Skip Links
U.S. Department of State
PortadaContáctenosEnvíe esta páginaFOIAAnuncio de privacidadArchivoEnglish
U.S. Department of State
Secretario de Estado Colin L. PowellAcerca del Departamento de EstadoApoyo Internacional a los NegociosAsuntos del Hemisferio OccidentalTemas InternacionalesVisasMas Información sobre ViajesEn Otras Noticias
Departamento de Estado de los Estados Unidos
   

La Cumbre de las Américas y del Caribe

Hoy voy a concentrarme en la Cumbre de las Américas. El proceso de la Cumbre es un mecanismo singular en este hemisferio y también desempeña un papel importante en reafirmar los fuertes lazos entre los Estados Unidos y el Caribe.

Aquí en el Caribe compartimos objetivos audaces para el proceso de la Cumbre. En una reunión en mayo de 2003, por ejemplo, los ministros de relaciones exteriores de CARICOM declararon que consideraban la Cumbre Extraordinaria de Enero –celebrada en Monterrey en 2004– "como una oportunidad de promover las cuestiones regionales y de volver a captar el interés del hemisferio al más alto nivel político en una visión compartida para la creación de una comunidad hemisférica que brinde mejores oportunidades para el desarrollo económico y social progresivo de todos sus pueblos". Esa es una cita del Caribe. Eso es CARICOM. Estamos de acuerdo. Compartimos esos objetivos y creemos que cada Cumbre debería traducirse sucesivamente en una cooperación hemisférica más profunda.

Un compromiso con el multilateralismo que da resultados
Mi país reconoce el valor de este tipo de compromiso sostenido con esta región. Es por eso que estamos dedicados a este proceso, y por lo que el Presidente Bush anunció la Tercera Iniciativa Fronteriza en la Cumbre de las Américas que se celebró en la Ciudad de Quebec a principios de 2001. Esta Iniciativa proporciona un marco para la cooperación entre los Estados Unidos y el Caribe que complementa el proceso de la Cumbre, y este año estamos apoyando ese marco con casi $4 millones en financiamiento. Además, si no me equivoco, se ha aumentado el presupuesto dado a conocer más recientemente.

En la Cumbre Extraordinaria el pasado enero, los Estados Unidos, CARICOM y la República Dominicana hicieron pública una declaración conjunta que reafirma nuestro compromiso con la Tercera Iniciativa Fronteriza, con la democracia, con los derechos humanos, con las economías abiertas, y con el fortalecimiento de nuestra cooperación para responder a los desafíos globales y hemisféricos. La declaración también apela a los gobiernos para que trabajen en la puesta en marcha de un programa de consultas de alto nivel y grupos de trabajo conjuntos. Más recientemente, los Estados Unidos han acordado suministrar casi $120 millones para asistencia de socorro en caso de desastre –$26 millones a Jamaica, especialmente para la creación de empleos– al Caribe a raíz de la devastación causada por los huracanes este otoño. Además, entre paréntesis, permítaseme añadir que debemos tener en cuenta la próxima temporada de huracanes para prepararnos, y tengo algunos comentarios que hacer acerca de cómo deberíamos –o podríamos– hacerlo.

Los Estados Unidos reconocen que la mayor parte de los desafíos que afrontan nuestros países en este mundo globalizado exige la cooperación y el apoyo mutuo. Así como los demás países que participan en el proceso de la Cumbre, estamos formulando nuestra agenda en las Américas en sintonía con la agenda que nuestros líderes han establecido conjuntamente.

Y antes de esbozar esas prioridades, permítaseme mencionar lo siguiente: el Presidente Bush acaba de ser elegido para un segundo mandato de cuatro años. Si se fijan en el discurso que pronunció en Canadá la semana pasada en Halifax –y espero que la Embajada les proporcione una copia del mismo– había una sección sobre el multilateralismo. Este Presidente cree en el multilateralismo. Este Presidente cree en aumentar la solidez y eficacia de las organizaciones multilaterales y no en que éstas sean meros talleres de elaboración de teorías, donde las cuestiones se debaten sin cesar y nunca se toman medidas. Eso es algo que quiero hacerles notar, cuando contemplen la política del Gobierno del Presidente Bush en el segundo período de 4 años. Por lo tanto, en este hemisferio, permítanme esbozar cuáles son las prioridades clave:

