Skip Links
U.S. Department of State
PortadaContáctenosEnvíe esta páginaFOIAAnuncio de privacidadArchivoEnglish
U.S. Department of State
Secretario de Estado Colin L. PowellAcerca del Departamento de EstadoApoyo Internacional a los NegociosAsuntos del Hemisferio OccidentalTemas InternacionalesVisasMas Información sobre ViajesEn Otras Noticias
Departamento de Estado de los Estados Unidos
   

Información general: Colombia




 bandera de XXXX

RESEÑA

Nombre Oficial
República de Colombia 

Geografía
Superficie: 1,14 millones de km2 (440.000 millas2); unas tres veces la extensión del estado de Montana; cuarto país de Sudamérica en extensión.
Ciudades: Capital: Bogotá (pob. alrededor de 6 millones). Otras ciudades principales: Medellín, Cali, Barranquilla, Cartagena.
Relieve: Zonas costales planas, con extensas costas sobre el Océano Pacífico y el Mar Caribe, tres cordilleras paralelas de terreno muy quebrado, altiplanos centrales y llanuras en la zona oriental.
Clima: Tropical en las costas y en los llanos orientales, más templado en los altiplanos.

Población
Nacionalidad: Gentilicio: Colombiano
Habitantes: 42 millones.
Tasa de crecimiento anual: 1,56%.
Religiones: 90% Católica Romana.
Lenguas: Español.
Educación: Años obligatorios: 9. Escolaridad: 80% de los niños ingresan a la escuela. En muchas zonas rurales sólo se ofrecen 5 años de educación primaria. Alfabetizados: 93% en zonas urbanas, 67% en zonas rurales.
Salud: Mortalidad infantil: 25/1.000. Esperanza de vida: Hombres, 65 años; mujeres, 76 años.

Gobierno
Tipo: República.
Independencia: 20 de julio de 1810.
Constitución: Julio de 1991.
Poderes: Ejecutivo: Presidente (jefe de estado y de gobierno). Legislativo: Congreso bicameral, Judicial: Corte Suprema de Justicia, Corte Constitucional, Consejo de Estado, Consejo Superior de la Judicatura.
Circunscripciones administrativas: 32 departamentos; Distrito Especial de Bogotá (capital).
Partidos políticos: Partido Conservador de Colombia, Partido Liberal, y varios movimientos políticos pequeños (la mayoría de los cuales están aliados con alguno de los partidos principales).
Sufragio: Universal, a los 18 años de edad.

Economía
PIB (proyección de 2003): US$74.600 millones
Tasa de crecimiento anual (proyección de 2003): 2,2%.
PIB por habitante (proyección de 2003): US$1.709
Gobierno (proyección de 2003): 30,2% del PIB.
Recursos naturales: Carbón, petróleo, gas natural, mineral de hierro, níquel, oro, plata, cobre, platino, esmeraldas.
Industria (13,9% del PIB): Tipos: Textiles y prendas de vestir, productos químicos, productos de metal, cemento, contenedores de cartón, resinas y manufacturas de plástico, bebidas, productos de madera, productos farmacéuticos, maquinaria, equipo eléctrico.
Agricultura (12,7% del PIB): Productos: Café, bananos, flores cortadas, algodón, caña de azúcar, ganado, arroz, maíz, tabaco, papas, soya, sorgo.
Tierras cultivadas: 8,2 por ciento del área total.
Otros sectores (por porcentaje del PIB): Servicios financieros: 17,1%; comercio: 10,6%; transporte y comunicaciones: 8,2%; minería y explotación de canteras: 4,1%; construcción y obras públicas: 4,6%; electricidad, gas y agua: 3,1%.
Comercio: Exportaciones (proyección de 2003): US$11.800 millones: petróleo, carbón, café, flores, textiles y prendas de vestir, ferroníquel, bananos, productos químicos, productos farmacéuticos, oro, azúcar, contenedores de cartón, materiales impresos, cemento, resinas y manufacturas de plástico, esmeraldas. Principales mercados: EE.UU., Alemania, Países Bajos, Japón, Venezuela. Importaciones (proyección de 2003): US$12.600 millones: maquinaria y equipo, granos, productos químicos, equipo de transporte, productos minerales, bienes de consumo, metales y productos de metal, plástico y caucho, productos de papel, aeronaves, equipo para la industria de gas y petróleo, abastos. Principales abastecedores: EE.UU., Alemania, Japón, Panamá, Venezuela.

POBLACIÓN
Colombia es el tercer país de América Latina en número de habitantes, después de Brasil y México. Ha prevalecido la migración de las zonas rurales a las urbanas. La población urbana aumentó de 57% en 1951 a cerca de 74% en 1994. Hay treinta ciudades con población de 100.000 o más habitantes. Los nueve departamentos de los llanos orientales, que abarcan cerca de 54% de la superficie de Colombia, cuentan con menos de 3% de la población y una densidad inferior a un habitante por kilómetro cuadrado (dos personas por milla cuadrada). La diversidad étnica en Colombia es resultado del mestizaje entre pueblos indígenas, colonizadores españoles, y africanos. En la actualidad sólo un 1% de la población puede identificarse como plenamente indígena en términos de lengua y costumbres.

