Skip Links
U.S. Department of State
PortadaContáctenosEnvíe esta páginaFOIAAnuncio de privacidadArchivoEnglish
U.S. Department of State
Secretario de Estado Colin L. PowellAcerca del Departamento de EstadoApoyo Internacional a los NegociosAsuntos del Hemisferio OccidentalTemas InternacionalesVisasMas Información sobre ViajesEn Otras Noticias
Departamento de Estado de los Estados Unidos
   

Entrevista

Bogotá, Colombia
27 de julio de 2005


Entrevista con Juan Manuel Ruiz de la radioemisora RCN: Colombia


PREGUNTA: Sr. Nicholas Burns, bienvenido a Colombia y bienvenido a RCN, la radioemisora de Colombia. Desearíamos hablar con usted sobre algunos de los asuntos más importantes de Colombia. Le agradecemos que haya aceptado la invitación de RCN. Primero, desearíamos hacerle una pregunta sobre un tema de actualidad, me refiero a la propuesta del Presidente Uribe de pagar recompensas o incentivos a los campesinos que proporcionen información sobre cultivos ilícitos. ¿Qué opina de esta propuesta? ¿Piensa que puede producir un resultado positivo?

SUBSECRETARIO BURNS: Muchas gracias. Primero, permítame decir que ésta es mi primera visita a Colombia. Me complace mucho estar aquí. Colombia es uno de los amigos, de los aliados más importantes de los Estados Unidos en todo el mundo. No tenemos mejor amigo en toda Latinoamérica. Estamos muy orgullosos de la alianza que hemos establecido: el apoyo que Colombia le ha dado a los Estados Unidos en muchos asuntos importantes, el apoyo que hemos podido darle al pueblo colombiano ayudándole a superar los problemas del narcotráfico, el terrorismo y las violaciones de los derechos humanos, así como el apoyo al desarrollo rural. Estamos muy orgullosos de que el Presidente Bush reciba al Presidente Uribe en su hacienda de Crawford, Texas, el próximo jueves 4 de agosto. Nuestro Presidente no invita a muchos líderes a Crawford. Éste es un lugar especial para él, adonde invita a sus amigos más íntimos, y sé que él considera al Presidente Uribe como un aliado muy cercano y un amigo allegado. Creo que el estado de nuestra relación es excelente y nos alegra la perspectiva de continuar esta relación en los meses y años venideros.

En cuanto a la cuestión del narcotráfico, creo que el Gobierno colombiano ha realizado un progreso enorme para combatir este problema tan difícil. Creemos también que nuestros programas para asistir al pueblo colombiano han tenido éxito. El progreso realizado en 2005 supera el progreso alcanzado en cualquier otro año. El objetivo del Plan Colombia, tanto de Colombia como de los Estados Unidos, ha sido reducir la producción de coca en un 50%, y eso está ahora muy próximo a lograrse. Eso es algo histórico.

Con respecto a la pregunta que formuló en particular, no he tenido oportunidad en mi breve visita aquí de sostener largas conversaciones sobre este tema con el Gobierno colombiano. No creo que sea justo que yo haga comentarios públicos hasta no tener una plena compresión de la propuesta del Gobierno. Lo haremos. Sostendremos esas conversaciones y luego estaremos listos para tratar este tema.

PREGUNTA: Acerca de ese tema, ¿cómo percibe la evolución de la así llamada "guerra contra las drogas?" ¿Cree realmente que se pueda ganar? Ya que la propuesta del Presidente Uribe sería parte de la estrategia global contra las drogas, ¿cómo ve esta estrategia?

SUBSECRETARIO BURNS: Usted sabe que la guerra contra las drogas no es una guerra interna por parte de Colombia o de los Estados Unidos. Se trata de una operación internacional y hará falta una campaña internacional para resolverla. Por lo tanto, Colombia no puede ganar por sí sola y los Estados Unidos tampoco pueden hacerlo. Sabemos que un gran porcentaje de la cocaína y heroína que se trafica en las calles de los Estados Unidos procede de Colombia. Pero sabemos que tiene que hacerse un esfuerzo conjunto para ganar.

