Skip Links
U.S. Department of State
PortadaContáctenosEnvíe esta páginaFOIAAnuncio de privacidadArchivoEnglish
U.S. Department of State
Secretario de Estado Colin L. PowellAcerca del Departamento de EstadoApoyo Internacional a los NegociosAsuntos del Hemisferio OccidentalTemas InternacionalesVisasMas Información sobre ViajesEn Otras Noticias
Departamento de Estado de los Estados Unidos
   

Información general: Brasil




bandera de Brasil

RESEÑA

Nombre Oficial
República Federativa del Brasil

Geografía
Superficie: 8.511.965 km2 (3.290.000 millas2); ligeramente menor que los Estados Unidos.
Ciudades: Capital--Brasilia (hab. 2,1 millones). Otras ciudades principales--Sao Paulo (17,9 millones), Río de Janeiro (10,7 millones), Belo Horizonte (2,6 millones), Salvador (2,6 millones), Fortaleza (2,1 millones), Recife (2,9 millones), Porto Alegre (3 millones), Curitiba (1,6 millones). Relieve: Densas selvas en las regiones del norte, que incluyen la cuenca del Amazonas, semiárido en la costa del noreste; montañas, colinas y llanuras ondulantes en el sudoeste, incluido Mato Grosso, y tierras bajas costeras.
Clima: mayormente tropical o semitropical, con zona templada en el sur.

Población
Nacionalidad: brasileña.
Habitantes (aprox. en 2003): 177 millones.
Tasa de crecimiento anual: 1,6%.
Grupos étnicos: portugueses, italianos, alemanes, españoles, japoneses, árabes, africanos y pueblos autóctonos.
Religión: católica (80%).
Lengua: portuguesa.
Educación: Alfabetizados--81% de la población adulta.
Salud: Mortalidad infantil—36 por 1.000 nacidos vivos. Esperanza de vida—63,5 años.
Población activa: 79 millones.

Gobierno
Tipo: república federativa.
Independencia: 7 de septiembre, 1822.
Constitución: Promulgada el 5 de octubre, 1988.
Poderes: Ejecutivo—presidente (jefe de estado y jefe de gobierno elegido por sufragio con un máximo de dos mandatos de 4 años). Legislativo--Senado (81 miembros elegidos por sufragio, períodos de 8 años) , Cámara de Diputados (513 miembros elegidos por sufragio, períodos de 4 años). Judicial—Tribunal Supremo Federal (11 jueces nombrados por el presidente que fungen de por vida).
Partidos políticos: Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), Partido Social Demócrata Brasileño (PSDB), Partido del Frente Liberal (PFL), Partido Social Demócrata (PSD), Partido Democrático de los Trabajadores (PDT), Partido de los Trabajadores (PT), Partido Laboral Brasileño (PTB), Partido Liberal (PL), Partido Socialista Brasileño (PSB), Partido Comunista de Brasil (PC do B), Partido Progresista Brasileño (PPB), Partido Popular Socialista (PPS), Partido Verde (PV), Partido Social Liberal (PSL), Partido de Movilización Nacional (PMN), Partido Nacional de los Trabajadores (PTN), Partido Humanista de Solidaridad (PHS) y el Partido de Reconstrucción del Orden Nacional (PRONA).

Economía (2002)
PIB: US$499.400 millones.
Tasa de crecimiento anual real: 1,5%.
PIB por habitante: US$2.820.
Recursos naturales: mineral de hierro, manganeso, bauxita, níquel, uranio, piedras preciosas, petróleo, madera y aluminio. Brasil tiene el 12% del agua dulce del planeta.
Agricultura (9% del PIB): Productos—café, soya, caña de azúcar, cacao, arroz, ganado, maíz, naranjas, algodón, trigo y tabaco.
Industria (32% del PIB): Tipos—acero, aeronaves comerciales, productos químicos y petroquímicos, calzado, maquinaria, motores, vehículos, repuestos de automóviles, bienes de consumo duraderos, cemento y madera elaborada.
Servicios (59% del PIB): Tipos—correo, telecomunicaciones, banca, energía, comercio e informática.
Comercio: Balanza comercial 2002—excedente de US$13.100 millones. Exportaciones--US$60.300 millones. Principales mercados—Estados Unidos 25,4%, Unión Europea 24,9%, China 4,2%, Argentina, México y Japón, todos ellos 3,9%. Importaciones--US$47.200 millones. Principales suministradores --Unión Europea 27,6%, Estados Unidos 26%, Argentina 10%, Japón 5% y China 3,3%.

