Skip Links
U.S. Department of State
PortadaContáctenosEnvíe esta páginaFOIAAnuncio de privacidadArchivoEnglish
U.S. Department of State
Secretario de Estado Colin L. PowellAcerca del Departamento de EstadoApoyo Internacional a los NegociosAsuntos del Hemisferio OccidentalTemas InternacionalesVisasMas Información sobre ViajesEn Otras Noticias
Departamento de Estado de los Estados Unidos
   

Premio de 2004 del Secretario de Estado por Excelencia Empresarial caracterizada por civismo empresarial excepcional


Secretary Colin L. Powell
Salón de Recepciones Diplomáticas Benjamín Franklin
Washington, DC
26 de octubre de 2004

SR. MERMOUD: Buenas tardes a todos y bienvenidos a la ceremonia de entrega del Premio por Excelencia Empresarial. Mi nombre es Frank Mermoud, soy Representante Especial para Asuntos Comerciales y Empresariales del Departamento de Estado y seré el moderador del programa especial de esta tarde.

Gracias a la Red de televisión de la embajada de los EE.UU. estamos transmitiendo en directo a Suva, Fiji y Sao Paolo, en Brasil, y rindiendo homenaje a los ganadores de esta noche en acontecimientos simultáneos en tres distintas partes del mundo.

Ahora, tengo el honor de presentarles al Secretario de Estado Colin Powell. (Aplausos).

SECRETARIO POWELL: Muchas gracias, Frank; buenas tardes a todos y bienvenidos al Departamento de Estado. Damos especialmente la bienvenida a quienes están siguiendo este programa por satélite desde Suva y Sao Paolo.

Nos encontramos en el magnífico salón Benjamín Franklin, del Departamento de Estado, donde celebramos actos especiales, y éste es ciertamente uno de ellos. Es un gran placer para mí tener la oportunidad de presidir este acontecimiento y presentar el Premio de 2004 por Excelencia Empresarial.

Las empresas estadounidenses siempre han desempeñado un papel esencial en la promoción del alcance mundial de los mercados libres, el libre comercio y la libre empresa. Estos principios han ayudado a más personas de todo el mundo a conocer la prosperidad que cualquier otro régimen económico en toda la historia de la humanidad, y han permitido a millones de hombres y mujeres escapar de la pobreza junto con su familia.

No obstante, las mejores empresas estadounidenses no miden la excelencia sencillamente en dólares y céntimos, en beneficios. Saben que las economías sólo prosperan cuando prospera el pueblo, cuando se erradica la corrupción y se impide la propagación de las enfermedades; cuando se mejora la educación y se protegen los derechos humanos fundamentales por el estado de derecho.

Por tanto, al tratar de estimular el crecimiento económico, debemos también esforzarnos por establecer las condiciones sociales y políticas que son la base de la prosperidad y el progreso. Debemos invertir en la gente y las comunidades así como en los bienes y servicios.

El Presidente Bush cree que los Estados Unidos deben dirigir por el ejemplo en esta misión universal. Una de las formas en que lo estamos haciendo es a través de un nuevo programa que hemos llamado la Cuenta del Reto del Milenio. Mediante esta audaz iniciativa, estamos enviando nueva asistencia extranjera, asistencia para el desarrollo, a los países que tienen ahora un gobierno justo y están desarrollando y reformando su economía e invirtiendo en la salud y educación de su pueblo.

Para hacer realidad el ideal del Presidente Bush, hemos adoptado las prácticas óptimas del sector privado y establecido una corporación singular que gestiona la Cuenta del Reto del Milenio, llamada la Corporación del Reto del Milenio, programa del gobierno gestionado como un negocio. Me siento orgulloso de ser el presidente del Consejo de Administración de la Corporación del Reto del Milenio.

