Skip Links
U.S. Department of State
PortadaContáctenosEnvíe esta páginaFOIAAnuncio de privacidadArchivoEnglish
U.S. Department of State
Secretario de Estado Colin L. PowellAcerca del Departamento de EstadoApoyo Internacional a los NegociosAsuntos del Hemisferio OccidentalTemas InternacionalesVisasMas Información sobre ViajesEn Otras Noticias
Departamento de Estado de los Estados Unidos
   

La "Cumbre de la Oportunidad" para el Hemisferio


Embajador John F. Maisto, Representante Permanente de los EE.UU. ante la OEA
Conferencia sobre Competitividad del Miami Herald
Miami, Florida
29 de septiembre de 2005

En su reciente discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, el Presidente Bush recalcó que "aumenta la fortaleza de los países democráticos porque estos respetan las dotes creativas de sus pueblos". Creo que este concepto expresa con exactitud la manera en que podemos estimular la competitividad en América Latina y el Caribe, y en que la Cumbre de las Américas puede brindar su aporte a esta tarea de tanta urgencia.

En la actualidad, nuestra región corre el riesgo de quedar aún más a la zaga de sus competidores mundiales. Sólo cinco países latinoamericanos figuran en la primera mitad de la lista (de un total de 117 países) de la encuesta del Foro Económico Mundial sobre competitividad realizada en 2005. Chile se clasificó en el vigésimo tercer lugar. Uruguay resultó ser el siguiente país más competitivo de la región al ocupar el quincuagésimo cuarto lugar. Ocho países se clasificaron en el cuarto inferior. El siguiente ejemplo ilustra por qué es así: Según el último informe del programa Doing Business del Banco Mundial, se requiere un tiempo medio de 63 días para montar una empresa en América Latina y el Caribe. Esto es sólo 3 días más que la media en el África al Sur del Sahara. En cambio, sólo se tarda 6 días para montar una empresa en Singapur, y sólo 2 en Australia.

Evidentemente, el desafío que afrontamos es aumentar la competitividad para luchar contra la pobreza y la desigualdad. Estos son problemas importantes y crecientes en América Latina y el Caribe, donde casi 100 millones de personas viven en extrema pobreza según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe. Se deben cumplir las expectativas populares acerca de la democracia y las reformas del mercado para poder estimular la estabilidad y la democracia. En todo el Hemisferio son evidentes las demandas de resultados. Es probable que haya más demandas el próximo año durante una temporada especialmente activa de campañas electorales en la que una docena de países tienen programado celebrar elecciones presidenciales para fines de 2006.

La competitividad es un instrumento poderoso contra la pobreza y un beneficio para las empresas, cualquiera sea su tamaño. La vasta mayoría de las personas que logran huir de la pobreza lo hacen al montar una pequeña empresa o hallar un empleo estable en una empresa constituida. El informe del programa Doing Business indica a las claras que la reducción del desempleo y la prominencia del sector informal en todo el mundo dependen de una mayor facilidad para montar empresas. La creación de un sector privado más competitivo es fundamental para producir la clase de crecimiento económico sostenido que, según el BID, es absolutamente esencial para la creación de empleos.

Hay países en América Latina y el Caribe que van por el buen camino en materia de competitividad, pero debemos hacer más. En El Salvador, montar una empresa en la actualidad toma 75 días menos que en 2003. Ecuador redujo su tiempo en un cuarto. Jamaica introdujo una nueva ley de compañías y simplificó la seguridad social y las normas fiscales de inscripción. Sus reformas redujeron el tiempo en 22 días. Bolivia redujo en 2 semanas su prolongado proceso. México y Paraguay también han aplicado reformas. En general, el tiempo medio para montar una empresa en el Hemisferio se ha reducido de 71 días en 2004 a 63 días en 2005.

El panorama económico más amplio para la región es alentador. En 2004, las economías crecieron un 5,5%, lo que constituye un incremento del 2% con respecto al año anterior. Este crecimiento produjo más empleos. En 2004, la tasa de desempleo de la región pasó de 10,7% a 10%, disminución que favoreció a unas 800.000 personas. El crecimiento económico sostenido traerá aparejadas tasas aún mejores de creación de empleos.