POBLACIÓN E HISTORIA
Con una población estimada en 177 millones de habitantes, Brasil es el país más poblado de América Latina y el quinto del mundo. La mayoría de la población vive en la zona meridional central, que incluye las ciudades industriales de Sao Paulo, Río de Janerio y Belo Horizonte. El crecimiento urbano ha sido rápido, en 2000 el 78% de toda la población vivía en zonas urbanas. Dicho crecimiento ha contribuido al desarrollo económico, pero también ha creado serios problemas sociales, ambientales, políticos y de seguridad para las grandes ciudades.

La población brasileña está compuesta por seis grupos principales: los portugueses, que colonizaron Brasil en el Siglo XVI, los africanos que fueron traídos como esclavos, varios otros europeos, gente del Oriente Medio y emigrantes asiáticos que se asentaron en Brasil desde mediados del siglo XIX, y pueblos autóctonos de idioma Tupi y Guaraní. La mezcla de sangre entre los portugueses y los indios o esclavos era común, y si bien la etnia brasileña de origen europeo originalmente fue portuguesa, las inmigraciones posteriores han contribuido a la muy diversa variedad cultural y étnica del país.

Desde 1875 hasta 1960 emigraron a Brasil alrededor de 5 millones de europeos que se asentaron principalmente en los cuatro estados del sur, Sao Paulo, Paraná, Santa Catarina y Rio Grande do Sul. El país ha recibido emigrantes principalmente de Italia, Alemania, España, Japón, Polonia y el Oriente Medio. La comunidad japonesa de mayor tamaño fuera de Japón está en Sao Paulo. No obstante las diferencias de clase, el pueblo tiene una sólida identidad nacional y la fricción racial es un fenómeno relativamente nuevo. Los indios de raza pura, que se encuentran en las regiones fronterizas del norte y el oeste del país, y en la parte superior de la cuenca del Amazonas, constituyen menos de un 1% de la población, y su número se está reduciendo a medida que aumenta el contacto con el mundo externo y la expansión comercial hacia el interior del país. Los programas del gobierno brasileño para crear zonas de reserva y proporcionar a dichos pueblos otro tipo de ayuda han existido desde hace años, pero son polémicos y con frecuencia poco eficaces.

Brasil es la única nación de habla portuguesa en las Américas. Alrededor de un 80% de los brasileños son católicos, la mayoría del resto de la población es protestante o practica cultos derivados de religiones africanas.

Pedro Alvares Cabral reclamó Brasil para la corona portuguesa en el año 1500. La colonia fue gobernada desde Lisboa hasta 1808, en que Don Joao VI y el resto de la familia real portuguesa huyeron del ejército napoleónico y establecieron su sede de gobierno en Río de Janeiro. Don Joao VI volvió a Portugal en 1821. Su hijo declaró la independencia de Brasil el 7 de septiembre de 1822, y se convirtió en Emperador con el título de Don Pedro I. El hijo de éste último, Don Pedro II, gobernó de 1831 hasta 1889, fecha en que se creó una república federal tras el golpe de estado a manos de Deodoro da Fonseca, Mariscal del Ejército. La esclavitud había sido abolida un año antes por Isabel, la princesa regente, mientras Don Pedro II estaba en Europa.

De 1889 a 1930 la forma de gobierno fue una democracia constitucional, y la presidencia se alternó entre los estados dominantes de Sao Paulo y Minas Gerais. Este período concluyó con un golpe militar que puso a un civil, Getulio Vargas, como presidente. Vargas continuó de dictador hasta 1945. Entre 1945 y 1961 Jose Linhares, Gaspar Dutra, el propio Vargas, Café Filho, Carlos Luz, Nereu Ramos, Juscelino Kubitschek y Janio Quadros fueron elegidos presidentes. Cuando Quadros dimitió en 1961, le sucedió el Vicepresidente Joao Goulart.

Los años de Goulart en el poder se caracterizaron por alta inflación, inactividad económica y una creciente influencia de elementos políticos radicales. Alarmadas por estos acontecimientos, las fuerzas armadas dieron un golpe de estado el 31 de marzo de 1964, y los líderes del golpe eligieron como presidente a Humberto Castello Branco, que fue seguido por Arthur da Costa e Silva (1967-69), Emilio Garrastazu Medici (1968-74) y Ernesto Geisel (1974-79), todos ellos altos oficiales del ejército. Geisel comenzó una apertura democrática que continuó su sucesor, el Gral. Joao Baptista de Oliveira Figueiredo (1979-85). Este último no sólo permitió que durante las décadas de 1960 y 70 volvieran al país políticos exiliados o excluidos de participar en actividades políticas, sino que les permitió presentarse a elecciones para puestos estatales y federales en 1982.