1. Fortalecer la democracia para beneficio de todos los pueblos mediante instrumentos como la Carta Democrática Interamericana, la Convención Interamericana Contra la Corrupción y los programas de buena gestión de los asuntos públicos, como los de la OEA y del Banco Interamericano de Desarrollo;

2. Fomentar la prosperidad y el bienestar de todos mediante el crecimiento sostenible, los programas de asistencia técnica y la expansión del libre comercio;

3. Proteger y promover los derechos humanos y la inclusión mediante el sistema interamericano de derechos humanos, la Comisión Interamericana de la Mujer y organizaciones internacionales similares; y

4. Mejorar la seguridad hemisférica, y especialmente la lucha contra el narcotráfico, el terrorismo y la delincuencia transnacional, mediante el trabajo conjunto en la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD) –organización interamericana de primordial importancia, –el Comité Interamericano Contra el Terrorismo (CICTE)– que se reunirá dentro de 2 meses en Trinidad y Tobago con una agenda que se centrará en la seguridad aeroportuaria, la seguridad de los puertos marítimos, la seguridad cibernética –y otras organizaciones similares. Además, permítaseme agregar aquí mismo que esta agenda del Gobierno del Presidente Bush es una agenda bipartidaria en lo que concierne a los Estados Unidos de América. No hay diferencias entre Demócratas y Republicanos de los Estados Unidos en cuanto a esta agenda. En realidad, hay muy pocas diferencias entre los partidos en cuanto a las agendas del Hemisferio Occidental –Norteamérica, Centroamérica, Sudamérica y el Caribe. Esto merece un examen muy riguroso, en particular (inaudible). Estamos tratando de entablar un diálogo de cooperación.

Establecimiento de un diálogo para la cooperación
Las Cumbres reflejan nuestro progreso en estas cuestiones y son un medio de avance. En la Cumbre de la Ciudad de Quebec en el 2001, por ejemplo, los líderes exhortaron al establecimiento de esta Carta Democrática Interamericana, que existe actualmente, para promover la defensa activa de los representantes de la democracia en nuestro hemisferio.

El proceso de las Cumbres también dio origen a la visión de nuestro hemisferio de integrar nuestras economías y fomentar la prosperidad mediante un Área de Libre Comercio de las Américas, o ALCA. Los líderes iniciaron conversaciones sobre el ALCA en la primera Cumbre de las Américas en Miami a mediados de la década de los noventa. Los Estados Unidos están totalmente dedicados a concluir un acuerdo de alta calidad que coincida con el marco que los ministros de comercio estipularon en Miami en noviembre de 2003. En su calidad de copresidentes del proceso del ALCA, el Embajador Zoellick (Representante de Comercio de los EE.UU.) y Celso Amorim (Ministro de Relaciones Exteriores de Brasil) recientemente intercambiaron cartas con miras a preparar la mesa de negociaciones en torno a un progreso renovado. Nuestros dos países consideran que éste es un paso muy positivo.

También se relaciona con el ALCA el Programa de Cooperación Hemisférica que los ministros de comercio establecieron en 2002 para asegurarse de que los países pequeños y en vías de desarrollo se beneficien del libre comercio. Los Estados Unidos apoyan activamente el Programa de Cooperación Hemisférica mediante programas que ayudan al sector privado a convertirse en una fuerza dinámica de crecimiento. En 2003, los Estados Unidos aportaron más de $20 millones al Caribe en actividades dirigidas al fortalecimiento de la capacidad de comercio, y el total para 2004 será de más de $32 millones destinados a ese fin.

Nuestro compromiso con el libre comercio y la democracia es realmente la punta del iceberg en relación con todo lo que compartimos en este Hemisferio. La geografía, la cultura, la seguridad y el medio ambiente también nos unen en distintas formas. Y es por eso que nuestro compromiso mediante el proceso de las Cumbres es tan trascendental. Nuestro plan de acción integral más reciente de las Cumbres, el de la Cumbre de la Ciudad de Quebec, contiene 18 iniciativas distintas para la cooperación hemisférica. Estas iniciativas abarcan desde el desarrollo rural y la inversión en la infraestructura hasta la seguridad hemisférica y más allá.