HISTORIA Y CONDICIONES POLÍTICAS
En la era precolombina, la región conocida actualmente como Colombia estaba poblada por pueblos indígenas que eran cazadores primitivos o agricultores nómadas. El mayor grupo indígena eran los Chibchas, que habitaban la región de Bogotá.

Los españoles ya habían navegado a lo largo de la costa norte de Colombia en 1500; pero su primer asentamiento permanente, en Santa Marta, no ocurrió hasta 1525. Para 1549 la región era una colonia española, cuya capital era Santa Fe de Bogotá. En 1717 Bogotá se erigió en capital del Virreinato de Nueva Granada, que incluía lo que hoy son Venezuela, Ecuador y Panamá. La ciudad se convirtió en uno de los mayores centros administrativos de las posesiones españolas en el Nuevo Mundo, junto con Lima y la Ciudad de México.

En agosto de 2000 el nombre de la capital cambió oficialmente de "Santa Fe de Bogotá" a "Bogotá", de uso más común. El 20 de julio de 1810 los ciudadanos de Bogotá crearon el primer consejo representativo en desafío de la autoridad española. En 1813 se proclamó la plena independencia, y en 1819 se fundó la República de la Gran Colombia.

La República y La Violencia
La nueva República de la Gran Colombia abarcaba todo el territorio del antiguo Virreinato. El primer presidente electo fue Simón Bolívar, y su vicepresidente, Francisco de Paula Santander. De los conflictos entre los seguidores de Bolívar y Santander y sus respectivas visiones políticas surgieron dos partidos políticos —el Conservador y el Liberal— que desde entonces han dominado la política en Colombia. Los partidarios de Bolívar, que luego formaron el núcleo del Partido Conservador, abogaban por un fuerte gobierno centralizado, una alianza con la Iglesia Católica Romana, y una representación electoral limitada. Los partidarios de Santander, precursores del Partido Liberal, abogaban por un gobierno descentralizado, un control por parte del Estado y no de la Iglesia, en materia de educación y otros asuntos civiles, y un sufragio más amplio.

A lo largo del siglo XIX y principios del XX, los dos partidos se alternaron la presidencia por períodos que tuvieron casi la misma duración. Colombia mantuvo una tradición de gobierno civil y elecciones libres y periódicas. No obstante la vocación del país por las instituciones democráticas, la historia de Colombia también se ha visto marcada por violentos y extendidos conflictos. El acendrado antagonismo entre los partidos Conservador y Liberal dio pie a dos guerras civiles: la Guerra de los Mil Días (1899-1902), que segó unas 100.000 vidas, y La Violencia (1946-1957), que causó la muerte a otros 300.000 colombianos.

El Frente Nacional
En julio de 1957 el ex presidente conservador Laureano Gómez (1950-1953) y el ex presidente liberal Alberto Lleras Camargo (1945-1946) proclamaron la "Declaración de Sitges", en la que proponían un "Frente Nacional" según el cual los partidos Liberal y Conservador gobernarían conjuntamente. La presidencia se decidiría mediante elecciones ordinarias cada cuatro años; los dos partidos se repartirían por igual todos los demás cargos por elección y nombramiento.

El Frente Nacional puso fin a La Violencia, y los gobiernos del Frente Nacional instituyeron reformas sociales y económicas en cooperación con la Alianza Para el Progreso. Aunque para 1978 ya había caducado el acuerdo de Sitges, la Constitución Colombiana de 1886 —aún vigente hasta 1991— requería que el partido político perdedor recibiese participación adecuada y equitativa en el gobierno. La Constitución de 1991 no contiene tal requisito, pero los gobiernos subsecuentes han acogido a miembros de los partidos de la oposición.

Los años después del Frente Nacional
De 1978 a 1982 el gobierno concentró esfuerzos en poner fin a insurrecciones limitadas, pero incesantes, apoyadas desde Cuba, que buscaban socavar el sistema democrático tradicional de Colombia. En 1984, el presidente Belisario Betancur, conservador que se granjeó el 47% del voto popular, negoció una amnistía que, entre otras cosas, ponía en libertad a muchos guerrilleros que habían caído presos como parte los empeños para someter a los insurgentes. Se puso fin al armisticio en 1985, cuando reanudaron la acción armada los guerrilleros de la Alianza Democrática/M-19.

Los colombianos sufrieron un enorme trauma el 6 y 7 de noviembre de 1985, cuando la AD/M-19 atacó el Palacio de Justicia en Bogotá, y el ejército suprimió violentamente el ataque. De las 115 personas abatidas, 11 eran magistrados de la Corte Suprema. Aunque en marzo de 1986 el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) reanudaron la tregua, al llegar la fecha en que Betancur dejó su cargo todavía estaba muy remota la paz con la AD/M-19 —para entonces el mayor grupo insurgente— y el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

A fines de los años ochenta la AD/M-19 y varios grupos guerrilleros menores por fin se incorporaron a un proceso de paz, que culminó en una Asamblea Nacional Constituyente para redactar una nueva Constitución, que entró en vigor en 1991. Durante el gobierno de Betancur, las FARC habían declarado unilateralmente un cese al fuego, que dio lugar al establecimiento de la Unión Patriótica (UP), organización política legal, no clandestina. Tras una creciente violencia contra sus miembros en la UP, en que murieron de 1.000 a 3.000 de los mismos, en 1990 se acabó nuevamente la tregua con las FARC.

