Skip Links
U.S. Department of State
PortadaContáctenosEnvíe esta páginaFOIAAnuncio de privacidadArchivoEnglish
U.S. Department of State
Secretario de Estado Colin L. PowellAcerca del Departamento de EstadoApoyo Internacional a los NegociosAsuntos del Hemisferio OccidentalTemas InternacionalesVisasMas Información sobre ViajesEn Otras Noticias
Departamento de Estado de los Estados Unidos
   

Entrevista hecha por Luz María Noli del Canal 2 de la TVN de Panamá


Colin L. Powell
Ciudad de Panamá, Panamá
1 de septiembre de 2004

L.M. NOLI: Sr. Secretario, durante su última visita a Panamá hablamos sobre varios temas. Desearía que volviésemos a tratar algunos de ellos. Y creo, si lo desea, si puedo, y si tenemos tiempo para hacerlo. Pero lo primero en la lista, como puede imaginarse, es Irak. Hace más de un año que la guerra ha terminado oficialmente y, sin embargo, el conflicto parece intensificarse a diario con secuestros, decapitaciones y una escalada de la guerrilla. ¿No se ha vuelto cada vez más obvio que se subestimaron las consideraciones culturales, étnicas y religiosas?

SECRETARIO POWELL: Creo que está claro que no esperábamos que la insurrección sería así de intensa. Pero veamos lo que ha ocurrido de positivo en el último año. Irak ahora se halla nuevamente bajo el liderazgo de su propio pueblo. Tiene sus propios líderes. Tiene un Presidente. Tiene un Primer Ministro. Tiene un gabinete que trabaja arduamente y demuestra tener un liderazgo firme y coraje frente la adversidad. Disponemos de una cantidad considerable de dinero que se destinará a la reconstrucción del país. Se ha constituido un consejo nacional que se reunirá por primera vez ahora y por lo tanto han pasado muchas cosas en lo que respecta a la transición de Irak hacia la democracia. Se han programado las elecciones para fines de este año, en enero de 2005.

Lo que tenemos que hacer es vencer esta insurrección. Recordemos quiénes son los que provocan este conflicto. No son los Estados Unidos. No son las fuerzas de coalición apostadas allí. Son los vestigios del régimen de un dictador, los vestigios del régimen maléfico de Saddam Hussein. También son los terroristas que han entrado en el país para causar problemas y hay que derrotarlos. Y al trabajar con las fuerzas iraquíes, se los derrotará. El Gobierno iraquí es el que desea vencer esta insurrección, de la misma manera que el Gobierno de los Estados Unidos.

L.M. NOLI: Señor Secretario, pero parecería que el nuevo gobierno no puede manejar la situación, ¿no es así? ¿Esto se debe a que aún (inaudible) o a que no pueden superar las diferencias?

SECRETARIO POWELL: Esto no tiene nada que ver con las diferencias étnicas o religiosas. Estas personas son criminales. Hacen explotar automóviles. Matan niños. Matan policías que están allí para preservar el orden. Estos son criminales. Son vestigios sobrantes del régimen anterior. Y no refleja tanto una diferencia étnica sino política. Ellos quieren volver al pasado. Quieren volver a la simpática dictadura, de la que gozaron durante tantos años, que esencialmente destruyó el país. La reconstrucción que debe tener lugar no es la reconstrucción como consecuencia de la acción militar del año pasado. Es una reconstrucción como consecuencia de la destrucción provocada por Saddam Hussein durante un período de treinta años.

Lo que no debemos perder de vista es que ahora Irak tiene su propio gobierno; un gobierno que está tratando de obtener mayor legitimidad mediante la celebración de elecciones a fines del año en curso, la clase de elecciones que acaba de celebrar Panamá para que un nuevo Presidente ocupe el cargo presidencial actualmente, y estoy muy orgulloso de haber estado aquí como testigo de ello. ¿Por qué no deberíamos todos nosotros apoyar al pueblo iraquí en su deseo de tener la misma oportunidad que tiene el pueblo de Panamá para decidir quiénes serán sus líderes, en vez de decir "Bueno, caramba, no se puede dejar que eso pase porque allí están esos insurgentes que son demasiado duros, demasiado violentos?" No son demasiado duros ni demasiado violentos. Los Estados Unidos y sus aliados de la coalición ya se han enfrentado a este tipo de enemigos y los han derrotado.

L.M. NOLI: Los españoles y los italianos han abandonado Irak. La ONU no parece estar lista para asumir el control de una operación que no sea organizada por ella. ¿Quién los rescatará?

SECRETARIO POWELL: Señora, los españoles se retiraron de Irak, pero quedan treinta y un países allí, incluidos los Estados Unidos. Las fuerzas armadas iraquíes se están organizando rápidamente. Las Naciones Unidas están allí. Hay un nuevo representante del Secretario General, el embajador Qazi, que está allí e irán más miembros del personal de la ONU con el fin de celebrar elecciones formuladas por las Naciones Unidas. Por eso, todos colaboramos en este objetivo.