De las palabras a la acción
Entre una Cumbre y otra, estos temas y los mandatos de los líderes sirven para guiar los procesos ministeriales y técnicos. Cada día, en centenares de formas, el multilateralismo –el multilateralismo positivo, el multilateralismo eficaz– está vivo en este Hemisferio, ya sea al compartir las mejores prácticas en la lucha contra el narcotráfico (Operación Pez Gordo), apoyar al Centro de Estudios de Justicia de las Américas en su labor por fortalecer los sistemas judiciales nacionales, colaborar para restablecer una plena democracia en Haití, o enviar asistencia de emergencia a países afectados por desastres naturales. A eso agregaría: las misiones de observación electoral de la OEA. Agregaría el apoyo a las gestiones de comercio por parte de la oficina especial de la OEA para fortalecer el comercio. Son tantas las cosas y sin embargo no se les da ninguna publicidad aún. Además, no se les da publicidad porque cuando la democracia avanza, cuando existe una cooperación internacional eficaz, es como informar sobre el pasto que crece o las flores que brotan. Eso no es noticia. Pero avanza en forma constante. El objetivo de cada una de estas actividades es asegurar que el proceso de las Cumbres se traduzca en resultados concretos y positivos. Si no logramos ese objetivo –resultados positivos, concretos y mensurables– entonces habremos fracasado.

Los líderes saben que el progreso no se da debido a la retórica, es producto de logros específicos y mensurables. Y es por eso que, en el proceso de las Cumbres y otras iniciativas regionales, el Presidente Bush se ha centrado en objetivos concretos. Considérese la educación, por ejemplo. En la Cumbre de la Ciudad de Quebec, el Presidente Bush anunció un plan para establecer centros hemisféricos de capacitación de docentes. Actualmente funcionan tres centros en las regiones de Sudamérica, Centroamérica y del Caribe. Los centros se centran en la enseñanza de la lectura en los primeros años de la educación, cuando la oportunidad para un impacto positivo es mayor. Con $5,5 millones en ayuda de la USAID hasta la fecha, el centro del Caribe, anunció aquí en la Universidad de las Indias Occidentales, que ha capacitado a más de 1.700 docentes en los últimos 2 años. Esto significa brindar cada año una mejor educación a 70.000 estudiantes de la región. Y eso ocurre año tras año. Además, una de las cosas que haré hoy –una de las cosas agradables que haré hoy– es visitar una escuela que se ha beneficiado con los Centros de Excelencia para la Capacitación de Maestros (CETT) y visitar la Universidad donde todo esto tiene lugar. Esto es algo que inició mi Presidente, y funciona aquí, en Centroamérica y en Sudamérica. El Centro además –y esto es importante– ha obtenido asistencia del sector privado: Scholastic, casa editorial de publicaciones y videos infantiles y copatrocinadora de nuestro Centro aquí en Jamaica, donará más de 150.000 libros a escuelas del Caribe.

Además de la educación, los líderes en cada una de las Cumbres de las Américas anteriores han destacado la necesidad de responder a la amenaza que representa el VIH/SIDA. El Plan de Emergencia del Presidente Bush para Socorrer a las Víctimas del SIDA destina más de $15.000 millones en un plazo de 5 años a esta causa, incluidos $9.000 millones para Haití, Guyana y otros 13 de los países más afectados. En el Caribe, estamos trabajando con nuestros socios para establecer una red de centros de capacitación sobre el VIH/SIDA con el objeto de satisfacer la demanda de profesionales de salud capacitados en VIH/SIDA –y a propósito, Jamaica está muy [inaudible] en el VIH/SIDA, y muy dinámica. Se ha puesto en marcha una campaña para establecer estos centros en Jamaica, así como en Haití, las Bahamas, Barbados, y Trinidad y Tabago. Además, los Estados Unidos suministrarán $1.000 millones destinados a programas bilaterales en curso en más de 100 países, incluidos casi todos los países de América Latina y el Caribe, y también apoyan el Fondo Mundial de Lucha Contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria. Aquí en este país tengo entendido que se dispone de un préstamo del Banco Mundial por $15 millones para combatir el SIDA, y un subsidio del Fondo Mundial por $23 millones, lo que demuestra que se están tomando medidas al respecto.

