Skip Links
U.S. Department of State
PortadaContáctenosEnvíe esta páginaFOIAAnuncio de privacidadArchivoEnglish
U.S. Department of State
Secretario de Estado Colin L. PowellAcerca del Departamento de EstadoApoyo Internacional a los NegociosAsuntos del Hemisferio OccidentalTemas InternacionalesVisasMas Información sobre ViajesEn Otras Noticias
Departamento de Estado de los Estados Unidos
   

La Protección de Estados Unidos por medio de la Reforma Inmigratoria

Tucson, Arizona

Medida presidencial de hoy:

Hoy, el Presidente Bush presentó la estrategia para reforzar la seguridad nacional de Estados Unidos por medio de una reforma inmigratoria integral. Al dirigirse a los agentes de Aduanas y Protección de las Fronteras en el sur de Arizona, el Presidente habló sobre la estrategia para proteger la frontera, evitar los cruces ilegales de la frontera y reforzar la aplicación de las leyes de inmigración. El Presidente también propuso disminuir la presión en la frontera con la creación de un Programa de Trabajadores Temporales que satisfaga las necesidades de la economía y a la vez rechace la amnistía para aquéllos que violan las leyes de Estados Unidos.

  • La protección de la frontera es esencial para velar por la seguridad del territorio nacional. Desde que asumió el mando, el Presidente ha aumentado en 60 por ciento los fondos para la seguridad de la frontera. Los agentes fronterizos han capturado y mandado a sus países a más de 4.5 millones de personas que ingresan al país ilegalmente, incluidos aproximadamente 350,000 con antecedentes penales. La frontera de Estados Unidos debe estar abierta para el comercio y el turismo, y cerrada para los criminales, narcotraficantes y terroristas.

El Presidente colaborará con el Congreso en la aprobación y promulgación de la reforma integral de la inmigración. La reforma integral de la inmigración es una prioridad primordial del gobierno. El Congreso ya está alcanzando grandes logros y ha tenido una oportunidad de proseguir con una estrategia para aplicar las leyes de inmigración, proteger a Estados Unidos y defender los valores más arraigados del país. El Presidente continuará trabajando con el Congreso para poder promulgar una reforma integral de la inmigración en el 2006.

La estrategia del Presidente para la reforma integral de la inmigración

La reforma integral de la inmigración comienza con la protección de la frontera. Para proteger la frontera, el Presidente está siguiendo un plan de tres partes.

  • En primer lugar, Estados Unidos mandará de regreso a las personas que ingresen ilegalmente y sean detenidas cruzando la frontera del sudoeste, sin excepción alguna. Más de 85 por ciento de los inmigrantes ilegales capturados son de México, y la mayoría es llevadas de regreso al otro lado de la frontera al cabo de 24 horas. Para evitar que traten de cruzar nuevamente, el gobierno federal está utilizando la repatriación interior bajo la cual los mexicanos que ingresan ilegalmente son mandados de regreso a sus ciudades de origen, lo que dificulta que traten de cruzar nuevamente. Esta estrategia está resultando ser muy prometedora. En un programa piloto en el desierto de Arizona occidental, casi 35,000 inmigrantes ilegales fueron devueltos a México por medio de la repatriación interior, y solamente se detectó a aproximadamente 8 por ciento tratando de cruzar la frontera en ese sector nuevamente. El gobierno se dedica a ampliar la repatriación interior para asegurar que cuando aquéllos que violen las leyes de inmigración del país sean enviados a su país, permanezcan allí.

    • El gobierno está poniendo fin a la práctica de "capturar y soltar". Debido a que las instalaciones de detención carecían de suficientes camas, la mayoría de los inmigrantes ilegales que no son mexicanos son capturados, soltados y ordenados a regresar para comparecer ante los tribunales. Sin embargo, 75 por ciento de ellos no se presentan. El año pasado, solamente 30,000 de las 160,000 personas no mexicanas capturadas cruzando nuestra frontera del sudoeste fueron mandadas de regreso. Para abordar este problema, el Presidente ha promulgado una ley que aumentará en más de 10 por ciento el número de camas en las instalaciones de detención durante el próximo año. El gobierno federal también está usando la "deportación expedita" para detener, enviados a procedimientos judiciales acelerados y deportar a los inmigrantes ilegales no mexicanos en un promedio de 32 días, lo que es casi tres veces más rápido que el procedimiento habitual. El año pasado, más de 20,000 personas no mexicanas capturadas cruzando la frontera entre Laredo y Tucson fueron deportadas expeditamente. El uso de la deportación expedita ahora se está ampliando a toda la frontera del sudoeste. Cuando los inmigrantes ilegales saben que serán capturados y enviados a casa, es menos probable que crucen la frontera ilegalmente para comenzar.
    • El gobierno está tomando medidas adicionales para acelerar el proceso de deportación. Estados Unidos está presionando a gobiernos extranjeros para que readmitan a sus ciudadanos más prontamente y a la vez está reduciendo la burocracia y aumentando el número de vuelos que llevan a inmigrantes ilegales a casa. Al someter estas medidas a prueba, "Operation Texas Hold 'Em" a lo largo del valle del Río Grande de la frontera de Texas recientemente resultó en un descenso de la inmigración ilegal de brasileros de 90 por ciento en el valle del Río Grande, y de 50 por ciento a lo largo de toda la frontera. Estos esfuerzos están ayudando a convertir una política de "capturar y liberar" en una de "capturar y devolver".