La sugerencia de que no va a funcionar, de que tenemos que darnos por vencidos y echarnos atrás, tal vez sea la opinión de algunos, pero no la del presidente Bush. No es la opinión de su gobierno. No es la opinión de los líderes de los otros treinta países que forman parte de esta coalición. No es la opinión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que aprobó una resolución de apoyo a lo que está ocurriendo. Por eso, lo que debemos hacer es no desanimarnos. No debemos dejar que nuestra determinación flaquee. Esta es una insurgencia que se debe derrotar. Hay que lidiar con ella. Y lo haremos. Y la venceremos. El pueblo iraquí tendrá la oportunidad de ser libre del mismo modo que el pueblo de Afganistán tendrá la misma oportunidad. Lo mismo se decía de Afganistán hace un año más o menos, y ahora los afganos se están preparando para celebrar elecciones en los primeros días de octubre.

L.M. NOLI: Señor Secretario, desearía hacerle otra pregunta sobre Irak y luego pasaremos a Panamá y la relación de los Estados Unidos con ese país. Me acaban de hacer señas de que tengo muy poco tiempo. No hay armas de destrucción en masa a la vista, y parecería que la guerra ha beneficiado principalmente a las compañías petroleras y a varios contratistas, que cobran precios muy altos por los bienes y servicios. ¿Tiene algún sentido todo esto?

SECRETARIO POWELL: Lo que acaba de decir es incorrecto, totalmente incorrecto con respecto a quiénes se están beneficiando. En primer lugar, no se hallaron reservas de armas de destrucción en masa. Pero establecimos, sin lugar a dudas, que Saddam Hussein tenía la intención y la capacidad de disponer de tales armas, y tenía la capacidad en la infraestructura -- la infraestructura industrial del país. Sabíamos que había usado estas armas contra su pueblo en el pasado. Asesinó a 5.000 personas con armas químicas. No es algo que hayamos inventado nosotros. Es un hecho histórico. Atacó a Irán con armas químicas.

Por eso, ante una persona que ha usado este tipo de armas --una persona que tiene la intención de tener estas armas, la capacidad de tener estas armas-- el presidente Bush y los líderes de muchos otros países decidieron que ésta no es una persona a la que se le pueda permitir tener este tipo de capacidad porque una vez que se involucran los terroristas también, y la posibilidad de que esos terroristas accedan a ese tipo de armas, ello representaría una amenaza para el mundo entero.

Ahora, con respecto a la acusación que usted hizo, usted dijo que esto se hace por el petróleo. ¿Quién se queda con el dinero del petróleo? ¿Los Estados Unidos? ¿Quién se queda con los beneficios de la venta del petróleo? El pueblo iraquí. Se destinan al Gobierno iraquí. No los reciben los Estados Unidos. ¿Cuál es el verdadero beneficio de esto, dice usted? El verdadero beneficio es que el pueblo iraquí se ha librado de un dictador. Se ha librado de alguien que violó, saqueó y asesinó y envió a los iraquíes a las tumbas en masa. Ese es el beneficio de la guerra. El otro beneficio de la guerra, que veremos desarrollarse, es que el pueblo iraquí tendrá la oportunidad de seleccionar a sus propios líderes mediante elecciones abiertas, libres e imparciales, y los Estados Unidos se complacerán en presenciar la celebración de estas elecciones y en ver un acto de investidura presidencial del tipo que vi aquí hoy en Panamá. Y entonces los Estados Unidos y sus fuerzas armadas regresarán a su país, habiendo hecho otro amigo más. Hemos afrontado desafíos como éste en el pasado y prevaleceremos como lo hemos hecho en el pasado.

L.M. NOLI: Me referiré ahora a Panamá y a los Estados Unidos y a las relaciones futuras. Estoy segura de que usted se ha enterado de la reacción de -- de la cancelación de visas de los Estados Unidos a quienes según su creencia habían participado en actos de corrupción o eran posibles beneficiarios de ellos. Esto sólo se centra en aquellos que de alguna manera han afectado los intereses de los Estados Unidos y no se extiende a la corrupción en general, ¿o me equivoco otra vez?

SECRETARIO POWELL: No estoy seguro a qué se refiere.

L.M. NOLI: Debido a que los Estados Unidos cancelaron visas a ocho panameños, algunos de ellos implicados con el Gobierno y la mayoría por corrupción, le pregunto si se trata de que ellos afectaban a los intereses de los Estados Unidos o simplemente es una cuestión de corrupción en general.

SECRETARIO POWELL: Sabe, el nuevo Presidente, que asumió el cargo hoy, comenzó su discurso con una declaración muy contundente al pueblo panameño de que hoy comienza la tarea de librar al país de la corrupción y de invertir en el pueblo de Panamá. Los Estados Unidos se complacen en colaborar con el nuevo Presidente de Panamá en este empeño.