Asimismo, el Gobierno del Presidente Bush está destinando recursos importantes al desarrollo económico. En la Conferencia Internacional del año 2002 celebrada en Monterrey, México, sobre Financiamiento para el Desarrollo, el Presidente Bush y otros líderes reconocieron que, "cada país tiene la responsabilidad principal de su propio desarrollo económico y social" y que, "son necesarias las políticas atinadas y una buena gestión de la administración pública en todos los niveles para asegurar [la] eficacia" de la asistencia para el desarrollo. En respuesta, el Presidente Bush propuso un nuevo mecanismo para la asistencia de los EE.UU. destinada al desarrollo económico: la Cuenta del Desafío del Milenio, o CDM. La CDM brinda asistencia a los países que reúnen criterios esenciales de administración: gobiernan con justicia (es decir, combaten la corrupción de manera eficaz y perceptible), invierten en su pueblo (es decir, invierten en la educación y en la salud), y fomentan la libertad económica (es decir, aplican las políticas adecuadas para que el país avance). La CDM recibe actualmente $1.500 millones por año, y el Presidente Bush se ha comprometido a aumentar el financiamiento de esta cuenta a $5.000 millones para 2006, un aumento de aproximadamente el 50% en relación con la asistencia básica anterior de los EE.UU. destinada al desarrollo. Actualmente, Bolivia, Honduras y Nicaragua cumplen los requisitos para recibir asistencia en este Hemisferio, y cada año se tendrán en cuenta otros países. Cabe señalar que hay países del Caribe a punto de recibir asistencia. A propósito, me referí al bipartidismo en el enfoque hacia la política exterior de los EE.UU. Con respecto a la Cuenta del Desafío del Milenio –y no sé si le mencioné esto a la Embajadora– el último número de "Foreign Affairs" tiene un artículo de Morton Halperin, que era un asesor económico clave del Presidente Clinton, y Halperin ha aceptado y adoptado la CDM como un nuevo enfoque inteligente y progresista hacia el desarrollo y ha exhortado al Congreso para que ponga más fondos a disposición del Presidente (inaudible). Esto es un ejemplo de cómo llegar a un acuerdo con respecto a los objetivos de la política exterior de manera bipartidaria en los Estados Unidos.

Asociación para la reforma
Estos ejemplos demuestran la convicción del Presidente Bush de que lograr resultados concretos en la Cumbre de las Américas exige un empeño coordinado y conjunto. Pero principalmente, exige que cada país, como socio igual y soberano en el proceso de las Cumbres, asuma la responsabilidad de aplicar el marco de las Cumbres dispuesto por los líderes. A menudo esto no exige nuevos recursos. Pero sí exige voluntad política.

En la Cumbre Extraordinaria del pasado enero, los líderes en Monterrey explicaron en detalle algunas de las tareas más apremiantes del futuro, y se centraron en lo que cada país debe hacer para satisfacer nuestros objetivos. Los líderes limitaron el alcance de los compromisos en la Cumbre Extraordinaria a algunas cuestiones de alta prioridad, tanto para ampliar las oportunidades como para ir al grano. En otras palabras, acordaron ir más allá de las generalidades y la retórica para tomar medidas concretas en fechas específicas. Permítaseme mencionar algunas:

1. Para la próxima Cumbre en 2005, los líderes acordaron reducir los trámites burocráticos y el tiempo y costo de montar una empresa. En todos nuestros países, las pequeñas y medianas empresas son la columna vertebral de la economía. Según el Banco Interamericano de Desarrollo, las micro, pequeñas y medianas empresas representan el 99% de las empresas y el 70% de los empleos en América Latina y el Caribe. Pero el tiempo medio para montar una empresa –10 semanas– es más largo que en cualquier otra región del mundo. Además, el costo medio de montar una empresa equivale al 60% del ingreso nacional bruto por habitante. Es fácil ver cómo esto no sólo afecta la competitividad, sino también representa una barrera muy alta para las personas de escasos recursos. Ahora diré esto: Jamaica es algo así como… está primera en la lista. Ustedes tienen un buen desempeño en cuanto al tiempo medio para montar una empresa. Por supuesto que siempre está el papeleo, el componente burocrático, y en prácticamente todos los países del hemisferio ese problema merece atención.