Los gobiernos posteriores han tenido que lidiar con guerrillas, paramilitares y narcotraficantes. Los narcoterroristas asesinaron a tres candidatos presidenciales antes de que fuese elegido César Gaviria Trujillo en 1990. Desde la muerte de Pablo Escobar, líder del Cartel de Medellín, durante un encuentro armado con la policía en diciembre de 1993, han ido menguando los actos de violencia indiscriminada característicos de esa organización, a medida que los "carteles" se van subdividiendo en múltiples organizaciones narcotraficantes más pequeñas, que a menudo compiten entre sí. No obstante, la violencia continúa en la medida en que estas organizaciones recurren a ella como parte de sus operaciones, así como en protesta contra ciertas medidas del gobierno, especialmente la extradición.

En agosto de 1994 asumió la presidencia Ernesto Samper Pizano. Pero la crisis política que resultó de gruesas contribuciones que los narcotraficantes hicieron a la campaña de Samper apartaron la atención de los programas de gobierno, frenando así y, en muchos casos paralizando, todo el proceso nacional de reforma.

El gobierno de Pastrana y el Proceso de Paz
El 7 de agosto de 1998 asumió la Presidencia de Colombia Andrés Pastrana. Pastrana, miembro del Partido Conservador, derrotó al candidato del Partido Liberal, Horacio Serpa, en una elección de segunda vuelta, marcada por una elevada participación electoral y pocos trastornos políticos. Durante su gobierno, un elevado nivel de desempleo, el recrudecimiento de las acciones guerrilleras de las FARC y el ELN por todo el país, la producción difundida de estupefacientes y la proliferación de grupos paramilitares se combinaron para restarle al gobierno de Pastrana su capacidad de resolver los problemas del país.

Ninguna razón explica por sí sola el profundo arraigo de las actuales dificultades de Colombia, pero figuran entre ellas una presencia limitada del gobierno en grandes zonas del interior, la expansión de la producción ilícita de estupefacientes, la violencia endémica y la desigualdad social. Para encarar esos retos, a fines de 1999 el gobierno de Pastrana dio a conocer su "Plan Colombia", una amplia estrategia para hacer frente a todos esos problemas crónicos, mutuamente reforzados. Los objetivos principales del Plan Colombia son fomentar la paz, combatir la industria del narcotráfico, revivir la economía colombiana, mejorar el respeto a los derechos humanos, y fortalecer las instituciones democráticas y sociales del país.

El gobierno de Uribe
El presidente Alvaro Uribe, abogado educado en Harvard y Oxford, fue elegido presidente de Colombia en mayo de 2002, con una plataforma fincada en restablecer la seguridad en el territorio nacional. Uribe, candidato independiente, ganó con el 58% de los votos, lo que le otorga un fuerte mandato. Durante su campaña electoral prometió seguir impulsando los objetivos generales del Plan Colombia del gobierno de Pastrana, pero en el marco de una estrategia de seguridad de largo plazo.

La toma de posesión de Uribe, el 7 de agosto de 2002, dio pie a violentos ataques. Aunque Uribe mismo resultó ileso, los cohetes lanzados contra el palacio presidencial por terroristas de las FARC costaron la vida a 19 personas e hirieron a muchas más. Uribe declaró estado de emergencia limitada, como primer paso hacia el fortalecimiento de las capacidades policiales y militares del país.

En el otoño de 2002 el gobierno dio a conocer la muy aguardada estrategia de seguridad nacional de Colombia, titulada Política de Defensa y Seguridad Democrática. Esa estrategia encajaba con los objetivos sociales, económicos y políticos más amplios del Plan Colombia. Aunque se ha prestado mucha atención a los aspectos militares y de seguridad de la situación colombiana, el gobierno también ha dedicado mucha atención a asuntos tales como la expansión del comercio internacional, el fomento de medios alternativos de desarrollo, y la reforma del sistema judicial colombiano.

GOBIERNO
Reformas constitucionales
La actual Constitución Política de Colombia, adoptada en julio de 1991, fortaleció la administración de justicia con la disposición de introducir un sistema acusatorio que a la larga tomará el lugar del actual código napoleónico. Entre otras reformas importantes, la nueva Constitución dispone el divorcio civil, la doble nacionalidad, la elección del vicepresidente, y la elección de gobernadores departamentales. La constitución amplió los derechos básicos del ciudadano, incluido el de "tutela", por el cual un individuo puede solicitar acción inmediata de los tribunales, si estima que se han violado sus derechos constitucionales y no hay más recurso legal. El gobierno nacional tiene ramas ejecutiva, legislativa y judicial, así como un Fiscal de la Nación independiente, elegido por el Congreso por un período de 4 años. El presidente es elegido por un período de 4 años, sin opción de reelección. La Constitución de 1991 reinstaura la figura del vicepresidente, elegido en la misma boleta electoral que el presidente. Por ley, el vicepresidente ha de ocupar el cargo del presidente, en caso de renuncia, enfermedad o muerte de éste.

