Skip Links
U.S. Department of State
PortadaContáctenosEnvíe esta páginaFOIAAnuncio de privacidadArchivoEnglish
U.S. Department of State
Secretario de Estado Colin L. PowellAcerca del Departamento de EstadoApoyo Internacional a los NegociosAsuntos del Hemisferio OccidentalTemas InternacionalesVisasMas Información sobre ViajesEn Otras Noticias
Departamento de Estado de los Estados Unidos
   

Comentarios ante la prensa, en la Embajada de los Estados Unidos en Bogotá


R. Nicholas Burns, Subsecretario para Asuntos Políticos

Bogotá, Colombia
27 de julio de 2005

SUBSECRETARIO BURNS: Buenas tardes. Mejor dicho, buenos días, señoras y señores. Me complace estar aquí con todos ustedes. Para empezar les diré algunas palabras acerca de mi visita de estos dos últimos días, y luego tendré mucho gusto en responder a las preguntas que puedan tener.

En primer lugar quiero, decirles que los Estados Unidos no tienen un asociado más cercano en América Latina que Colombia. Tenemos una excelente relación con este país. Es una relación de gran amplitud; tiene que ver con nuestro excelente programa contra las drogas y contra el terrorismo. También tenemos una alianza aquí en el Hemisferio acerca de cuestiones estratégicas más amplias que han unido a nuestros dos países. Estaremos muy complacidos—y sé que el Presidente Bush estará muy complacido—de recibir al Presidente Uribe en Crawford, Texas, el próximo jueves 4 de agosto para una reunión, a la que también asistirá la Secretaria Rice. Desde luego, esa reunión se centrará no solamente en las relaciones actuales entre nuestros países, sino en el futuro de las mismas. Será una reunión en un clima favorable y de apoyo porque tanto el Presidente Bush como la Secretaria Rice están convencidos de que el Presidente Uribe y su gobierno han puesto en práctica varias políticas que favorecen al pueblo de Colombia y que en gran medida forman parte de lo que los Estados Unidos consideran importante para la región.

Me reuní con el Presidente Uribe; ayer, el Embajador Wood y yo nos reunimos con el Presidente Uribe durante hora y media; hace poco, esta mañana nos reunimos con el Ministro de Defensa Nacional, [Camilo] Ospina. También me reuní con el Fiscal General ayer por la tarde y sostuvimos una interesante conversación acerca del proceso de desmovilización y de varias cuestiones de derechos humanos; esta mañana también me reuní con el Comisionado de Paz para hablar de esos temas; ayer por la tarde asistí a una reunión con representantes de cuatro organizaciones colombianas de derechos humanos. Quería conocer su opinión acerca de estos temas. Fue muy satisfactorio reunirme con ellos; tenemos un gran respeto por la labor que desempeñan aquí.

Diré solamente unas breves palabras acerca de los temas específicos que abordamos. En cuanto a las actividades contra el tráfico de drogas, el Gobierno de mi país está muy satisfecho con el trabajo que ha hecho el Gobierno de Colombia, y nos complace sobremanera haber participado en estas actividades dentro del marco de nuestra ayuda al Gobierno de Colombia. Este año se han erradicado más de 100.000 hectáreas de cultivos ilícitos, y eso supera con creces los resultados sin precedentes obtenidos en 2004. Nosotros (Colombia y todos sus asociados) nos encontramos ahora muy cerca de la meta del Plan Colombia de reducir la producción de coca en 50%. Esto representa un logro significativo para el Gobierno de Colombia y el pueblo colombiano; por ese logro felicitamos al Gobierno de Colombia.

