores cubanos. El Presidente Bush dejó claro que su respuesta a dichas reformas específicas sería colaborar con el Congreso de EE.UU. para reducir las restricciones de viaje y comercio entre los dos países.

Cuba no promulgó las reformas y se celebraron las elecciones a la Asamblea Nacional en enero del 2003 con 609 candidatos aprobados por el gobierno. Ello fue seguido en marzo de la represión de los miembros de la sociedad civil, y el 10 de octubre de 2003 el Presidente Bush anunció nuevas iniciativas sobre Cuba, entre las que se encuentran una Comisión de Ayuda a la Libertad de Cuba, que será copresidida por el Secretario del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano, Mel Martínez, y el Secretario de Estado, Colin Powell, y tiene el cometido de acabar con la dictadura de forma pacífica y a corto plazo, establecer instituciones democráticas, imponer el respeto a los derechos humanos y el estado de derecho, crear las instituciones claves de una economía libre, modernizar la infraestructura del país y satisfacer las necesidades básicas de salud, educación, vivienda y servicios humanos.

El apoyo del pueblo cubano es el tema central de la política estadounidense y ha instado al ofrecimiento de ayuda humanitaria a la población por parte de grupos no gubernamentales, la reanudación del servicio de correo directo y la concesión de becas para cubanos en Estados Unidos. En la actualidad, los Estados Unidos son la mayor fuente de ayuda humanitaria extranjera a Cuba, además de que las ventas de medicinas a cuba son legales desde 1992 y las de alimentos desde el año 2000.

La política estadounidense también busca la cooperación multilateral para presionar al país hacia la vía democrática e insta a sus amigos y aliados a promover activamente dicha transición y el respeto de los derechos humanos en Cuba. Si bien los Estados Unidos se oponen a considerar la reintegración de Cuba en la OEA, o su inclusión en la Cumbre de las Américas hasta que exista un gobierno democrático en la isla, han reiterado claramente que están dispuestos a actuar con reciprocidad si el gobierno Cubano inicia un cambio fundamental, sistemático y democrático, así como a respetar los derechos humanos.

Altos cargos de la Sección de Intereses de EE.UU. en Cuba
(en septiembre de 2004)
Funcionario principal--James Cason
Funcionario Principal Adjunto--E. Alex Lee
Jefe de Asuntos Políticos y Económicos--Francisco D. Sainz
Cónsul General--Richard Beer
Funcionaria para Asuntos Públicos --Kelly Keiderling

La Sección de Intereses de EE.UU. está situada en Calzada entre las calles L y M, Vedado, La Habana, centralita: (53-7) 33-3551-3559, fax/teléf. general: 33-3700. Servicio de Información de EE.UU.: 33-3967 fax: 33-3869. Horas: de 8:30 de la mañana a 5:00 de la tarde. Emergencias/no. de teléf. fuera de horas de oficina: 33-3026.

INFORMACIÓN SOBRE VIAJES Y NEGOCIOS
El Programa de Información Consular del Departamento de Estado de los Estados Unidos distribuye Hojas de Información Consular, Advertencias de Viaje, y Avisos Públicos. Hay Hojas de Información Consular para todos los países que contienen información sobre requisitos de entrada, reglamentos monetarios, condiciones sanitarias, zonas de inestabilidad, delincuencia y seguridad, disturbios políticos, y las direcciones de las misiones diplomáticas de los EE.UU. en cada país. Las Advertencias de Viaje se publican cuando el Departamento de Estado recomienda que los estadounidenses no viajen a cierto país. Los Avisos Públicos son una forma de divulgar rápidamente la información sobre amenazas terroristas y otras condiciones temporales en el extranjero que representan un riesgo importante para la seguridad de los viajeros estadounidenses. Se pueden obtener ejemplares gratuitos de estas informaciones a través de la Oficina de Asuntos Consulares, teléfono 202-647-5225 o del sistema "fax a la orden", 202-647-3000. Las Hojas de Información consular y las Advertencias de Viaje también se encuentran en la página de Internet de la Oficina de Asuntos Consulares: http://travel.state.gov. La serie de publicaciones Tips for Travelers, de la misma oficina, con información sobre cómo tramitar un pasaporte y cómo programar un viaje seguro al exterior están en Internet. Los ejemplares impresos están a la venta en la oficina del Superintendent of Documents, U.S. Government Printing Office, teléfono: 202-512-1800; fax 202-512-2250.