El Congreso bicameral colombiano se compone de un Senado de 102 curules y una Cámara de Representantes de 161. Los senadores son elegidos en boleta nacional, mientras que los representantes son elegidos en distritos multirrepresentativos, que corresponden a los 32 departamentos del país.

La capital nacional es un distrito aparte y elige a sus propios representantes. No hay limitación a la reelección de los representantes. El Congreso sesiona dos veces al año, y el presidente puede convocarlo a sesión especial, si hace falta. El sistema judicial colombiano recién empieza a incorporar algunos elementos del sistema adversativo de argumento oral. La estructura general de la rama judicial se divide en cuatro jurisdicciones separadas (civil, administrativa, constitucional y especial). Entre los más altos órganos judiciales de Colombia figuran, con igualdad de rango, la Corte Suprema de Justicia, el Consejo de Estado, la Corte Constitucional y el Consejo Superior de la Judicatura. A veces, ello da lugar a dictámenes encontrados, ya que ninguno de estos tribunales tiene autoridad clara sobre las decisiones de los otros tres.

Altos cargos públicos
(en agosto de 2004)
Presidente: Alvaro URIBE Vélez
Vicepresidente: Francisco Santos Calderón
Ministra de Relaciones Exteriores: Carolina Barco Isakson
Ministro de Defensa y Seguridad Nacional: Jorge Alberto Uribe
Ministro del Interior y de Justicia: Sabas Pretelt de la Vega
Ministra del Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial: Sandra Suárez
Embajador en los Estados Unidos: Luis Alberto Moreno
Embajador ante la Organización de los Estados Americanos: Horacio Serpa Uribe
Embajador ante las Naciones Unidas: Angela María Holguín

Colombia mantiene una embajada en los Estados Unidos, en el número 2118 Leroy Place NW, Washington DC 2008 (tel. 202-387-8338). Hay consulados en Atlanta, Boston, Chicago, Houston, Los Angeles, Miami, Nueva York, San Francisco, San Juan y Washington.

DEFENSA
El Ministerio de Defensa y Seguridad Nacional de Colombia, encabezado por un Ministro de Defensa civil, se encarga de la defensa y seguridad interna y externa del país, y cuenta con ejército, armada —que incluye la infantería de marina y el servicio de guardacostas—, fuerza aérea y policía nacional. Según el Departamento Nacional de Planeación, Colombia dedica a su defensa el 3,2% del PIB. La fuerza pública cuenta con alrededor de 250.000 efectivos uniformados: 145.000 militares y 105.000 policías. El presidente Uribe está introduciendo niveles más altos de gasto militar, financiados en gran parte mediante un gravamen especial.

Muchos funcionarios militares colombianos han recibido capacitación en los Estados Unidos o en Colombia. Los Estados Unidos han proporcionado equipo a la policía y las fuerzas militares colombianas a través del programa de asistencia militar, las ventas militares al exterior y el programa internacional de control del narcotráfico.

ECONOMÍA
Colombia tiene una economía de libre mercado con importantes lazos de comercio e inversión con los Estados Unidos. Por más de una década se ha venido realizando la transición desde una economía muy regulada. En 1990 el gobierno del presidente César Gaviria (1990-1994) inició una liberalización económica, o "apertura", que desde entonces ha seguido marchando con reducciones arancelarias, liberalización financiera, privatización de las empresas estatales y adopción de un régimen de cambio más liberal con el exterior. Casi todos los sectores se han abierto a la inversión extranjera, aunque los bienes agropecuarios todavía tienen protección.

A diferencia de muchos países vecinos, Colombia no ha sufrido grandes colapsos económicos. El gobierno de Uribe sigue aplicando medidas fiscales prudentes. El gobierno ha decidido financiar buena parte del aumento de los gastos en seguridad con un gravamen único a los ciudadanos más pudientes del país. El gobierno se ha comprometido también a hacer grandes inversiones en la infraestructura nacional. El crecimiento del PIB para 2003 se proyectó a 2,2%, y para octubre de 2003 el desempleo había caído al 14%.

Aparte de los objetivos internos de mantener baja la inflación y estable la moneda (el peso colombiano), el gobierno ha hecho un fuerte énfasis en una mayor liberalización comercial. La sólida gestión fiscal del gobierno le permitió obtener nuevos empréstitos del BID y del Banco Mundial. Además, en junio de 2003 el FMI aprobó un programa de crédito interino por un monto de US$2.000 millones para los próximos dos años. Este acuerdo reemplaza un acuerdo anterior negociado por el gobierno de Pastrana.

La economía colombiana, estancada desde 1999, comienza a repuntar, como lo indica un crecimiento de 3,8% del PIB en el primer trimestre de 2003. Gran parte de tan impresionante crecimiento puede atribuirse a la Ley de Preferencias Comerciales Andinas y Erradicación de la Droga (ATPDEA), adoptada recientemente. Las exportaciones a los Estados Unidos que se beneficiaron de la ATPDEA estimularon la producción industrial en el primer trimestre (US$700 millones en exportaciones en el primer trimestre de 2003, frente a US$700 millones por año desde fines de los noventa). La inversión nueva en sectores que se beneficiaron de la ATPDEA podría generar más de 250.000 empleos para 2004.