A través de la Corporación del Reto del Milenio negociamos contratos con países en desarrollo, en los que se estipulan las responsabilidades y expectativas mutuas. Invertimos en sus proyectos, así como lo haría una empresa capitalista. Pero no esperamos beneficios financieros. En cambio, medimos nuestros beneficios en el crecimiento económico y la reducción de la pobreza de los países en desarrollo. Mediremos nuestros resultados por la manera en que nuestra intervención afecta a la gente. ¿Mejora su vida? ¿Encuentra un sistema de educación mejor para sus hijos? ¿Encuentra una oportunidad de trabajo o un trabajo mejor? ¿Tiene confianza en su régimen político? ¿Tiene confianza en sus gobernantes? ¿Se da cuenta de que los Estados Unidos están tomando la iniciativa para asociarse con sus dirigentes con el fin de mejorar sus condiciones de vida y permitirles abrigar la esperanza de un futuro mejor?

La Corporación del Reto del Milenio puede no ser un negocio real, pero representa el entendimiento ilustrado de que la mejor forma de hacer bien las cosas es hacer el bien. Este principio también define a las mejores empresas estadounidenses, que lo ponen en práctica cada día. En el Departamento de Estado nos enorgullecemos de alentar a las empresas que ofrecen nuevas oportunidades y promueven las condiciones de paz y prosperidad mucho más allá de nuestras costas.

Hoy rendimos homenaje a dos empresas ejemplares con el Premio por Excelencia Empresarial. Ese premio se estableció en 1999 para reconocer la importante función que desempeñan las compañías estadounidenses en el extranjero como ciudadanos empresariales responsables. En todo el mundo, nuestros embajadores, nuestros encargados de misión, proponen compañías que demuestran tener conciencia, carácter e integridad en sus prácticas comerciales. Este año, recibimos 50 nombramientos dignos de consideración, de los que hemos escogido los dos ganadores de este año.

Me complace anunciar que la compañía que ha obtenido el Premio por Excelencia Empresarial en la categoría de empresas pequeñas y medianas es FIJI Water de Basalt, Colorado. Durante casi diez años, esta compañía ha hecho mucho más que embotellar agua en el Sur del Pacífico. FIJI Water ha demostrado su interés por las comunidades de toda la isla y las ha ayudado a atender sus necesidades sociales más importantes. FIJI Water deposita un porcentaje de sus ingresos totales en un fondo fiduciario destinado a mejorar la educación, el saneamiento y la infraestructura de la isla. Para mejorar la educación de la primera infancia, FIJI Water estableció clases de párvulos y ha ayudado a proporcionarles maestros certificados bien capacitados.

FIJI Water también ha hecho posible que varios de sus empleados locales más prometedores sigan estudios a nivel universitario. FIJI Water está comprometida a proteger y mejorar el medio ambiente local en el que trabaja y del que depende su éxito comercial. Los residentes de Fiji están orgullosos de la tranquila belleza de su isla y FIJI Water ha correspondido a su pasión por su país con la acción. La compañía alienta la gestión responsable de los tesoros nacionales de Fiji y recientemente prestó socorro para paliar los daños causados por los devastadores temporales e inundaciones.

Más que un buen ciudadano en el campo empresarial, FIJI Water es un buen vecino de todo el pueblo de Fiji. Por tanto, es para mí un gran placer presentar el Premio del Departamento de Estado por Excelencia Empresarial al Sr. David Gilmour, fundador y presidente de FIJI Water.

¿Tiene la bondad de acercarse, Sr. Gilmour?

(Presentación del premio)

SR. GILMOUR: Sr. Secretario, todos los que trabajamos en FIJI Water estamos profundamente agradecidos y nos sentimos muy honrados por este premio. Supone el reconocimiento de la introducción en FIJI de una industria nueva y sostenible dedicada al producto más precioso del mundo: el agua. Sin el agua no habría vida en la tierra y este producto, que se renueva continuamente, es único porque nunca se agotará mientras esté bien gestionado.

Desde su creación, nuestra compañía ha establecido una fundación, que ha mencionado el Sr. Secretario, para mejorar el medio ambiente y generar empleo y oportunidades de educación en Fiji. Yo siempre he pensado que la educación es esencial en la primera infancia, porque sin preparación no existen oportunidades.