Todo esto –el mejor crecimiento económico, menos desempleo y el conjunto de reformas generalizadas para eliminar los obstáculos al establecimiento de empresas– es un buen comienzo. No obstante, es evidente que queda aún mucho por hacer para cumplir las aspiraciones populares. Lo que se necesita son iniciativas que combinen políticas macroeconómicas atinadas con programas microeconómicos eficaces y específicos para que todos nuestros ciudadanos tengan más acceso a oportunidades en áreas tan cruciales como las del crédito, la educación y la atención médica. El proceso de las Cumbres puede ayudar a promover esta clase de programa de reformas integradas.

El proceso de las Cumbres

El proceso de las Cumbres de las Américas ha contribuido a dar rienda suelta a las "dotes creativas" de nuestro pueblo y puede hacer más para el mayor acceso a las oportunidades. El libre comercio, la inversión en las personas y la buena gestión de los asuntos públicos han sido factores integrales de las cumbres anteriores. Confiamos en que también formen el núcleo de la próxima Cuarta Cumbre de las Américas.

La Cuarta Cumbre de las Américas tendrá lugar en Mar del Plata, Argentina, del 4 al 5 de noviembre de 2005. Su tema, seleccionado por el Gobierno argentino en calidad de anfitrión, es "Crear trabajo para enfrentar la pobreza y fortalecer la gobernabilidad democrática". En la Cumbre se reunirán 34 líderes elegidos democráticamente del Hemisferio Occidental con el fin de abordar los desafíos políticos, económicos y sociales que tienen en común.

Creo que es muy acertado celebrar esta Cumbre en Argentina ya que este país ha demostrado su firme compromiso a la democracia durante tiempos económicos difíciles. La recuperación económica de Argentina también sirve de inspiración, al lograr un crecimiento del 9% en 2003 y 2004, y disminuir la tasa de desempleo de 25% a 13%. Será un verdadero placer celebrar esta Cumbre en noviembre. Mar del Plata ofrece una excelente oportunidad para aumentar la competitividad de nuestra región con las políticas apropiadas.

Desde la primera Cumbre, celebrada en Miami en 1994, estos eventos han promovido una agenda multilateral compartida para mejorar la democracia, los derechos humanos y los mercados libres de la región. Las Cumbres dan mejor resultado cuando generan compromisos concretos y mensurables de parte de los Gobiernos de la región. Por ejemplo, en la Cumbre Extraordinaria de las Américas de 2004, nuestros líderes se comprometieron a crear las condiciones necesarias para reducir en un 50% el costo de las remesas hacia el año 2008 mediante el fomento de la competencia, la eliminación de las barreras reguladoras innecesarias y el estímulo para la adopción de nuevas tecnologías. Desde que se emprendió esta iniciativa, el costo del envío de remesas dentro de la región ha disminuido de un promedio de 12% a aproximadamente 8%.

La Carta Democrática Interamericana también es producto del proceso de las Cumbres que cada vez adquiere más importancia. La Declaración de la Florida, aprobada por la Asamblea General de la OEA en junio, fortaleció la capacidad del Secretario General de la OEA para usar la Carta como un medio de defensa de la democracia en la región.

Estamos dedicados a formular una Declaración y un Plan de Acción para la Cuarta Cumbre que refleje nuestras mejores ideas colectivas y las de los expertos en desarrollo, sobre cómo mejorar la competitividad. Son esenciales tres áreas: debemos eliminar las barreras a la inversión, la innovación y la capacidad empresarial; asegurar un entorno jurídico y de seguridad que fomente y proteja la capacidad de las personas para aprovechar las oportunidades; y preparar a las personas para que se beneficien de las nuevas oportunidades al invertir en la salud y la educación. Estamos comprometidos con los demás participantes de la Cumbre a aprovechar esta oportunidad para destacar la importancia de las políticas a favor del crecimiento y de un entorno apropiado que permita el florecimiento del sector privado. Este método es la única manera de generar más empleos de mejor calidad en forma sostenible.