Comercio
Colombia tuvo un superávit de balanza comercial de US$2.700 millones en 2000. El total de importaciones para ese año fue de US$11.500 millones, y las exportaciones ascendieron a US$13.000 millones. Las importaciones de 2001 se estiman en US$12.700 millones, con exportaciones por US$14.500 millones. Las principales exportaciones colombianas siguen siendo petróleo, café, carbón, níquel, oro y exportaciones no tradicionales (e.g., flores cortadas, piedras semipreciosas, azúcar y frutas tropicales). Los Estados Unidos siguen siendo la principal contraparte comercial de Colombia. En 2001 los Estados Unidos recibieron el 49,8% de las exportaciones colombianas, y le proporcionaron a Colombia el 40% de sus importaciones. La UE, Japón y los países del Pacto Andino son también importantes contrapartes comerciales.

Las industrias de petróleo, química, gas natural, extracción carbonífera y de manufacturas son las que mayor interés suscitan para las inversiones estadounidenses. Estas representaron el 37,8% (US$4.200 millones) del total de US$11.200 millones en inversión extranjera directa para fines de 1997, sin contar las inversiones en petróleo y de cartera.

Colombia mejoró la protección de los derechos de propiedad intelectual mediante la adopción de tres decisiones del Pacto Andino en 1993 y 1994, pero a los Estados Unidos les siguen inquietando ciertas deficiencias en materia de licencias, reglamentos de patentes y protección de los derechos de autor.

Minería y energía
Colombia está ricamente dotada de recursos minerales y energéticos. Posee las más grandes reservas carboníferas de América Latina y sólo Brasil tiene mayor potencial hidroeléctrico. En 1995 se estimaba que sus reservas petroleras ascendían a 3.100 millones de barriles. El país posee también importantes cantidades de ferroníquel, oro, plata, platino y esmeraldas.

El descubrimiento de 2.000 millones de barriles de petróleo de alta calidad en los yacimientos de Cusiana y Cupiagua, a unos 200 kilómetros de Bogotá, le ha permitido a Colombia ser un exportador neto de petróleo desde 1986. La producción total de petróleo crudo llega a un promedio de 620.000 b/d; cerca de 184.000 b/d son exportados. El gobierno de Pastrana liberalizó considerablemente su política de inversión petrolera, lo que condujo al aumento de las actividades de exploración. La capacidad de refinamiento no da abasto a la demanda interna, de manera que algunos productos refinados —especialmente la gasolina— se tienen que importar.

Los oleoductos del país son blanco frecuente de las campañas de extorsión y voladuras del ELN y, más recientemente, las FARC. Las voladuras han causado graves daños ambientales, muchas veces en frágiles selvas y bosques tropicales, además de causar cuantiosas bajas. En 2001 hubo más de 70 ataques al importante oleoducto Caño Limón-Coveñas, forzando unos 240 días de interrupción del servicio, causándole a Colombia pérdidas de casi US$500 millones en ingresos.

Colombia cuenta con 6.600 millones de toneladas de reservas comprobadas de carbón, y en 1995 su producción carbonífera alcanzó un total de 21,7 millones de toneladas métricas (tm). El 65% de ese volumen provino de la producción de El Cerrejón —la mina de carbón de foso abierto más grande del mundo—, en la península colombiana de la Guajira. Con sus exportaciones de 18,4 millones de tm de carbón para vapor en 1994, Colombia se convirtió en el cuarto exportador mundial de ese producto. Se espera que la inversión privada y pública en los yacimientos carboníferos y obras conexas de infraestructura permitan a las exportaciones colombianas crecer hasta unos 35 millones de tm en todo el país.

Si bien Colombia tiene un vasto potencial hidroeléctrico, en 1992 una prolongada sequía impuso un severo racionamiento eléctrico nacional hasta mediados de 1993. Ante las consecuencias de esa sequía en la capacidad de generación eléctrica del gobierno decidió encargar la construcción o mejora de 10 centrales termoeléctricas, la mitad de las cuales son impulsadas por carbón, y la mitad por gas natural. El gobierno ha otorgado contratos, además, para iniciar la construcción de un sistema de gasoductos de gas natural que transmitan el fluido de los extensos campos de gas hasta los principales centros urbanos del país. Entre otros proyectos que también hay en marcha están el desarrollo de los yacimientos petroleros de Cusiana y Cupiagua, por un valor de US$6.000 millones, y el desarrollo de los yacimientos de carbón en el norte del país.

Inversión extranjera
En 1991 y 1992 el gobierno adoptó leyes para estimular la inversión extranjera en casi todos los sectores de la economía. Las únicas actividades que no están abiertas a la inversión extranjera directa son la defensa y la seguridad nacional, el manejo de desechos peligrosos, y los bienes raíces; restricción esta última destinada a controlar el lavado de dinero. Colombia estableció una entidad especial —Coinvertir— para ayudar a extranjeros a realizar inversiones en el país. El flujo de inversión extranjera en 2000 ascendió a US$3.900 millones, un aumento en relación con los US$2.000 millones de 1999. Para septiembre de 2001 el flujo de inversiones había llegado a US$4.300 millones. No obstante las dificultades, tales como la percepción de que Colombia es un país de alto riesgo, y una mengua de entradas por concepto de privatizaciones, la inversión extranjera ha aumentado en años recientes gracias en su mayor parte a las inversiones en el sector petrolero.