2. Los líderes de la Cumbre Extraordinaria se dieron cuenta de que el desarrollo de la pequeña empresa depende, en parte, del financiamiento. Por lo tanto, los líderes apoyaron el objetivo del Banco Interamericano de Desarrollo de triplicar los créditos para las pequeñas y medianas empresas mediante el sistema bancario para el 2007. También se comprometieron a fortalecer los derechos de propiedad y el uso de bienes como garantía para la próxima Cumbre a celebrarse en noviembre. Aquí en Jamaica, la USAID y las instituciones financieras del sector privado han abordado el tema del crédito para las pequeñas y medianas empresas. Pero los países realmente desean crecer. Realmente desean que se creen empleos. Es ahí donde ustedes deben hacer énfasis. Este verano –y éste es un empeño multifacético de nuestra parte también– la USAID puso en marcha la Alianza Interamericana para la Rendición de Cuentas sobre Derechos de Propiedad con el objeto de colaborar conjuntamente para definir los parámetros para el éxito y estimular el intercambio de las mejores prácticas. Con un régimen sólido y estable de derechos de propiedad, los individuos y las empresas gozan de la garantía real para obtener préstamos y comprar o vender su propiedad a terceros.

3. Los líderes de la Cumbre Extraordinaria reconocieron también la importancia de las remesas en la vida de muchas personas –en algunos países éstas representan hasta el 10% de su PIB. Tengo entendido que aquí en Jamaica, las... sus remesas representan un monto ligeramente más alto de dinero que el del turismo. Ligeramente más alto, la cantidad de dinero que los jamaiquinos envían a Jamaica desde el extranjero. Por lo tanto, teniendo eso en cuenta, los líderes en Monterrey se comprometieron a reducir como mínimo por la mitad el costo medio de las transferencias de remesas para el año 2008. No sé cuánto les cuesta a los jamaiquinos enviar dinero aquí, pero la media en el hemisferio en 2003 fue de alrededor 12% –en otras palabras, si usted desea enviar $100 le cuesta $112. Esa cantidad se ha reducido considerablemente, pero los líderes se comprometieron a reducirla incluso a la mitad para cuando se celebre la próxima Cumbre. Como parte de nuestra labor en este tema, la Reserva Federal de los EE.UU. celebró una conferencia de alto nivel en octubre sobre cómo mejorar el sistema de pagos electrónicos en las Américas y reducir los costos para los consumidores. Además de esta conferencia, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional tiene numerosos programas en marcha para ampliar el acceso a los servicios financieros. Además, desearía mencionar la iniciativa de la Embajadora de la que me enteré al venir aquí, su programa "Construir Puentes", que enfatiza entre otras cosas tratar de llegar a los jamaiquinos diseminados en todo los Estados Unidos en cuanto al uso de las remesas – cómo se usan las remesas, también. Canalizarlos en el sistema financiero, crear riqueza, crear un saldo acreedor que a su vez pueda usarse para el crecimiento de la economía. Éstas son maneras importantes y modernas de tratar el crecimiento económico.

4. Las cuestiones sociales también fueron prioridades de la Cumbre Extraordinaria. Los líderes convinieron en la meta de proporcionar lo antes posible tratamiento antirretrovírico a todos los que lo necesiten, y como mínimo a 600.000 personas infectadas por el SIDA antes de la Cumbre de 2005. A propósito, esa cifra proviene de la Organización Panamericana de la Salud, que sigue este tema muy a fondo. Los líderes también se comprometieron a mejorar la rendición de cuentas mediante la publicación de informes sobre sus sistemas de educación antes de la próxima cumbre en 2005. La reforma educativa es un tema de enorme importancia en este hemisferio, y la idea consiste en contar con informes diseminados públicamente que definirían los parámetros para el éxito y estimularían el intercambio de las mejores prácticas entre los países. Por lo tanto, todo esto en conjunto forma las partes componentes de la reforma de las sociedades para que avancen en materia de desarrollo. El motivo detrás de la parte educativa es permitir que los padres, estudiantes y responsables de tomar decisiones identifiquen las oportunidades de mejora y ayuden a los que participan a nivel comunitario a mejorar la educación. A propósito, y esto es importante, en cuanto al tema de la corrupción, los líderes se comprometieron a denegar asilo a funcionarios corruptos, a los que los corrompen, y a sus bienes, y a poner en marcha una campaña de alto nivel para fortalecer nuestros mecanismos hemisféricos para cooperar en la lucha contra la corrupción.