Hasta la fecha hemos construido cinco escuelas de párvulos en las aldeas vecinas y organizado una multitud de otros programas para apoyar a los estudiantes y maestros de la zona. La recursos del fondo fiduciario también se usan para mejorar la calidad de la vida en las aldeas de Fiji.

El principal factor de nuestro éxito ha sido la extraordinaria relación que mantenemos con el Gobierno de Fiji. Desde el primer momento comprendieron e hicieron realidad el ideal que sólo mejoraría la calidad de la vida del pueblo de Fiji. El gobierno se ha comprometido a proteger en perpetuidad esta zona, la zona íntegra de captura que rodea la fuente de FIJI Water.

Esta decisión asegurará que FIJI Water siga siendo --y nuestro éxito depende de ello-- el agua de mejor sabor, la fuente más pura y de contenido mineral único, que está a 1.500 millas del foco de contaminación industrial más cercano.

FIJI Water espera ser pronto el principal contribuyente de impuestos y regalías a la República de Fiji. Esta contribución es esencial por cualquier inversionista en cualquier parte del mundo el desarrollo.

Al mirar Fiji al futuro, confiamos en que nuestro venturoso modelo de desarrollo económico demostrado por FIJI Water aliente la corriente de nuevas inversiones responsables al país, que den por resultado el crecimiento económico y oportunidades educativas y culturales. Tal vez este modelo pueda adaptarse a otras parte del mundo en desarrollo.

Por último, es en el corazón y el alma del pueblo de Fiji donde tenemos que buscar la clave del éxito de FIJI Water. El orgullo por algo propio --que nuestro equipo de Fiji ha fomentado con la distribución mundial de centenares de millones de botellas en caja-- ha beneficiado no sólo la vida de cada uno de sus habitantes, sino también las esperanzas y los sueños de un país en desarrollo. Yo comparto este honor con ellos.

Para terminar, quisiera expresar mi más cordial agradecimiento al Departamento de Estado por llevar un embajador de los Estados Unidos a Fiji y un equipo extraordinario, el mejor que he conocido en mis 7 millones de millas de viajes de negocios. Muchas gracias.

(Aplausos)

SECRETARIO POWELL: Muchas gracias, David, y enhorabuena a todos los que están siguiendo esta ceremonia desde Fiji.

Ahora me complace anunciar al ganador del Premio por Excelencia Empresarial de este año en la categoría multinacional: Motorola de Schaumburg, Illinois, por sus actividades innovadores de divulgación en Brasil.

Motorola entiende que una parte fundamental de hacer negocios en otro país es participar activamente en la vida de la comunidad local. Con su trabajo con los comisarios de policía de todo Brasil, Motorola está ayudando a los ciudadanos a combatir la delincuencia en sus comunidades con los vehículos y radios que les proporciona para mejorar la labor de vigilancia.

El Ministro de Justicia de Brasil quedó tan impresionado que pidió a Motorola que escribiese un libro sobre su singular programa de seguridad.

Combatir la delincuencia también significa extender la mano a los jóvenes en riesgo, lo que Motorola ha hecho a través de programas de mentores y clases de fútbol después de la escuela, con lo que consiguen que los jóvenes estén en la cancha en vez de estar en la calle. Además, en el curso de los últimos diez años, Motorola ha donado más de $230 millones a un instituto técnico de Sao Paolo, que ha redundado en la creación de millares de buenos trabajos.

La misma pasión que le lleva a luchar contra la inercia inspira las actividades de Motorola en defensa del medio ambiente. Motorola trata toda el agua usada en su fábrica para no contribuir a la escasez de agua potable sin contaminar de Brasil. Motorola también ha dirigido una campaña nacional para reciclar pilas que, hasta la fecha ha recogido más de 100 toneladas de baterías gastadas de automóviles y teléfonos celulares.

El compromiso de Motorola al civismo empresarial responsable es un ejemplo para las empresas de todas partes. Por tanto, me es muy grato presentar nuestro Premio por Excelencia Empresarial de 2004 a Ed Zander, presidente y director ejecutivo de Motorola.