Mientras tanto el colegio electoral, formado por todos los miembros del congreso y seis delegados seleccionados de cada uno de los estados, continuaba eligiendo al presidente. En enero de 1985 el colegio electoral nombró como presidente a Tancredo Neves del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (de la oposición), pero Neves se enfermó en marzo y murió un mes después. Su vicepresidente, el ex-senador José Sarney, tomó el mando a la muerte de Neves. Brasil completó la transición a un gobierno elegido por el pueblo en 1989, cuando Fernando Collor de Mello obtuvo el 53% del voto en las primeras elecciones directas presidenciales en 29 años.

En 1992 un gran escándalo de corrupción dio lugar a un juicio político en su contra y más tarde dimitió. El vice presidente Itamar Franco tomó su lugar y gobernó por el resto del mandato presidencial, que culminó con las elecciones del 3 de octubre de 1994, en las que Fernando Henrique Cardoso fue elegido presidente con el 54% de los votos. Cardoso accedió al poder el 1 de enero de 1995 y fue reelegido en octubre de 1998 por otro período de cuatro años. Luiz Inacio Lula da Silva, conocido como Lula, fue elegido presidente en 2002, tras su cuarta campaña presidencial.

El ex-sindicalista Lula es el primer presidente brasileño de clase obrera, y ha prometido un cambio social y la eliminación de la pobreza. Los inversionistas que recordaban su retórica radical del pasado temían que fuera elegido; cuando parecía que iba a ganar, la moneda brasileña perdió valor y la clasificación de riesgo del país se elevó vertiginosamente, pero en los meses siguientes a su elección, el nuevo presidente adoptó un camino fiscal conservador, y advirtió que las reformas sociales llevarían años y que Brasil no tenía otra alternativa que continuar con las políticas de austeridad fiscal. El Real se recuperó de forma sorprendente. Por otra parte, Lula elevó el salario mínimo mensual de 200 a 240 reales e insistió en su iniciativa de "No Más Hambre", que tiene como fin asegurar a todo brasileño tres comidas al día. En abril del 2003 se estaban debatiendo en comité dos proyectos de ley para hacer reformas esenciales al sistema de pensiones y el código fiscal. Dichas reformas son vitales para la estabilidad financiera de Brasil a largo plazo.

GOBIERNO Y SITUACIÓN POLÍTICA
Brasil es una república federal con 26 estados y un distrito federal. La constitución de 1988 concede amplia autoridad al gobierno federal, que consta de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial. El mandato presidencial es de cuatro años, con derecho a reelección por otros cuatro, y el presidente nombra su gabinete. Hay 81 senadores, tres por cada estado y el Distrito Federal, y 513 diputados. Los mandatos en el Senado son por períodos de 8 años, escalonados de forma que dos terceras partes de sus miembros son elegidos a la vez, y el tercio restante cuatro años después. La Cámara de Diputados funge en períodos de cuatro años y las elecciones a la misma se basan en un complejo sistema de representación proporcional de los estados. Cada estado tiene derecho a un mínimo de ocho escaños y el tope para la mayor delegación estatal (Sao Paulo) es de 70 escaños. El sistema tiene ajustes para compensar a los estados de gran área geográfica con escasa población.