Conclusión: La labor conjunta hacia la próxima Cumbre
La próxima Cumbre tendrá lugar en 11 meses en Argentina, y el tema será la "Creación de Empleos para Combatir la Pobreza y Fortalecer la Administración Democrática". Es un tema que se desarrolla naturalmente a partir de los mandatos concretos de la Cumbre Extraordinaria que acabo de examinar con ustedes. No es posible la creación sólida de empleos sin economías competitivas, una educación y sistemas de salud eficaces, y gobiernos eficientes, transparentes y honrados.

La razón por la que estoy aquí es porque mi gobierno desea mantener un diálogo con el Gobierno y el pueblo jamaiquinos sobre el proceso de las Cumbres, sobre cómo poner en marcha los compromisos de Cumbres anteriores, y sobre la configuración de la Cumbre de 2005 –en particular, cómo asegurarse de que aborde necesidades reales en formas concretas.

Los próximos meses serán muy atareados. La OEA celebrará una reunión de la sociedad civil para tratar el tema de las Cumbres a fines de enero en Washington. En marzo, todos los gobiernos se reunirán en Argentina para iniciar seriamente las conversaciones sobre la forma de la próxima Cumbre. En junio, los Estados Unidos serán la sede de la Asamblea de la OEA en Fort Lauderdale, Florida. Los Estados Unidos nos interesan sobremanera –estamos trabajando con la sociedad civil, tratamos con la sociedad civil con regularidad, para examinar el compromiso de la Cumbre, para asegurarnos de que mi Gobierno cumpla con nuestro compromiso. Esto está ocurriendo en muchos países del hemisferio también, porque los líderes tendrán que rendir cuentas entre ellos en la próxima Cumbre sobre el compromiso, y si se alcanzaron las metas o no.

Por lo tanto vemos –permítaseme volver adonde estamos, en Fort Lauderdale a mediados de año, en junio– vemos la Asamblea General como una oportunidad de ampliar los compromisos y, en particular, de centrarnos en la manera de fortalecer las instituciones democráticas para que sean más eficaces, más transparentes y más responsables. Esto tendrá que ser una prioridad si tomamos la creación de empleos con seriedad, por lo que vemos a la Asamblea como una reunión preliminar que conduce a la Cumbre, y que se centra en formas prácticas de tratar la creación de empleos –no retóricas sino prácticas.

Después de la Asamblea General, las negociaciones se intensificarán. Por lo tanto, pueden ver que no disponemos de mucho tiempo realmente. No podemos darnos el lujo de esperar un par de meses antes de la próxima Cumbre en Lauderdale, dando vueltas y diciendo, "Oh ¿qué vamos a hacer?" (Inaudible) Mi gobierno ya ha comenzado e instamos a cada uno de los gobiernos del Caribe a hacer lo mismo. Es por eso que estoy aquí –después de las elecciones, para izar la bandera del Gobierno estadounidense y hacerles notar el hecho de que tenemos la oportunidad de que surja un multilateralismo eficaz el próximo año, con la OEA, y mediante el proceso de las Cumbres, y nos corresponde a nosotros, a todos nosotros, poner esto en marcha. No sólo los funcionarios públicos, no sólo los burócratas de la Embajada, sino los medios de difusión tienen que tener conocimiento de esto y la sociedad civil tiene que participar también. Porque las democracias son propiedad de todos nosotros. Gracias, y ahora espero que me hagan preguntas interesantes.

  
FirstGov
Este sitio es administrado por la Dirección de Asuntos Públicos del Departamento de Estado.
Enlaces a otros sitios en el internet no constituye un respaldo a las opiniones contenidas en ellos.
Informacion sobre Derecho de Autor | Advertencia