(Aplausos)

(Presentación del premio)

SR. ZANDER: Gracias, Secretario Powell. Buenas tardes a todos. Y saludos a nuestra gente en Brasil; nos sentimos tan honrados de tenerlos también con nosotros. Es un gran honor para mí aceptar este premio en nombre de Motorola, compañía que durante 76 años se ha comprometido al civismo empresarial. Motorola crea productos y tecnologías que benefician a la sociedad al hacer aparatos más inteligentes y la vida más fácil para la gente de todo el mundo.

Motorola siempre ha sido más que un simple patrono y Motorola Brasil ilustra nuestra creencia en la importancia de participar activamente en las comunidades donde llevamos a cabo nuestros negocios, como Brasil. Por ejemplo, este año, más de 900 empleados dedicaron más de 13.000 horas de trabajo voluntario en sus vecindarios. Hemos reciclado más de 100 toneladas de pilas usadas desde 1999. Como ha señalado el Secretario, hemos invertido más de $230 millones en nuestro Campus Industrial y Tecnológico en Sao Paolo en la creación de empleos para más de 4.000 brasileños.

Patrocinamos programas culturales, educativos, de alfabetización y de seguridad pública, a los que nuestro director nacional, Luis Cornetta, se referirá en breve.

Este premio sirve para recordar oportunamente a Motorola que desempeñamos un importante papel en la sociedad, un papel que va más allá de las contribuciones evidentemente comerciales. Nuestros valores dicen tanto de nosotros como nuestros beneficios. El Departamento de Estado es digno de alabanza por reconocer la labor extraordinaria de las compañías en cuanto a civismo, protección del medio ambiente y prácticas de empleo. Me enorgullece en particular el hecho de que Motorola sea la única empresa que ha obtenido esta alta distinción en dos ocasiones. Nuestro equipo de Malasia fue honrado con ella en 2000. Yo me comprometo a hacer que estas altas normas de civismo empresarial formen parte integral de Motorola dondequiera que realice sus operaciones.

De nuevo, enhorabuena a nuestro equipo de Brasil y gracias al Departamento de Estado. Si parece que hoy estoy realmente entusiasmado es porque soy un aficionado de los Red Sox de Boston (que este año ganaron el campeonato de béisbol), de manera que, gracias. (Risas y aplausos)

SECRETARIO POWELL: Muchas gracias, Ed, y enhorabuena a todos ustedes que sintonizan con nosotros desde Sao Paolo.

Amigos, para aprovechar las múltiples oportunidades de nuestro mundo cada vez más integrado, debemos esforzarnos por establecer contactos del tipo que se han descrito aquí el día de hoy. Debemos trabajar para poner a los ciudadanos estadounidenses en contacto con gente de todo el mundo y promover un mejor entendimiento de los intereses e ideas que nos unen a todos.

También debemos establecer contacto entre nuestras numerosas iniciativas para forjar un mundo mejor. En este nuevo siglo, el crecimiento económico, la democracia, el desarrollo y la paz nunca habían estado tan estrechamente vinculados como lo están hoy y tenemos que esforzarnos por aunar estos principios, estos vínculos, en un círculo de libertad y prosperidad en expansión continua, que beneficie la vida de las personas de todo el mundo.

A las empresas estadounidenses les corresponde un papel singular en esta misión sin precedentes y, como demuestran claramente todas las que han sido propuestas para el premio de este año, las empresas de nuestro país están dispuestas a enfrentarse a este reto. Están actuando como nuestros embajadores ante el mundo, expresando y propugnado los principios universales de libertad y dignidad humana que definen el alma misma de nuestra nación.

Les agradezco a todos el excelente trabajo que están realizando. Todos ustedes representan lo mejor de los Estados Unidos y yo los saludo. Ahora cedo la dirección del acto al Secretario Adjunto Tony Wayne, que estará a cargo del resto del programa de hoy.

Muchas gracias.

[Fin]

  
FirstGov
Este sitio es administrado por la Dirección de Asuntos Públicos del Departamento de Estado.
Enlaces a otros sitios en el internet no constituye un respaldo a las opiniones contenidas en ellos.
Informacion sobre Derecho de Autor | Advertencia