En el Congreso están representados quince partidos políticos. Como es común que los políticos se pasen de un partido a otro, la proporción de escaños ocupada por un partido en particular cambia con frecuencia. Los principales partidos son los siguientes:
Partido de los Trabajadores (PT-de izquierda)
Partido del Frente Liberal (PFL-de derecha)
Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB-del centro)
Partido Social Demócrata Brasileño (PSDB-centro izquierda)
Partido Progresista Brasileño (PPB-de derecha)
Partido Laboral Brasileño (PTB-centro derecha)
Partido Liberal (PL-centro derecha)
Partido Socialista Brasileño (PSB-izquierda)
Partido Popular Socialista (PPS-izquierda)
Partido Democrático de los Trabajadores (PDT-izquierda)
Partido Comunista de Brasil (PC do B-izquierda)
El Presidente Lula fue elegido con apoyo de una alianza compuesta por su propio partido de la izquierda, el Partido de los Trabajadores (PT), el Partido Liberal (PL), de centro derecha, el Partido Nacional de Movilización (PNM), de izquierda, que actualmente sólo tiene dos diputados en la Cámara baja, el Partido Popular Socialista, de izquierda (PPS, que antes era el PCB), y el Partido Comunista de Brasil (PC do B), también de izquierda. No existe mucha lealtad de partido y los diputados y senadores que pertenecen a los partidos de la coalición gubernamental no siempre votan con el gobierno.p>Debido a la distribución obligatoria del ingreso a los estados y los municipios, estipulada por la Constitución de 1988, los gobernadores y alcaldes de Brasil llevan ejerciendo considerable autoridad desde 1989. Las últimas elecciones a la presidencia, el congreso y las gubernaturas estatales tuvieron lugar en octubre de 2002. El Presidente Lula ganó con el 61% del voto, su contrincante en la votación decisiva fue José Serra, del PDSB, el partido del ex presidente Fernando Henrique Cardoso. Las próximas elecciones presidenciales se celebrarán en octubre de 2006.

Altos cargos públicos:
(en agosto de 2004)
Presidente--Luiz Inacio Lula da Silva
Vicepresidente--Jose Alencar Gomes da Silva
Jefe del Gabinete para Asuntos de Seguridad Institucional --General Jorge Armando Felix
Jefe de la Casa Civil del Gabinete--Jose Dirceu
Jefe de Seguridad Alimentaria y la Lucha contra la Pobreza --Jose Graziano da Silva
Ministro de Desarrollo Agrario --Miguel Rossetto
Ministro de Agricultura--Roberto Rodrigues
Ministro de Ciudades--Olivio Dutra
Ministro de Comunicación--Eunicio Oliveira
Ministro de Cultura--Gilberto Gil
Ministro de Defensa--Jose Viegas Filho
Ministro de Desarrollo, Industria y Comercio--Luiz Fernando Furlan
Ministro de Educación--Tarso Genro
Ministra del Medio Ambiente--Marina Silva
Ministro de Finanzas--Antonio Palocci
Ministro de Relaciones Exteriores--Celso Amorim
Ministro de Salud--Humberto Costa
Ministro de Justicia--Marcio Tomaz Bastos
Ministro de Trabajo y Empleo --Ricardo Berzoini
Ministra de Minas y Energía--Dilma Rousseff
Ministro de Integración Nacional--Ciro Gomes
Ministro de Planeación y Presupuesto--Guido Mantega
Ministro de Ciencia y Tecnología--Eduardo Campos
Ministra de Promoción y Asistencia Social--Patrus Ananias
Ministro de Seguridad Social--Amir Lando
Ministro de Deportes--Agnelo Queiroz
Ministro de Turismo--Walfrido Mares Guia
Ministro de Transporte--Alfredo Nascimento
Ministro en Jefe de la Contraloría General--Guido Mantega
Presidente del Banco Central--Henrique Meirelles
Embajador ante los Estados Unidos--Roberto Abdenur
Embajador ante las Naciones Unidas--Ronaldo Sardenberg
Embajador ante la OEA--Valter Moreira

Brasil tiene una Embajada en los Estados Unidos, situada en 3006 Massachusetts Avenue NW, Washington, DC 20008 (tel. 202-238-2700), consulados generales en Nueva York, Chicago, y Los Angeles, y consulados en Miami, Houston, Boston y San Francisco.

ECONOMÍA
El producto interno bruto proyectado por Brasil para 2003 es de US$508.400 millones (un crecimiento de 2,3%), y se estima que en 2002 fue de US$499.400 millones (un crecimiento de 1,5%), en 2001 de US$503.900 millones (un crecimiento de 1,7%) y en 2000 de US$594.200 millones (un crecimiento de 4,5%). (El crecimiento anterior se mide en términos de la equivalencia con el dólar estadounidense al final del año). Para verlo con perspectiva, el real brasileño perdió valor respecto al dólar estadounidense, de $1,83 reales por 1 dólar en el año 2000 a $2,92 reales/dólar en 2002. La economía brasileña está altamente diversificada pero existen grandes diferencias en el nivel de desarrollo en el país. La industria de mayor magnitud se concentra en el sur y el sudeste. El noreste es la zona más pobre, si bien está empezando a atraer nuevas inversiones.

