Skip Links
U.S. Department of State
PortadaContáctenosEnvíe esta páginaFOIAAnuncio de privacidadArchivoEnglish
U.S. Department of State
Secretario de Estado Colin L. PowellAcerca del Departamento de EstadoApoyo Internacional a los NegociosAsuntos del Hemisferio OccidentalTemas InternacionalesVisasMas Información sobre ViajesEn Otras Noticias
Departamento de Estado de los Estados Unidos
   

Explicación del voto sobre la Resolución ONU relativa al embargo contra Cuba


Nuevo York
29 de octubre de 2004

Explicación del voto sobre la Resolución relativa al embargo contra Cuba ante la Asamblea General de las Naciones Unidas durante su 59no. Período de Sesiones

Oliver Garza  28 de octubre de 2004

(Unofficial Translation)

Explicación del voto sobre la Resolución relativa al embargo contra Cuba ante la Asamblea General de las Naciones Unidas durante su 59no. Período de Sesiones

Sr. Presidente:
El embargo comercial de los Estados Unidos contra Cuba es una cuestión bilateral que no debería presentarse ante la Asamblea General. El objetivo de la resolución es culpar a los Estados Unidos del fracaso que han tenido las políticas económicas del régimen comunista y desviar la atención de su historial en el campo de los derechos humanos.

Los argumentos de que los Estados Unidos niegan a Cuba el acceso a alimentos y medicamentos no tienen ninguna base. Desde 1992, los Estados Unidos han permitido más de 1.100 millones de dólares en ventas y donaciones de medicamentos y equipo médico; el 80% de esta cifra ha correspondido a las donaciones.

Además, desde 2001, el Gobierno de los Estados Unidos ha autorizado la exportación de más de 5.000 millones de dólares en productos agrícolas. En ese mismo periodo, más de 700 millones de dólares en productos agrícolas se han exportado efectivamente a Cuba. No olvidemos que los Estados Unidos son la fuente principal de la asistencia humanitaria que recibe Cuba. Se calcula que las remesas de fondos enviadas a Cuba por personas de los Estados Unidos ascienden a casi $1.000 millones de dólares anualmente.

También es muy cierto que Cuba puede, y en efecto lo hace, comprar todo lo que necesita -- aproximadamente 4.300 millones de dólares en importaciones anuales -- de otros países aparte de los Estados Unidos.
Que no quede duda: si los cubanos están desempleados, si tienen hambre o carecen de atención médica, como lo admite el régimen, se debe a los fracasos del gobierno actual.

El gobierno no ha mostrado ningún interés en aplicar ninguna reforma económica ni política que lleve al cambio democrático y a una economía de mercado libre. Por ejemplo, al 1 de octubre, el Gobierno de Cuba ya no expide nuevos permisos para 40 categorías de empleo por cuenta propia. Ello significa que el gobierno ya no permitirá que una persona esté a cargo de un restaurante pequeño en su propia casa o incluso ser payaso en una fiesta infantil. Esto es absurdo. Hace poco, el régimen impuso sanciones de decomiso por el uso del dólar en Cuba, dando marcha atrás a la política que había existido durante una década. Por esta mala gestión económica, un país que hace 45 años gozaba de un ingreso per cápita igual al de España ahora está en una de las situaciones económicas más desesperadas de América Latina.

Sr. Presidente,
El Gobierno Cubano no es una víctima, como lo afirma. Más bien, es un tirano que castiga agresivamente a todo aquel que se atreve a disentir. Castro se ha negado rotundamente a permitir cualquier tipo de apertura política y sigue negando a los cubanos los derechos humanos y las libertades fundamentales consignados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Las medidas tomadas en marzo de 2003 --cuando 75 miembros de la oposición, entre ellos periodistas independientes, economistas, sindicalistas y defensores de los derechos humanos, fueron sentenciados a un promedio de 20 años de encarcelamiento-- fueron brutales incluso para lo que acostumbra el régimen cubano. El régimen sigue hostigando incluso a los que ha puesto en libertad, sometiéndolos casi diariamente a largas horas de interrogación. Durante casi dos años, Cuba ha desafiado la noción misma de respetar la voluntad del Alto Comisionado para los Derechos Humanos al no permitir una visita de su representante personal.

Así como en el pasado, el Gobierno de Cuba pedirá una vez más que se dé apoyo a esta resolución, lo cual sería un apoyo a sus políticas represivas. Por nuestra parte, no podemos respaldar una apertura económica con un país que tiene un pésimo historial en asuntos económicos y políticos.

Votaremos en contra de este proyecto de resolución e instamos a todas las delegaciones a hacer lo mismo.
Muchísimas gracias, Sr. Presidente.

[Fin]

  
FirstGov
Este sitio es administrado por la Dirección de Asuntos Públicos del Departamento de Estado.
Enlaces a otros sitios en el internet no constituye un respaldo a las opiniones contenidas en ellos.
Informacion sobre Derecho de Autor | Advertencia