Para septiembre de 2001 los Estados Unidos representaban el 26,3% del capital total de US$23.000 millones de inversión extranjera directa en Colombia, aparte del sector petrolero. El mayor interés de las inversiones estadounidenses reside en la extracción de petróleo, gas natural y carbón, y las industrias química y manufacturera.

Industria y agricultura
Colombia, el integrante de mayor diversidad industrial entre los cinco países de la Comunidad Andina, tiene cuatro grandes centros industriales —Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla—, cada uno en una zona geográfica muy específica. Entre las industrias colombianas se cuentan los textiles y las prendas de vestir, los productos de cuero, bebidas y alimentos procesados, papel y productos derivados del papel, productos químicos y petroquímicos, cemento, construcción, productos de hierro y acero, y metalurgia.

La diversidad climática y topográfica del país permite el cultivo de una gran cantidad de productos agrícolas. Además hay producción silvícola en todas las regiones, desde maderas finas en los bajíos hasta pino y eucalipto en tierra fría. En tierra caliente, desde el nivel del mar hasta los 1.000 metros de altura, se producen cacao, caña de azúcar, coco, banano, plátano, arroz, algodón, tabaco, yuca y la mayoría del ganado de carne del país. Las zonas templadas —de 1.000 a 2.000 metros— se prestan más para el café y las flores, maíz y verduras, y frutas tales como cítricos, pera, piña y tomate. En tierras frías de mayor altura —de 2.000 a 3.000 metros— se producen trigo, cebada, papa, hortalizas de clima frío, flores, ganado lechero y aves de corral.

Cultivo y control de estupefacientes
Colombia es el principal abastecedor mundial de cocaína refinada, y es fuente creciente de heroína. Más del 90% de la cocaína que entra a los Estados Unidos se produce, procesa o transborda en Colombia. El cultivo de la coca aumentó más del doble, de 125.700 acres en 1995, a 302.500 acres en 1999, predominantemente en áreas en que el gobierno ejerce poco control.

No obstante la muerte de Pablo Escobar, jefe del cartel de Medellín, en 1993, y las aprehensiones de los líderes del cartel de Cali en 1995 y 1996, los narcocarteles colombianos siguen figurando entre las organizaciones criminales más avanzadas del mundo, y controlan el procesamiento, las cadenas internacionales de distribución al mayoreo, y los mercados de la cocaína. En 1999 la policía colombiana arrestó a más de 30 narcotraficantes, extraditables en su mayoría, como parte de la "Operación Milenio", que requirió extensa cooperación internacional. En la posterior "Operación Milenio II" se hicieron nuevos arrestos.

Colombia ha emprendido una amplia gama de actividades de control de estupefacientes. Mediante la fumigación aérea con herbicidas y la erradicación manual, Colombia ha intentado impedir el crecimiento del cultivo de coca, amapola del opio y cannabis. El gobierno se ha comprometido a la erradicación de todos los cultivos ilícitos, la intercepción de los embarques de droga, y medidas de control financiero para impedir el lavado de dinero.

En diciembre de 1996 y febrero de 1997 el Congreso colombiano adoptó leyes que dictan sentencias más severas para los condenados de delitos de narcotráfico, incluidas la confiscación de bienes y las sanciones por lavado de dinero. En noviembre de 1997 el Congreso colombiano enmendó la Constitución a fin de permitir la extradición de nacionales colombianos, aunque no retroactivamente. A fines de 1999 el presidente Pastrana autorizó por primera vez en casi 10 años la extradición de un traficante colombiano para ser juzgado por delitos cometidos en los Estados Unidos. De agosto de 1998 a octubre de 2003 se ha extraditado a los Estados Unidos a 146 personas, en su mayoría por delitos de narcotráfico.

En 1999 se introdujeron programas de desarrollo alternativo. Los esfuerzos de las instituciones del gobierno por controlar el narcotráfico se ven complicados por la corrupción y la intimidación que ejercen los narcotraficantes. El control y la explotación del narcotráfico se ha convertido también en importante fuente de ingresos para las FARC, el ELN y las AUC.

RELACIONES EXTERIORES
En 1969 Colombia, junto con Bolivia, Chile, Ecuador y Perú, formaron lo que ahora se conoce como la Comunidad Andina. (Venezuela se sumó en 1973, y Chile se retiró en 1976). En los años ochenta, Colombia amplió sus relaciones bilaterales y multilaterales, uniéndose al Grupo de Contadora, el Grupo de los Ocho (ahora Grupo de Río) y el Movimiento No Alineado, que presidió de 1994 a septiembre de 1998. Además, ha firmado acuerdos de libre comercio con Chile, México y Venezuela.

Colombia ha jugado tradicionalmente un papel activo en las Naciones Unidas y en la Organización de los Estados Americanos, y sus órganos conexos. En septiembre de 1994 el ex presidente Gaviria fue elegido Secretario General de la OEA, siendo reelegido a ese cargo en 1999. Colombia participó en las Cumbres de las Américas de diciembre de 1994 y abril de 1998, y dio seguimiento a las iniciativas formuladas en la cumbre mediante dos reuniones ministeriales que auspició después de la misma, sobre comercio y ciencia y tecnología.