La economía pasó por un período crítico en 2002, por la incertidumbre de las elecciones, la devaluación del real en 35%, la reducción en la inversión extranjera directa (que bajó a US$16.600 millones, es decir 6.000 millones menos que el año anterior) y la especulación de que Brasil pudiera acabar como Argentina. La deuda pública se elevó brevemente a 63% del PIB (11% por encima del nivel de finales de 2001). Brasil recibió ayuda del Fondo Monetario Internacional (FMI) con un programa sin precedentes de US$30.000 millones de dólares. El nuevo gobierno de Lula redujo incluso más el gasto público y elevó el excedente presupuestario primario de 3,75% a 4,25% del PIB, que es un compromiso más estricto del establecido en la carta de acuerdo con el FMI.

El gobierno de Brasil ha dado otras muestras positivas a la comunidad financiera internacional. A principios de abril de 2003, el Congreso aprobó un proyecto de ley (con una diferencia de 442 contra 13 votos) para sentar las bases que conducirán a la autonomía operativa del Banco Central; y más adelante ese mismo mes el Presidente Lula se reunió con los 27 gobernadores estatales y llegaron a un consenso sobre las propuestas de ley para la reforma del sistema de pensiones y el código fiscal. Ahora falta convencer al Congreso.

La aprobación de la Ley Brasileña de Responsabilidad Fiscal, en Mayo de 2000, mejoró la disciplina fiscal a todos los niveles (federal, estatal y municipal) y en los poderes legislativo, ejecutivo y judicial. Las últimas propuestas gubernamentales para hacer frente a los tremendos déficits presupuestarios en el sistema de pensiones de Brasil incluyen una drástica reducción en el tope de las pensiones del sector público. En la actualidad, los empleados del sector público disfrutan una pensión equivalente al mayor salario que hayan recibido durante su vida, con lo que en 2002 tres millones de jubilados del sector público crearon el 75% del déficit total del sistema, el cual ascendió a 4,2% del PIB.

La reforma fiscal es una continuación del esfuerzo del gobierno anterior. Entre las modificaciones propuestas, el Presidente Lula sugiere unificar el ICMS sobre bienes y servicios (Impuesto a la Circulación de Mercaderías sobre Servicios de Transporte Interestatal e Intermunicipal y de Comunicación) para convertirlo en un impuesto nacional al valor agregado estandarizado, con cinco tarifas diferentes. En la actualidad existen decenas de tarifas diferentes impuestas por los 27 estados, dentro de sus códigos fiscales particulares. El éxito de la reforma fiscal y de pensiones dependerá de una enmienda constitucional, que necesita ser aprobada por un 60% en cada cámara, en votos sucesivos.

La apertura comercial y la estabilización económica han elevado considerablemente las perspectivas de crecimiento del país. Las exportaciones casi se han duplicado en la última década, y las importaciones se han duplicado con creces. En su momento, Lula y el PT se opusieron al ALCA (Acuerdo de Libre Comercio de las Américas), pero han moderado su postura. En calidad de copresidentes de los debates sobre el ALCA desde noviembre del 2002, los Estados Unidos y Brasil han colaborado juntos de forma constructiva, y sus objetivos comunes de eliminación general de los subsidios a las exportaciones y la reducción de la ayuda que se da a la agricultura nacional pueden mejorar dicha colaboración. Brasil tiene mucho que ganar con el libre comercio, en términos de crecimiento económico y la realización de su potencial comercial.

Brasil cuenta con vastos recursos agrícolas y tiene dos zonas agrarias claramente distintas, una que comprende entre la mitad y las dos terceras partes del sur del país, y tiene clima semitemplado, mayor precipitación, mejores suelos, más alta tecnología y uso de insumos agrícolas, infraestructura apropiada, agricultores con más experiencia, y produce la mayor parte de los cereales y semillas oleaginosas, y los cultivos brasileños de exportación; y la otra que abarca la región de continuas sequías del noreste y la cuenca del Amazonas. La precipitación en esta última zona no está bien distribuida, el suelo no es bueno, la infraestructura es insuficiente, y hay poco capital para el desarrollo. La producción en esta última zona es principalmente para el consumo propio pero está ganando importancia como exportadora de productos forestales, cacao y frutas tropicales. La región centro-occidental del país tiene considerables áreas de sabana con pastizales y alguno que otro árbol, pero está pasando por una amplia y rápida expansión agrícola.