  • En segundo lugar, el gobierno trabajará con el Congreso para reformar las leyes de inmigración. El Presidente está tratando de eliminar las normas insensatas que requieren que el gobierno ponga en libertad a los inmigrantes ilegales si sus países de origen no los aceptan dentro de un periodo determinado. Entre aquéllos que el gobierno se ha visto forzado a liberar se encuentran asesinos, violadores, abusadores de niños y otros delincuentes violentos. El Presidente también está trabajando con el Congreso para abordar el ciclo de litigación interminable que congestiona las cortes de inmigración, recompensa el comportamiento ilegal y retrasa la justicia para los inmigrantes con reclamos legítimos. Las demandas y la burocracia no deben obstaculizar la protección del pueblo estadounidense.

  • En tercer lugar, el gobierno federal tomará medidas para detener a las personas que crucen la frontera ilegalmente para comenzar. El gobierno está aumentando el personal, la tecnología e infraestructura en las fronteras del país e integrando estos recursos de maneras innovadoras.

    • Aumento de personal. Desde el 2001, se ha añadido a 1,900 agentes de la Patrulla Fronteriza, y el Presidente ha promulgado leyes que permiten que se añada 1,000 agentes adicionales dentro del próximo año. Cuando se concluya la contratación, la Patrulla Fronteriza contará con aproximadamente 3,000 agentes adicionales, de unos 9,500 cuando el Presidente asumió el mando a unos 12,500 el próximo año. Esto representa un aumento de más de 30 por ciento.
    • Despliegue de nueva tecnología. El gobierno está dando a los agentes de la Patrulla Fronteriza las herramientas para aumentar su alcance y eficacia, lo que incluye aeronaves no tripuladas y cámaras infrarrojas. En Tucson, agentes que utilizan aeronaves no tripuladas han mejorado la intercepción de inmigrantes ilegales y drogas en la frontera. Las leyes promulgadas por el Presidente están aportando $139 millones para mayores mejoras a la tecnología y para producir una estrategia más unificada y sistemática de la aplicación de las leyes en la frontera.
    • Construcción de barreras para evitar el ingreso. El Presidente ha promulgado leyes que asignan $70 millones para instalar y mejorar la infraestructura de protección a lo largo de la frontera. En las zonas rurales, el gobierno está construyendo nuevos caminos de patrullaje para dar a los agentes más acceso a la frontera, como también nuevas barreras para vehículos para evitar que los inmigrantes ilegales conduzcan a través de ella. En las zonas urbanas, el gobierno está extendiendo las cercas para cerrar las rutas de contrabando humano. El gobierno recientemente autorizó la conclusión de una barrera de 14 millas cerca de San Diego. Una vez que los procesos judiciales mantengan su validez, este proyecto será vital para ayudar a los agentes fronterizos a cumplir con su labor y hacer que aquéllos que viven cerca de la frontera estén más seguros.

La reforma integral de la inmigración requiere que se vele por el cumplimiento de las leyes de inmigración dentro de Estados Unidos. Capturar y deportar a los inmigrantes ilegales a lo largo de la frontera es apenas un aspecto de proteger al pueblo estadounidense. Nuestras leyes de inmigración deben ser aplicadas en todo Estados Unidos.

  • El gobierno federal está mejorando la aplicación de la ley en los centros laborales. El Presidente ha promulgado legislación que aumenta en más del doble los recursos dedicados a la aplicación de la ley en los centros de trabajo. El gobierno le está prestando particular atención a la aplicación en infraestructura crítica. Este año, Operation Rollback -el mayor caso de aplicación de la ley en los centros laborales de la historia de Estados Unidos- resultó en el arresto de cientos de inmigrantes ilegales, condenas penales contra una docena de empleadores y un pago que ascendía a muchos millones de dólares por parte de una de las mayores empresas estadounidenses. La aplicación de la ley en los centros de trabajo es crítica para el éxito de la reforma inmigratoria.