Acerca de las actividades antiterrorismo, permítanme decirles que mantenemos una excelente cooperación con el Gobierno de Colombia. Los Estados Unidos apoyan firmemente el Plan Patriota así como los esfuerzos para tratar de debilitar y, en definitiva, derrotar a las FARC. Ante los ojos del Gobierno de mi país, las FARC son una organización terrorista sanguinaria. Son una organización que se apodera injustamente de tanta gente, de colombianos, y los mantiene como rehenes; ha martirizado a miles de personas de este país. También tiene secuestrado a un ciudadano alemán y actualmente hay tres ciudadanos de los Estados Unidos como rehenes. Pensamos en esos tres ciudadanos estadounidenses todos los días. Ellos no deberían ser rehenes de las FARC. Las FARC tienen la responsabilidad de su salud y seguridad, y deben liberarlos de inmediato, junto con todos los rehenes colombianos, desde luego.

Durante mi visita hablamos también del proceso de desmovilización. Me impresionó mucho saber que en los últimos dos años se han desmovilizado cerca de 14.000 personas de toda una variedad de grupos. Desde luego, los Estados Unidos han estado atentos mientras los colombianos discutían la ley de desmovilización, y tenemos grandes esperanzas de que esta ley tenga amplia aplicación, de manera que conduzca a la ejecución adecuada del programa y favorezca los intereses del Estado colombiano y del pueblo de Colombia. Ciertamente, todas las personas con las que hablé, tanto en el gobierno como fuera de él, consideran que se trata de una oportunidad histórica. Todas ellas estuvieron de acuerdo en esto, es una oportunidad histórica para que quizá Colombia retorne a una situación de paz en el futuro. Como amigos de Colombia ese es nuestro más ferviente deseo.

Permítanme enviar también mis felicitaciones al Embajador Luis Alberto Moreno, Embajador de Colombia en los Estados Unidos. Le hacemos llegar nuestras efusivas felicitaciones por su elección, esta mañana, como nuevo Presidente del Banco Interamericano de Desarrollo. Estamos felices por él, felices por Colombia y felices por el Banco Interamericano de Desarrollo. El Embajador Moreno ha sido, por un amplio margen, uno de los embajadores más dinámicos de cualquier país en Washington. Lo conozco muy bien. Trabajo muy de cerca con él. Contó con un fuerte apoyo de los Estados Unidos. Tenía nuestro voto; tenía nuestro apoyo. Estamos conscientes del intenso trabajo realizado por el Gobierno de Colombia, encabezado por el Presidente Uribe, para lograr el apoyo de otros países. Nos sentimos especialmente complacidos por el amplio margen de su victoria en esta competencia particular, y estamos complacidos por Colombia y también por el BID.

Así que mi viaje termina aquí con este feliz anuncio de la elección de Luis Alberto Moreno. Ahora contestaré con gusto todas las preguntas que puedan tener.

PREGUNTA: Quiero preguntarle acerca de Venezuela. Muy recientemente, el Presidente Chávez lanzó una nueva red de televisión por cable, destinada a difundir su mensaje a América Latina. También ha presentado una propuesta para comprar hasta $500 millones de la deuda de Colombia. Es evidente que quiere extender su influencia para socavar la presencia de los Estados Unidos en la región. ¿Cuánto les preocupa eso?

SUBSECRETARIO BURNS: Lo que el Sr. Chávez haga o deje de hacer no nos quita el sueño. Nuestros esfuerzos aquí en América Latina se concentran en nuestras amistades y asociaciones con los Estados democráticos exitosos de la región: México, todos nuestros amigos y asociados de Centroamérica, Colombia, Brasil, Chile, Argentina... nuestra amistad por Ecuador y Bolivia. Estos países son el centro de la política estadounidense. Esos son los países que están ocupándose de manera eficaz de las necesidades de su población. Estos son los países que hablan de paz y reconciliación en nuestro Hemisferio. Estos son los países que tienen un dinámico programa de trabajo para nuestro Hemisferio. Los Estados Unidos quieren tener una opinión favorable sobre este Hemisferio. La tenemos. Queremos trabajar de manera acertada y productiva con todos nuestros amigos. Eso es lo que hacemos.