Brasil tiene una agricultura bastante diversificada y es básicamente autosuficiente en cuestión alimentaria. La agricultura representa el 9% del PIB y da trabajo a alrededor del 20% de la población activa. La agroindustria en su conjunto constituye aproximadamente un tercio del PIB. Brasil es el mayor productor mundial de caña de azúcar, café, concentrado de jugo de naranja congelado y frutas tropicales, y tiene el mayor inventario de ganado con fines comerciales. Es un importante productor y exportador de cacao, soya, productos madereros, carne de ave y cerdo, maíz, algodón y tabaco. La producción de ganado es importante en muchas partes del país, y existe un rápido crecimiento en la producción de carne de ave y puerco, así como en la industria láctea, en respuesta a cambios en el gusto del consumidor. La agricultura constituye alrededor del 41% de las exportaciones del país y Brasil tuvo una balanza comercial positiva de más de US$20.000 millones en agricultura en 2002.

La mitad de Brasil está cubierta de bosques y la mayor selva tropical húmeda del mundo se encuentra en la cuenca del Amazonas. Las recientes migraciones al Amazonas y la quema en gran escala de áreas boscosas han atraído la atención internacional, por lo que el gobierno ha reducido los incentivos de dicha actividad y está ejecutando un ambicioso plan ambiental que incluye una Ley de Delitos Ambientales con serias penalizaciones por su incumplimiento.

Brasil tiene uno de los sectores industriales más avanzados de América Latina, el cual representa casi una tercera parte del PIB del país. Entre las diversas industrias se encuentran las siguientes automóviles y repuestos, fabricación de otra maquinaria y equipo, acero, textiles, y de zapatos, cemento, madera, mineral de hierro, estaño, productos petroquímicos, además de computadoras, aeronaves y bienes de consumo duraderos. General Motors, Ford y Fiat tienen plantas de producción de vehículos pequeños en Brasil, y los fabricantes de automóviles ponen a prueba nuevos métodos de producción en dicho país, donde la industria ofrece mayor flexibilidad que en los centros fabricantes más establecidos de Europa.

Brasil también tiene una diversa y sofisticada industria de servicios, en la que el correo y las telecomunicaciones ocupan el primer lugar en magnitud, seguidos de las industrias bancaria, de energía, comercio e informática. En el decenio de 1990 el sector financiero de Brasil fue extensamente reestructurado y es relativamente sólido. Dicho sector proporciona a las firmas locales una gran variedad de productos financieros. Las principales firmas financieras son brasileñas (y los dos bancos de mayor tamaño pertenecen al estado) pero las firmas estadounidenses y de otras naciones tienen una considerable porción del mercado.

La privatización provocó una oleada de inversionistas a partir de 1996. El promedio anual de inversión en el sector de telecomunicaciones en los 4 años anteriores al inicio de la privatización fue de R$5.800 millones, y el promedio anual durante los cuatro años siguientes de R$16.300 millones, casi el triple. La inversión en el sector de energía eléctrica se elevó, de R$5.300 millones anuales antes de la privatización, a R$7.200 después de la misma. Las empresas estadounidenses contribuyeron una gran parte de este flujo monetario. A partir de 2000 muchos inversionistas sufrieron grandes pérdidas debido a decisiones regulatorias adversas y la caída del valor del real. El sector energético se vio particularmente afectado.

En 2001 Brasil pasó por una crisis de energía eléctrica, debido a la poca precipitación para el sistema de producción hidroeléctrica, y la insuficiente inversión adicional en el sector, pero se evitaron los apagones con racionamientos obligatorios y subidas de precio. El sistema de racionamiento concluyó oficialmente el 1 de marzo de 2002, y en julio de 2003 el Ministro de Energía revelará un plan energético que determinará del interés futuro de los inversionistas.

El gobierno de Brasil se ha embarcado en un ambicioso programa para reducir su dependencia de las importaciones petroleras. A mediados de la década de 1980 dichas importaciones representaban más del 70% de las necesidades de Brasil de petróleo y sus derivados. La cifra asciende a 19% en la actualidad. Brasil es uno de los principales países de generación hidroeléctrica a nivel mundial, y dispone de una capacidad total instalada de generación de electricidad de 90.000 megavatios, en la que la energía hidroeléctrica representa una producción de 66.000 (es decir el 74%).

Se ha comprobado que Brasil tiene grandes recursos minerales. Las extensas reservas de hierro y manganeso son importantes fuentes de materia prima y de ingresos de exportación. También se explota depósitos de níquel, estaño, cromita, bauxita, berilio, cobre, plomo, tungsteno, cinc, oro y otros minerales, pero el carbón de alta calidad y grado coquizable que se necesita para la industria siderúrgica es escaso.