    • Para ayudar a las empresas a acatar las leyes de inmigración, el gobierno está abordando el fraude con documentos. Incluso a los empleadores más minuciosos se les dificulta detectar los documentos falsificados para trabajar y verificar la situación legal de los trabajadores. Por lo tanto, el gobierno está expandiendo el programa Basic Pilot, lo que permite que las empresas constaten en los registros del gobierno federal si las personas recientemente contratadas cumplen con los requisitos para trabajar. Desde el 2001, este programa ha sido expandido de apenas seis estados a todo el país en la actualidad. El gobierno trabajará con el Congreso para continuar mejorando la verificación laboral.

  • El Presidente ha dedicado los recursos necesarios para aplicar las leyes de inmigración. Desde el 2001, el gobierno ha aumentado en 44 por ciento los fondos para la aplicación dentro del país y aumentado en 14 por ciento el número de investigadores de inmigración y aduanas. Además fondos nuevos permitirán que haya 400 agentes adicionales para aplicar de las leyes de inmigración y 250 investigadores de delitos. Estos oficiales capacitados están obteniendo resultados. En tan solo Arizona, 2,300 personas han sido encausadas por contrabando de drogas, armas e inmigrantes ilegales a través de la frontera. La Operation Community Shield ha resultado en el arresto de casi 1,400 inmigrantes ilegales que son miembros de pandillas, entre ellos cientos de miembros de pandillas violentas como "MS-13". Desde que se creó el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), los agentes han detenido a casi 27,000 fugitivos que eran inmigrantes ilegales.

Como parte de la reforma integral de la inmigración, el Presidente ha propuesto la creación de un nuevo Programa de Trabajadores Temporales. Para poner a trabajadores extranjeros en contacto con empleadores estadounidenses para puestos de trabajo que ningún estadounidense está dispuesto a aceptar, los trabajadores temporales podrán inscribirse para tener una situación legal durante un periodo determinado de tiempo y luego se requerirá que regresen a su país. Este plan atiende las necesidades de una economía en crecimiento, permite que los trabajadores honrados mantengan a sus familias a la vez que respetan las leyes, y disminuye la presión en la frontera. Al reducir el flujo de inmigrantes ilegales, los agentes de la ley se pueden concentrar en aquéllos que desean perjudicar al país. Para mejorar la aplicación de la ley en los centros de trabajo, el plan crea tarjetas de identidad no modificables para cada trabajador legal temporal.

  • Un programa de trabajadores temporales no otorgaría una amnistía. El programa no crea una ruta automática a la ciudadanía ni otorga una amnistía. El Presidente se opone a la amnistía porque recompensar a aquéllos que violan la ley alentaría a más a entrar ilegalmente y aumentaría la presión en la frontera. En cambio, un Programa de Trabajadores Temporales promovería la inmigración legal y disminuiría la presión en la frontera. El Presidente respalda que se aumente el número anual de tarjetas de residencia, pero por el bien de la justicia y la seguridad, el Presidente no promulgará una ley de inmigración que incluya una amnistía.

Al reformar las leyes de inmigración, Estados Unidos cumplirá con la promesa del país. Los inmigrantes desempeñan una función vital para reforzar la democracia estadounidense. Este es un país en que los extranjeros que respetan las leyes son acogidos como personas que aportan a la cultura estadounidense, mas no son temidos como amenazas. Estados Unidos se ha beneficiado de las generaciones de inmigrantes que se hicieron estadounidenses por medio de la paciencia, el trabajo arduo y la asimilación. Como las generaciones de inmigrantes que los precedieron, todos los ciudadanos recientes tienen una obligación de aprender las costumbres y valores de este país. A la vez, Estados Unidos cumplirá con su obligación de dar a cada ciudadano una oportunidad de alcanzar el sueño americano. Al aplicar las leyes de inmigración, el gobierno federal está protegiendo la promesa de un Estados Unidos tolerante y acogedor, y preservando las oportunidades para todos.

  
FirstGov
Este sitio es administrado por la Dirección de Asuntos Públicos del Departamento de Estado.
Enlaces a otros sitios en el internet no constituye un respaldo a las opiniones contenidas en ellos.
Informacion sobre Derecho de Autor | Advertencia