Creo que a Venezuela se le plantea el desafío de unirse a este grupo mayoritario de quienes tenemos los mismos puntos de vista. Venezuela a menudo se mantiene afuera; tiene puntos de vista diferentes. Con respecto a su pregunta sobre Telesur, pensamos que la prensa debe ser libre. La televisión debe ser libre, así como la radio y la prensa escrita. Significa que periodistas como usted puedan tener el derecho de cuestionar al gobierno. Hacerlo no debería tener ninguna repercusión. Esto forma parte de un sistema democrático. Por eso, ¿es Telesur una rama del Gobierno de Venezuela para divulgar básicamente la postura del Gobierno de Venezuela o será totalmente libre? Veremos qué pasa en el futuro. Pero Venezuela no es el centro del Universo para los Estados Unidos. Trabajamos duro con nuestros amigos y nuestros aliados en esta región. Trabajamos muy bien con ellos. Ahí seguirá fijo el centro de atención de los Estados Unidos.

PREGUNTA: Buenos días. Usted mencionó que las FARC deben responder por las víctimas de un secuestro, no solo por los estadounidenses sino por todos. El Gobierno de Colombia habla actualmente de un acuerdo humanitario con las FARC. ¿Apoyaría usted ese acuerdo humanitario y, si la respuesta es afirmativa, pediría usted que se incluyera también a los estadounidenses secuestrados?

SUBSECRETARIO BURNS: Es nuestro ferviente deseo que todos los rehenes sean liberados. Los rehenes colombianos, algunos de los cuales han permanecido secuestrados injustamente por tantos años, el rehén alemán, desde luego la Sra. Betancourt, y todos los rehenes estadounidenses también. La atención de Colombia y la nuestra tienen que concentrarse en las FARC. Las FARC han secuestrado a esas personas injustamente, contra toda noción de los derechos humanos fundamentales. Los pueblos de todos los países del mundo critican a las FARC por sus actividades terroristas. Los Estados Unidos responsabilizan a las FARC del bienestar, la seguridad y la salud de los rehenes. No hay justificación alguna para mantenerlos en cautiverio; deben ser liberados de inmediato y de manera incondicional.

PREGUNTA: Buenos días, Sr. Secretario. Dos preguntas: la primera, usted dijo que ayer habló con el Presidente Uribe y quiero saber ¿qué le dijo acerca de su propuesta de comprar coca en la región del río Meta, y cuál es su opinión al respecto? La segunda, ¿quisiera saber si está en peligro la ayuda económica de los Estados Unidos a Colombia por la Ley de Justicia y Paz para los grupos paramilitares?

SUBSECRETARIO BURNS: Permítame decir, en primer lugar, que el Embajador Wood y yo tuvimos una reunión excelente con el Presidente Uribe. Tenemos el mayor respeto por él. Es un líder que ha logrado éxito. Es alguien orientado hacia los recursos. Habla con mucha claridad. Se parece mucho a nuestro Presidente de los Estados Unidos en ese aspecto. Esa puede ser una de las razones por las cuales nos llevamos tan bien. Tenemos todos los motivos para pensar que la reunión de la próxima semana entre el Presidente Bush y el Presidente Uribe será muy favorable y fructífera y estará colmada de apoyo mutuo.

Responderé ahora a su segunda pregunta: la relación entre nuestros dos países es excelente. Es excelente en todo sentido. Los Estados Unidos seguirán dando su ayuda a Colombia: nuestra ayuda para combatir las drogas, nuestra ayuda para el desarrollo alternativo, nuestra ayuda para combatir el terrorismo. Nos hemos comprometido a ayudar al pueblo de Colombia de manera acertada. Tenemos un dinámico programa de trabajo para lograr el tipo de progreso que ustedes quieren. Por eso, no hay peligro de que los Estados Unidos interrumpan o pongan fin su ayuda económica.
El Plan Colombia está llegando a su fin. Pero, los Estados Unidos están muy interesados en trabajar ahora con el pueblo de Colombia, con el Gobierno de Colombia y nuestro Congreso quiere ver qué podemos hacer para continuar con un sucesor del Plan Colombia en los próximos años. No podemos detener nuestros esfuerzos para ayudar a los colombianos ahora, cuando ustedes están tan cerca de lograr resultados históricos en materia de la lucha contra las drogas, y esperamos que también en la lucha contra el terrorismo. Por eso creo que verán un gran compromiso de parte del Gobierno de mi país para continuar con la ayuda prestada hasta ahora.