RELACIONES EXTERIORES
Brasil ha sido tradicionalmente un líder en la comunidad interamericana y ha jugado un papel importante en los esfuerzos de seguridad colectiva, así como en la cooperación económica en el hemisferio occidental. Apoyó a los aliados en las dos guerras mundiales y su fuerza expedicionaria en Italia fue clave para la victoria en Monte Castello.

Brasil es miembro de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y forma parte del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (Tratado de Río de Janeiro). Ultimamente ha dado alta prioridad a ampliar las relaciones con sus vecinos sudamericanos y es miembro fundador del Pacto Amazónico, la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) y Mercosur (una imperfecta unión aduanera entre Argentina, Uruguay, Paraguay y Brasil, que también incluye a Chile y Bolivia como miembros asociados).

Brasil es uno de los garantes (junto con Argentina, Chile y los Estados Unidos) del proceso de paz entre Perú y Ecuador. También es uno de los miembros fundadores de las Naciones Unidas y participa en sus organismos especializados. Ha contribuido tropas a los esfuerzos de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas en el Oriente Medio, el antiguo Congo Belga, Chipre, Mozambique, Angola y más recientemente en Timor Oriental. Brasil ha sido miembro del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas cuatro veces, la última entre 1998 y 2000, y se está postulando para un puesto permanente en dicho Consejo, con el apoyo de Rusia. Brasil encabeza actualmente el Grupo de Países Amigos para promover la democracia a largo plazo en Venezuela, del cual los Estados Unidos también son miembro.

A medida que su economía nacional se ha expandido y diversificado, Brasil se ha visto envuelto cada vez más en los debates internacionales de política comercial y económica. Los Estados Unidos, Europa occidental y Japón son los principales mercados para las exportaciones brasileñas y la mayor fuente de inversión y préstamos extranjeros del país. Brasil también ha elevado su compromiso de no proliferación mediante la ratificación del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares, y firmado un acuerdo de salvaguarda nuclear en gran escala con el Organismo Internacional de Energía Atómica, además de acceder al Tratado de Tlatelolco y de unirse al Régimen de Control de la Tecnología de Misiles y al Grupo de Suministradores Nucleares.

RELACIONES ENTRE LOS EE.UU. Y BRASIL
Los Estados Unidos fueron el primer país en reconocer la independencia de Brasil en 1822 y las dos naciones han tenido tradicionalmente una dinámica relación de amistad con un amplio temario político y económico.
La relación entre Brasil y los Estados Unidos se fortaleció con la toma de posesión en 1995 del presidente reformista y de orientación internacional Fernando Henrique Cardoso, quien tuvo varias reuniones con el expresidente Clinton. El Presidente Bush también se reunió con Cardoso a los tres meses de entrar en funciones, y en diciembre de 2002 Bush invitó al presidente electo Lula a una reunión en Washington, donde ambos acordaron celebrar una cumbre presidencial en 2003. El Presidente Lula volvió a Washington para dicha cumbre el 20 de junio de 2003 y los documentos relativos a los resultados de la misma pueden verse en las siguientes direcciones de Internet: White House y State Department.

La profundización de las relaciones y cooperación entre Brasil y los EE.UU. quedó reflejada en los numerosos contactos de alto nivel entre los dos gobiernos en los primeros meses de la presidencia de Lula, que incluyeron visitas a Brasil de Robert Zoellick, Representante Comercial de los EE.UU., de Paul O'Neill cuando era Secretario del Tesoro, y del actual Secretario del Tesoro John Snow, así como visitas a Washington por el Ministro de Finanzas de Brasil Antonio Palocci y el Presidente del Banco Central Henrique Meirelles.

Entre los temas de debate y cooperación entre ambos países se encuentran los de finanzas y comercio, la integración económica del hemisferio, el ALCA, el control y la no proliferación de armamentos, los derechos humanos, la delincuencia internacional (incluido el apoyo financiero a grupos terroristas en la Zona Fronteriza de Brasil, Argentina y Paraguay), la lucha antinarcóticos, y cuestiones ambientales. Entre los acuerdos bilaterales en vigor se encuentran un Acuerdo de Asociación para la Educación (que eleva y amplía las iniciativas de cooperación en áreas como la reforma educativa basada en un sistema de estándares, el uso de tecnología y la formación profesional de los maestros), un Tratado de Asistencia Legal Mutua ratificado en 2001, y acuerdos de cooperación sobre energía, parques nacionales y reforma gubernamental. En abril de 2000 los Estados Unidos y Brasil firmaron un Acuerdo de Salvaguardas Técnicas para que firmas estadounidenses pudieran participar en el desarrollo del puerto espacial en la base de Alcántara. Este acuerdo está actualmente bloqueado por el Congreso brasileño.