RELACIONES ESTADOUNIDENSE-COLOMBIANAS
En 1822 los Estados Unidos se convirtieron en uno de los primeros países que reconocieron la nueva república y establecieron una misión diplomática permanente. En la actualidad hay unos 25.000 ciudadanos estadounidenses registrados en la embajada de EE.UU como residentes en Colombia, en su mayoría de doble nacionalidad.

Cerca de 250 empresas estadounidenses tienen actividades de negocios actualmente en Colombia. En el periodo de 1995-1996 los Estados Unidos y Colombia suscribieron importantes acuerdos en protección ambiental y aviación civil. Los dos países han suscrito acuerdos para compartir activos y controlar sustancias químicas. En 1997 los Estados Unidos y Colombia firmaron un importante acuerdo para el abordaje de buques en alta mar, que permite el registro de navíos bajo sospecha de narcotráfico.

En el intervalo de 1988-1996 los Estados Unidos suministraron a Colombia asistencia por cerca de US$765 millones. En 1999 la asistencia estadounidense a Colombia fue superior a $200 millones. Ese financiamiento sirvió de apoyo a los esfuerzos de Colombia contra el narcotráfico, tales como la aprehensión de narcotraficantes, la confiscación de estupefacientes e instalaciones de procesamiento ilícito, y la erradicación de campos de coca y amapola del opio.

Durante el gobierno de Pastrana mejoraron palpablemente las relaciones con los Estados Unidos. Los Estados Unidos respondieron a la solicitud de ayuda externa del gobierno colombiano, aprobando un paquete de ayuda de US$1.300 millones en julio de 2000, además de la asistencia ya programada, de casi US$300 millones para el año fiscal 2000. Los programas estadounidenses consistían en una combinación de asistencia militar y policial, e incluían un paquete de casi US$230 millones para derechos humanos, asistencia humanitaria, desarrollo alternativo y reformas económicas y judiciales. Estos programas fueron parte integral del apoyo estadounidense a los objetivos generales del Plan Colombia.

El apoyo estadounidense a Colombia sigue evolucionando durante el gobierno de Uribe. El Congreso de los Estados Unidos, reconociendo que el terrorismo y el tráfico ilegal de estupefacientes en Colombia van inextricablemente unidos, en 2002 otorgó autorización ampliada para flexibilizar la asistencia estadounidense a Colombia, y así brindar mejor apoyo al presidente Uribe en su campaña unificada contra el narcotráfico y el terrorismo.

Tan estrecha cooperación continúa con la aprobación legislativa, por parte de los Estados Unidos, de unos US$400 millones. de fondos adicionales para estos programas. Es más, desde que se puso fin a la zona de resguardo de las FARC, los Estados Unidos han respondido positivamente a las solicitudes del gobierno colombiano de ofrecer mayor apoyo en inteligencia, agilizar la entrega de repuestos pagados por Colombia, y apoyar las operaciones contra el narcotráfico en la anterior zona desmilitarizada.

La política estadounidense hacia Colombia apoya los esfuerzos del gobierno colombiano por fortalecer sus instituciones democráticas, fomentar el respeto a los derechos humanos y el régimen de derecho, intensificar los esfuerzos contra el narcotráfico, y poner fin a las amenazas del narcotráfico y el terrorismo contra la democracia. La promoción de la seguridad, estabilidad y prosperidad de Colombia seguirán siendo intereses de largo plazo de los Estados Unidos en la región.

Altos cargos de la Embajada de los Estados Unidos
(en agosto de 2004)
Embajador: William Braucher Wood
Jefe Adjunto de Misión: Milton K. Drucker
Consejero para Asuntos Políticos: Jeffrey A. Delaurentis
Consejero para Asuntos Económicos: Francisco Fernández
Cónsul General: Raymond G. McGrath
Consejera para Asuntos Comerciales: vacante
Consejero para Asuntos Administrativos: Paul Rowe
Agregado de Defensa: Cnl. William Graves
Funcionario para Asuntos Públicos: Anne T. Callaghan
Funcionario para Seguridad Regional: Mark Hunter
Director de USAID: Michael Deal

La Embajada está ubicada en la Calle 22D Bis, No. 47-51, Bogotá (tel.: (571) 315-0811; fax: (571) 315-2197). La dirección de correo es APO AA 34038.

La Agencia Consular de los EE.UU. en Barranquilla está ubicada en la Calle 77, No. 68-15 (tel.: (575) 353-0970 ó 0974; fax: (575) 353-5216).

Otros contactos
Departamento de Comercio de los EE.UU, Centro de Información Comercial, Administración de Comercio Internacional , Calle 14 y Ave. Constitution NW, Washington, DC 20230 (tel.: 800-USA-TRADE; Internet: http://www.ita.doc.gov).

Cámara de Comercio Colombo Americana, Calle 98, @2264, Oficina 1209 Apartado Aéreo 8008, Bogotá, Colombia (tel: (571) 621-5042/7925/6838; fax: (571) 612-6838; correo electrónico: 73050.3127@compuserve.com). Capítulos en Cali, Cartagena, Medellín.