Ha habido mucha discusión en Washington, en el Congreso, en el Gobierno, en la prensa, acerca de la ley de desmovilización, la Ley de Justicia y Paz. No cabe duda de que apoyamos la intención principal de esa ley, que es la de poner fin a la lucha; es la de hacer que las fuerzas paramilitares desmovilizadas y otros se trasladen de los grupos terroristas a la sociedad civil. Creemos que es muy importante que también se haga justicia, que los culpables de cometer delitos graves rindan cuentas de ellos, que se les haga comparecer ante la justicia, que se les responsabilice de sus actos y que vayan a la cárcel por lo que han hecho, por los delitos cometidos.

En esta visita traigo un mensaje que expresa nuestra esperanza de que esta ley especial se lleve a la práctica de manera muy eficaz y activa. También hemos hablado de los derechos humanos. Ya les dije que me reuní con cuatro representantes de organizaciones colombianas de derechos humanos. También estoy en contacto con organizaciones de defensa de los derechos humanos en mi propio país; por ejemplo, con Human Rights Watch. Tenemos gran respeto por todas esas organizaciones y por la labor que realizan. Creo que es justo decir que a los Estados Unidos les gustaría ver un juicio expedito de algunos de los casos pendientes que son bien conocidos para todos ustedes, en los que se han alegado atropellos y asesinatos por los paramilitares o los militares. Creemos que casos como el de San José de Apartadó deberían juzgarse con gran velocidad y mayor urgencia, por eso se tocó el tema de los derechos humanos y también el de la desmovilización.

Debo decirle en cuanto a su primera pregunta, que no tuve la oportunidad de abordar ampliamente el tema de la coca que usted mencionó, por eso, sencillamente no conozco bien las intenciones del Gobierno de Colombia en ese sentido. Estoy seguro de que la Embajada hablará de esos temas, y tal vez pueda comentarlos una vez que haya comprendido a cabalidad cuáles son las intenciones del Gobierno.

PREGUNTA: Permítame insistir en un asunto. ¿Estaría dispuesto el Gobierno de los Estados Unidos a respaldar un posible acuerdo humanitario con los guerrilleros de las FARC y a servir como garante internacional?

SUBSECRETARIO BURNS: Es muy importante que entiendan nuestra postura. Los Estados Unidos consideran que los tres ciudadanos estadounidenses están secuestrados injustamente. Trabajaban aquí en un programa para ayudar al pueblo de Colombia. Hace dos años y medio que están secuestrados. Las FARC son responsables de su bienestar. Responsabilizaré a las FARC por su seguridad y bienestar. Las FARC tienen que entender eso. Esos rehenes deben ser liberados de inmediato; todos los rehenes deben ser liberados de inmediato. Todos los que tenemos amigos colombianos—yo los tengo—entendemos el sufrimiento y el dolor increíble que infligen los grupos terroristas a esta sociedad. Hablé con un colombiano anoche quien me contó que 17 miembros de su familia habían sidos secuestrados alguna vez en los últimos años. Este fenómeno es único en el mundo. Las FARC son responsables de esto. Todos ustedes, así como nosotros, debemos responsabilizar a las FARC. Se debe ejercer presión sobre ellas: la responsabilidad de las FARC es liberar a los rehenes colombianos, a los estadounidenses y al rehén alemán.

[Fin]


Dado a conocer el 11 de agosto de 2005
  
FirstGov
Este sitio es administrado por la Dirección de Asuntos Públicos del Departamento de Estado.
Enlaces a otros sitios en el internet no constituye un respaldo a las opiniones contenidas en ellos.
Informacion sobre Derecho de Autor | Advertencia