Muchos Gobiernos, incluidos los EE.UU., respaldan una iniciativa específica en el Plan de Acción de la Cuarta Cumbre que guarda una relación directa con el tema de hoy: la celebración de un encuentro ministerial sobre competitividad. Este evento reuniría a altos funcionarios públicos de todo el Hemisferio. Ellos representarían a varios ministerios con responsabilidades ministeriales de cada país. Este evento facilitaría el intercambio de las mejores prácticas y la formulación de un programa de reformas específicas. Por supuesto que se necesita mucho más que una reunión de alto nivel para abordar la "brecha en materia de competitividad" de la región, pero esto es un comienzo necesario.

El comercio constituye un área de vital importancia para la eliminación de barreras y el crecimiento de oportunidades. De ello se deriva la promesa que el Presidente Bush hiciera ante la Asamblea General de las Naciones Unidas: "Debemos colaborar juntos en las negociaciones de Doha para eliminar los subsidios agrícolas que distorsionan el comercio y detienen el desarrollo, y eliminar los aranceles aduaneros y demás barreras para abrir los mercados a los agricultores de todo el mundo". El Presidente continuó diciendo: "Los Estados Unidos están dispuestos a eliminar todos los aranceles aduaneros, los subsidios y demás barreras al libre flujo de bienes y servicios así como lo hagan otros países". Esperamos que la Cuarta Cumbre de las Américas manifieste su apoyo y vaya adquiriendo impulso para la Ronda de Doha sobre la reducción de aranceles aduaneros y para el Área de Libre Comercio de las Américas. La expansión del comercio favorece el crecimiento económico y también estimula las reformas a las políticas y el buen gobierno para hacer frente a la competencia internacional.

La buena gobernabilidad democrática crea condiciones en las que pueden florecer las dotes creativas. La lucha contra la corrupción y la eliminación de obstáculos al comercio son responsabilidades fundamentales a nivel nacional. Por este motivo, el Presidente recalcó la importancia del Consenso de Monterrey de 2002 en su discurso ante las Naciones Unidas. En ese consenso, los países en vías de desarrollo acordaron responsabilizarse de su propio progreso económico mediante la buena gestión de los asuntos públicos, políticas atinadas y el estado de derecho. A cambio, los países desarrollados acordaron apoyar estas actividades de varias maneras incluso mediante una mayor ayuda a los países que emprendan esas reformas necesarias. Los Estados Unidos han respaldado con entusiasmo esta iniciativa de colaboración al establecer la Cuenta del Reto del Milenio. Este programa proporciona ayuda para el desarrollo por medio de subsidios a los países de la región que han escogido este camino para la reforma. La Millennium Challenge Corporation recientemente firmó un Acuerdo de $215 millones con Honduras y un Acuerdo de $175 millones con Nicaragua. La Cuarta Cumbre instará a los Gobiernos a hacer más para mejorar y ampliar la buena gestión de los asuntos públicos.

La seguridad también es importante en sus múltiples dimensiones, desde la delincuencia callejera hasta las amenazas internacionales como el terrorismo. El estado de derecho es vital para la competitividad. El proceso de las Cumbres facilita el intercambio de las mejores prácticas de aplicación de la ley y respalda los acuerdos y las convenciones internacionales que combaten el tráfico ilícito de armas, el lavado de dinero y otras amenazas.