Ahora bien, tenemos políticas que estipulan que si se demuestra que una persona ha participado en actividades o en prácticas corruptas en el pasado, la clase de persona que en nuestra opinión no debería tener el privilegio de ingresar en los Estados Unidos, está dentro de mis facultades como Secretario de Estado, conforme a lo que el Congreso me ha encomendado hacer, determinar que no puedo permitir que tales personas reciban una visa. Pero esto es estrictamente por motivo de sus actividades, que eran de naturaleza repugnante, y no porque tengamos ninguna lista de personas o porque persigamos a ninguna persona. Sencillamente no hay fundamento alguno para una sugerencia como esa.

L.M. NOLI: Señor Secretario, el Presidente de Panamá, el ex Presidente de Panamá ahora, recientemente indultó a cuatro terroristas anticastristas que habían sido juzgados y sentenciados en Panamá. Huelga decir que los cubanos exiliados se regocijaron con esta noticia. ¿Existe algún vínculo entre todo esto y las próximas elecciones presidenciales?

SECRETARIO POWELL: Esto fue estrictamente una cuestión decidida por el Gobierno de Panamá. Los Estados Unidos no tuvieron nada que ver con este asunto. No hubo conversación alguna entre ninguna persona de los Estados Unidos y el ex presidente sobre este tema y la primera noticia que tuve acerca del indulto de estas cuatro personas fue cuando lo leí en el diario. Este es un asunto cien por cien interno de Panamá y no tengo más nada para decir sobre el tema. Panamá es un país soberano que puede manejar estos asuntos por sí mismo sin el aporte de los Estados Unidos, y no hubo aporte alguno por parte de los Estados Unidos sobre estas cuatro personas o estos cuatro casos.

L.M. NOLI: ¿Podría darme su evaluación de las relaciones entre los Estados Unidos y Panamá durante los últimos cinco años?

SECRETARIO POWELL: En mi opinión son excelentes y mejorarán más aún. Como usted sabe, mi experiencia con Panamá se remonta a muchos años atrás, y esta tarde cuando estaba sentado allí durante el acto de investidura escuchando al presidente Torrijos, se me ocurrió pensar de repente en aquel diciembre de 1989, cuando las fuerzas estadounidenses vinieron aquí, y no puedo expresarle con palabras el placer y la satisfacción que sentí al estar sentado allí y ver a otro presidente libremente elegido asumir el liderazgo de Panamá y fijar el rumbo del futuro del pueblo panameño --un rumbo que se asienta en los sólidos cimientos de la democracia, el estado de derecho, el desarrollo económico, la colaboración entre amigos y vecinos-- y el pueblo panameño puede enorgullecerse de lo que ha logrado en los últimos diez a quince años para estabilizar de este modo la democracia.

L.M. NOLI: ¿Habló con el Presidente electo, el nuevo Presidente?

SECRETARIO POWELL: Sí, sostuve una conversación con el nuevo Presidente. Lo felicité en nombre del presidente Bush y del pueblo estadounidense, y también lo felicité por lo que me pareció fue un discurso de toma de posesión muy, muy admirable. También le aseguré que contaría con el continuo apoyo de los Estados Unidos en todas sus gestiones destinadas al logro de su agenda.

L.M. NOLI: Señor Secretario, ¿tiene alguna expectativa acerca del futuro de las relaciones entre Panamá y los Estados Unidos?

SECRETARIO POWELL: Sólo tengo las más grandes expectativas. Tenemos una buena relación en la actualidad y es un placer venir aquí. Ésta es la segunda vez que visito Panamá en el último año. Estuve aquí para la centésima toma de posesión --mejor dicho el centésimo aniversario-- de Panamá y ahora para el acto de investidura presidencial y en ambas visitas me encontré con una relación sólida, una respuesta cálida a la relación, y ahora veo un solo rumbo posible, que es más alto aún.

L.M. NOLI: Y en el plano personal, ¿cuáles son los planes de Colin Powell para el futuro? Estoy segura de que le deben haber preguntado esto unas diez mil veces.

SECRETARIO POWELL: Sí. [Risas]

L.M. NOLI: Bueno, por la diez mil y una veces, ¿podría decirme qué planes tiene Colin Powell para el futuro?

SECRETARIO POWELL: Seré el Secretario de Estado lo que resta del día de hoy, mañana, y seguiré ocupando ese cargo. Desempeño mi cargo a discreción del Presidente y no tengo ningún otro plan.

L.M. NOLI: Gracias por el privilegio de concederme esta entrevista.

SECRETARIO POWELL: Gracias Luz. Es un placer verla de nuevo.

L.M. NOLI: Gracias, el placer es mío.

[Fin]

  
FirstGov
Este sitio es administrado por la Dirección de Asuntos Públicos del Departamento de Estado.
Enlaces a otros sitios en el internet no constituye un respaldo a las opiniones contenidas en ellos.
Informacion sobre Derecho de Autor | Advertencia