La información de emergencia para los estadounidenses que están de viaje en el extranjero está disponible en la Office of Overseas Citizens Services (Oficina de Servicios para Estadounidenses en el Extranjero), teléfono (202) 647-5225. En casos de emergencias fuera de los horarios normales de trabajo o los domingos o días feriados, llamar al 202-647-4000.

El Centro Nacional de Información sobre Pasaportes (NPIC por sus siglas en inglés) es el único punto centralizado del Departamento de Estado para información sobre pasaportes estadounidenses. El teléfono (en EE.UU.) es 1-877-4USA-PPT (1-877-487-2778). De lunes a viernes, entre las 8 de la mañana y las 8 de la noche, hora del Este, excepto los feriados nacionales, hay representantes del servicio al cliente y operadores de telecomunicación para sordos (TDD/TTY).

Los viajeros pueden consultar las últimas informaciones sanitarias en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU., en Atlanta, Georgia. La línea de teléfono directa, 877-FYI-TRIP (877-394-8747) y la página web http://www.cdc.gov/travel/index.htm dan las advertencias más recientes sobre salud, recomendaciones o requisitos de vacunas y consejos sobre la inocuidad de los alimentos y del agua potable en las regiones y los países. Un folletín titulado Información Sanitaria para Viajes al Exterior (Health Information for International Travel, publicación HHS número CDC-95-8280) está disponible en la Oficina de Publicaciones de los EE.UU., (U.S. Government Printing Office), Washington, DC 20402, EE.UU., tel. (202) 512-1800.
La información sobre condiciones de viaje, requisitos de visa, reglamentos monetarios y de aduanas, días feriados nacionales, y otros temas de interés para los viajeros también están disponibles, antes de viajar, en las embajadas y los consulados que los distintos países tienen en los EE.UU. (para este país específico, vea la lista de "Altos cargos públicos" en esta publicación).

Se insta a los ciudadanos de los EE.UU. que se encuentran de visita a largo plazo o que viajan en zonas peligrosas que se registren en la sección consular de la Embajada de los EE.UU. al entrar al país extranjero. Para esto hay que llenar un formulario corto y enviar una copia del pasaporte. Esta información puede ser útil a los familiares que desean ponerse en contacto con usted en caso de emergencia.

Información electrónica adicional
Sitio del Departamento de Estado en la Web. Está disponible en Internet en http://state.gov/ y brinda acceso oportuno y universal a información oficial sobre la política exterior de los EE.UU., que incluye Background Notes (información general sobre los países); daily press briefings (informes diarios a la prensa); Country Commercial Guides (guías comerciales por país); directorios de los funcionarios principales de las misiones de los Estados Unidos en el exterior y otro tipo de información.

Banco Nacional de Datos Comerciales (National Trade Data Bank, NTDB). Administrado por el Departamento de Comercio de los EE.UU., el NTDB contiene abundante y valiosa información sobre comercio. Se encuentra disponible por Internet (www.stat-usa.gov) y en CD-ROM. Para mayor información sírvase llamar al NTDB al teléfono (202) 482-1986.

Este sitio lo administra la Dirección de Asuntos Públicos, del Departamento de Estado. La conexión con otros sitios en Internet a través de vínculos externos no significa que se respaldan las opiniones expresadas en los mismos.

  
FirstGov
Este sitio es administrado por la Dirección de Asuntos Públicos del Departamento de Estado.
Enlaces a otros sitios en el internet no constituye un respaldo a las opiniones contenidas en ellos.
Informacion sobre Derecho de Autor | Advertencia