La inversión en las personas es otra área en la que los Gobiernos, aunque no sólo éstos, deben cumplir una función constructiva. Una fuerza laboral instruida es fundamental para la competitividad. América Latina y el Caribe tienen un buen nivel de acceso a la educación primaria: 93 por ciento según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe. Lamentablemente, los índices de finalización de estudios y la calidad de la educación no son todo lo que deberían ser, y por ello el desempeño en los exámenes internacionales es deficiente. La Cuarta Cumbre destacará la importancia de la educación y de la capacitación para la creación de empleos. También esperamos fomentar la responsabilidad escolar, la formación pedagógica y la formación científica. Esta última (la formación científica) es particularmente alentadora ya que su inclusión ha sido inspirada en parte por los grupos de la sociedad civil que reconocen la necesidad crucial de la región de tener un mejor desempeño en este terreno. Muchos Gobiernos han sido receptivos a su mensaje, y evidentemente existe el potencial de establecer más asociaciones público-privadas en lo concerniente a la formación e infraestructura científico-tecnológicas.

Las asociaciones público-privadas tienen vital importancia en una amplia gama de áreas. La creación y ampliación del acceso a la oportunidad típicamente exige una amplia gama de participantes incluidos funcionarios locales, grupos de la sociedad civil, empresarios, padres y ciudadanos en general. Por ejemplo, el innovador programa brasileño de lucha contra la pobreza "Bolsa Familia" exige que los organismos federales, las municipalidades, las ONG y los beneficiarios se responsabilicen de que su programa de Transferencia Condicional de Dinero en Efectivo (CCT, por sus siglas en inglés) dé resultado. Las CCT ayudan a las familias pobres en el presente y procuran evitar la pobreza en el futuro al hacer que los beneficiarios mantengan a sus hijos en la escuela, los hagan vacunar y vigilen su salud.

La salud es un aspecto fundamental de la inversión en las personas. El SIDA y otras enfermedades no sólo representan tragedias humanas sino que también presentan obstáculos al desarrollo. El proceso de las Cumbres se ha esforzado, y seguirá haciéndolo, para ampliar el acceso a los fármacos de emergencia que salvan vidas con el fin de combatir estas epidemias. La cooperación internacional en cuanto a las enfermedades emergentes es otro objetivo de la cumbre que puede ayudar a garantizar que el potencial creativo de nuestro pueblo no sea cercenado trágicamente.

Me he referido en todo este discurso al proceso de las Cumbres porque no se trata sólo de un evento singular. La Cuarta Cumbre en Mar del Plata amplía los logros de las Cumbres anteriores; todos estos eventos en conjunto también forman parte de un diálogo mayor que incluye el aporte de una amplia gama de grupos de la sociedad civil, académicos, periodistas y empresarios. Todos desempeñan papeles de vital importancia para identificar los desafíos, sugerir soluciones y responsabilizar a los Gobiernos. El proceso de las Cumbres brinda una gran oportunidad para demostrar los valores y la visión que compartimos, y el compromiso de avanzar hacia el logro de objetivos mensurables. En Mar del Plata, nuestros líderes presentarán un programa de reformas integradas que pueda orientar a nuestro Hemisferio hacia un futuro más competitivo y próspero.

Conclusión

Debemos derribar las barreras a la oportunidad para dar rienda suelta al enorme espíritu empresarial presente en todo el territorio de las Américas. Cuando la Secretaria de Estado Rice presidió la Asamblea General de la OEA en Fort Lauderdale, el pasado mes de junio, observó que desde 1999 los 2 millones de cubanos en los Estados Unidos habían percibido ingresos combinados de $14.000 millones. Ella comparó esa cifra con la Cuba de Castro donde 11 millones de personas produjeron un PIB de sólo $1.000 millones. Como ustedes sabrán, en el Sur de la Florida, cuando las personas tienen la libertad de prosperar, los resultados son admirables. Como dijera el Presidente Bush ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, "Debemos defender y difundir una visión de dignidad humana, oportunidad y prosperidad". Esa es la clave de la forma en que los Estados Unidos están abordando la Cuarta Cumbre de las Américas.

[Fin]


Dado a conocer el 18 de octubre de 2005
  
FirstGov
Este sitio es administrado por la Dirección de Asuntos Públicos del Departamento de Estado.
Enlaces a otros sitios en el internet no constituye un respaldo a las opiniones contenidas en ellos.
Informacion sobre Derecho de Autor | Advertencia