INFORMACIÓN SOBRE VIAJES Y NEGOCIOS
El Programa de Información Consular del Departamento de Estado de los Estados Unidos distribuye Hojas de Información Consular, Advertencias de Viaje, y Avisos Públicos. Hay Hojas de Información Consular para todos los países que contienen información sobre requisitos de entrada, reglamentos monetarios, condiciones sanitarias, zonas de inestabilidad, delincuencia y seguridad, disturbios políticos, y las direcciones de las misiones diplomáticas de los EE.UU. en cada país. Las Advertencias de Viaje se publican cuando el Departamento de Estado recomienda que los estadounidenses no viajen a cierto país. Los Avisos Públicos son una forma de divulgar rápidamente la información sobre amenazas terroristas y otras condiciones temporales en el extranjero que representan un riesgo importante para la seguridad de los viajeros estadounidenses. Se pueden obtener ejemplares gratuitos de estas informaciones a través de la Oficina de Asuntos Consulares, teléfono 202-647-5225 o del sistema “fax a la orden”, 202-647-3000. Las Hojas de Información consular y las Advertencias de Viaje también se encuentran en la página de Internet de la Oficina de Asuntos Consulares: http://travel.state.gov. La serie de publicaciones Tips for Travelers, de la misma oficina, con información sobre cómo tramitar un pasaporte y cómo programar un viaje seguro al exterior están en Internet. Los ejemplares impresos están a la venta en la oficina del Superintendent of Documents, U.S. Government Printing Office, teléfono: 202-512-1800; fax 202-512-2250.

La información de emergencia para los estadounidenses que están de viaje en el extranjero está disponible en la Office of Overseas Citizens Services (Oficina de Servicios para Estadounidenses en el Extranjero), teléfono (202) 647-5225. En casos de emergencias fuera de los horarios normales de trabajo o los domingos o días feriados, llamar al 202-647-4000.

El Centro Nacional de Información sobre Pasaportes (NPIC por sus siglas en inglés) es el único punto centralizado del Departamento de Estado para información sobre pasaportes estadounidenses. El teléfono (en EE.UU.) es 1-877-4USA-PPT (1-877-487-2778). De lunes a viernes, entre las 8 de la mañana y las 8 de la noche, hora del Este, excepto los feriados nacionales, hay representantes del servicio al cliente y operadores de telecomunicación para sordos (TDD/TTY).

Los viajeros pueden consultar las últimas informaciones sanitarias en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades(CDC) de los EE.UU., en Atlanta, Georgia. La línea de teléfono directa, 877-FYI-TRIP (877-394-8747) y la página web http://www.cdc.gov/travel/index.htm dan las advertencias más recientes sobre salud, recomendaciones o requisitos de vacunas y consejos sobre la inocuidad de los alimentos y del agua potable en las regiones y los países. Un folletín titulado Información Sanitaria para Viajes al Exterior (Health Information for International Travel, publicación HHS número CDC-95-8280) está disponible en la Oficina de Publicaciones de los EE.UU., (U.S. Government Printing Office), Washington, DC 20402, EE.UU., tel. (202) 512-1800.

La información sobre condiciones de viaje, requisitos de visa, reglamentos monetarios y de aduanas, días feriados nacionales, y otros temas de interés para los viajeros también están disponibles, antes de viajar, en las embajadas y los consulados que los distintos países tienen en los EE.UU. (para este país específico, vea la lista de “Altos cargos públicos” en esta publicación).

Se insta a los ciudadanos de los EE.UU. que se encuentran de visita a largo plazo o que viajan en zonas peligrosas que se registren en la sección consular de la Embajada de los EE.UU. al entrar al país extranjero. Para esto hay que llenar un formulario corto y enviar una copia del pasaporte. Esta información puede ser útil a los familiares que desean ponerse en contacto con usted en caso de emergencia.

Información electrónica adicional
Sitio del Departamento de Estado en la Web. Está disponible en Internet en http://state.gov/ y brinda acceso oportuno y universal a información oficial sobre la política exterior de los EE.UU., que incluye Background Notes (información general sobre los países); Informes Diarios a la Prensa (Daily Press Briefings) (); Guías comerciales por país(Country Commercial Guides); directorios de los funcionarios principales de las misiones de los Estados Unidos en el exterior y otro tipo de información.

Banco Nacional de Datos Comerciales (National Trade Data Bank, NTDB). Administrado por el Departamento de Comercio de los EE.UU., el NTDB contiene abundante y valiosa información sobre comercio. Se encuentra disponible por Internet (www.stat-usa.gov) y en CD-ROM. Para mayor información sírvase llamar al NTDB al teléfono (202) 482-1986.

Este sitio lo administra la Dirección de Asuntos Públicos, del Departamento de Estado. La conexión con otros sitios en Internet a través de vínculos externos no significa que se respaldan las opiniones expresadas en los mismos.

  
FirstGov
Este sitio es administrado por la Dirección de Asuntos Públicos del Departamento de Estado.
Enlaces a otros sitios en el internet no constituye un respaldo a las opiniones contenidas en ellos.
Informacion sobre Derecho de Autor | Advertencia