Funciones de la Embajada y los Consulados de los EE.UU.
La embajada y los consulados en Brasil ofrecen una amplia variedad de servicios a los ciudadanos y empresas estadounidenses. Los funcionarios en las áreas de política, economía y ciencia tratan directamente con el gobierno brasileño para promover los intereses de los EE.UU., pero también están a disposición de los ciudadanos estadounidenses para informarles sobre la situación del país en general. Los agregados del Servicio Comercial de los EE.UU. y el Servicio Agrícola Exterior estadounidenses trabajan estrechamente con centenares de empresas estadounidenses que tienen oficinas en Brasil, proporcionan información sobre los reglamentos brasileños de comercio e industria, y administran varios programas para ayudar a empresas estadounidenses a iniciar o mantener proyectos comerciales en Brasil. El número de acontecimientos comerciales y de empresas estadounidenses que van a Brasil para participar en los programas del Servicio Comercial Exterior y el Servicio Agrícola Exterior, de los EE.UU., se ha triplicado en los últimos tres años.

La sección consular de la embajada ofrece servicios cruciales a unos 50.000 ciudadanos estadounidenses que residen en Brasil. Entre otras cosas, la sección consular asiste a quienes desean participar en las elecciones estadounidenses desde el exterior, y proporciona información fiscal de los EE.UU. Aparte de los ciudadanos estadounidenses que residen en Brasil, alrededor de 150.000 visitan el país anualmente. La sección consular ofrece servicios de pasaporte y la ayuda de emergencia que puedan necesitar los turistas estadounidenses durante su estancia en Brasil.

Altos cargos de la Embajada de los Estados Unidos
(en agosto de 2004)
Embajador--John Danilovich
Jefe Adjunto de Misión--Philip Chicola
Agregado de Defensa--Col. Samuel K. Stouffer, Ejército de los EE.UU.
Cónsul General--Simon Henshaw
Consejero para Asuntos Económicos--Bruce Williamson
Consejero para Asuntos Comerciales --John Harris
Consejero para Asuntos Políticos --Dennis Hearne
Consejero para Asuntos Científicos --vacante
Consejera para Asuntos Públicos--Patrick Linehan
Cónsul General en Sao Paulo--Patrick Duddy
Cónsul General en Río de Janeiro--Edmund Atkins
Cónsul en Recife--Peter Swavely

La Embajada de los EE.UU. en Brasilia se encuentra situada en SES Avenida das Nacoes, quadra 801, lote 3, Brasilia, DF, CEP: 70.403-900 (tel. 55-61-312-7000), (fax 55-61-225-9136). Internet: http://www.embaixada-americana.org.br/.

Existen consulados generales en Río de Janeiro y Sao Paulo, y un consulado en Recife, así como representantes consulares en Manaus, Belem, Salvador, Fortaleza y Porto Alegre. Hay oficinas del Servicio de Comercial Exterior en Brasilia, Sao Paulo, Río de Janeiro y Belo Horizonte.

Otros Contactos
U.S. Department of Commerce
Office of Latin America and the Caribbean
International Trade Administration
14th and Constitution Avenue, NW
Washington, DC 20230
Teléfono: 202-482-0428
1-800-U.S.A-TRADE
Fax: 202-482-4157
Servicio automatizado de fax para información comercial: 202-482-4464

American Chamber of Commerce of Sao Paulo
Rua da Paz, No. 1431
04713-001 - Chacara Santo Antonio
Sao Paulo - SP, Brazil
Teléfono: 55-11-51-803-804
Fax: 55-11-51-803-777
Correo electrónico: amhost@amcham.com.br

American Chamber of Commerce of Rio de Janeiro
Praca Pio X-15, 5th Floor
Caixa Postal 916
20040 Rio de Janeiro--RJ-Brazil
Teléfono: 55-21-2203-2477
Fax: 55-21-2263-4477
Correo electrónico: amchambr@unisys.com.br

  
FirstGov
Este sitio es administrado por la Dirección de Asuntos Públicos del Departamento de Estado.
Enlaces a otros sitios en el internet no constituye un respaldo a las opiniones contenidas en ellos.
Informacion sobre Derecho de Autor | Advertencia