Por parte de los Estados Unidos tenemos que hacer un progreso en nuestra sociedad para reducir la demanda de nuestros jóvenes en las calles de nuestras ciudades y pueblos. Por supuesto que también deseamos apoyar las actividades del Gobierno colombiano para combatir a los narcotraficantes y erradicar el cultivo de coca en los campos. Sé que ya sólo este año se han destruido más de cien mil hectáreas en la erradicación aérea. Eso es una mejora del 20 por ciento en relación con el año pasado. Y sólo ha transcurrido parte del año. Estamos próximos a lograr la meta del Plan Colombia de reducir la producción de coca, como dije antes, en un 50 por ciento.

Tenemos mucha confianza en la dedicación del Gobierno de Uribe a esta causa; creemos que hemos implantado un buen programa de cooperación. Pero este es un problema mundial. Estamos combatiendo este problema en Afganistán. Lo estamos combatiendo en Asia Sudoriental, así como en Latinoamérica y en mi propio país. Por eso, nuestro compromiso con Colombia es ser un buen aliado, y sabemos que estas actividades beneficiarán al pueblo colombiano. Esperamos que las actividades que hemos realizado para el desarrollo alternativo; y creo que hemos aportado $70 millones para tratar de ayudar a los cultivadores de coca a hallar otra manera de practicar la agricultura, de tener éxito y de ganarse la vida. Esto también es una parte importante de la campaña general de la lucha contra las drogas en mi país y en su país.

PREGUNTA: Sr. Burns, desearía mencionar que hay ciertos problemas importantes que generan inquietud en nuestro país, tal vez usted tenga información sobre ellos. Uno de ellos tiene que ver con el proceso actual que afecta al Gobierno colombiano y a los paramilitares, por medio de los mecanismos contemplados por la Ley de Justicia y de Paz. ¿Tiene una opinión formada sobre la evolución de este proceso? ¿Qué perspectiva tiene sobre lo que está ocurriendo?

SUBSECRETARIO BURNS: Bueno, justamente esta mañana pude sostener una conversación muy interesante sobre este tema con el Presidente Uribe, con el Fiscal General y con el Comisionado de Paz. Entendemos que está en marcha un proceso histórico. Es sumamente importante para el futuro de Colombia que las organizaciones militares sean desmovilizadas, que quienes alguna vez tomaron las armas ahora las abandonen, que estas personas se reincorporen a la sociedad civil y se conviertan en miembros responsables de la sociedad una vez más. Ese es un objetivo que debe lograrse y es algo con lo que estamos muy de acuerdo con el Gobierno colombiano.

También creemos, como es lógico, al igual que su Gobierno y estoy seguro que al igual que la mayoría de los colombianos, que debe haber un equilibrio entre la justicia y la paz. Creemos muy firmemente que tiene que haber justicia, que se debe responsabilizar a los miembros de las organizaciones paramilitares que han cometido graves delitos. Entendemos que la nueva Ley de Justicia y de Paz contiene disposiciones de cárcel, enjuiciamiento de miembros paramilitares y penas de prisión para ellos, para quienes hayan cometido estos tipos de graves delitos, y apoyaremos eso.

En nuestra opinión, no estamos aquí para cuestionar a posteriori al Gobierno colombiano. No estamos aquí para dar ningún consejo específico, sino como uno de los amigos de Colombia que apoyan este proceso; esperamos que esta ley se aplique de un modo muy enérgico, dedicado y dinámico. Si bien entendemos la necesidad de reconciliación, de un retorno a la sociedad civil de los miembros paramilitares que han estado fuera de ella, también tenemos la plena convicción de que se debe responsabilizar a las personas por los delitos que hayan cometido. Eso es importante para las víctimas, y las familias de las víctimas de estos delitos. Debe haber rendición de cuentas. Por eso entendemos que éste es un proceso colombiano y no estadounidense. Pero ya que se nos pide que apoyemos este proceso, ése es nuestro punto de vista. Se debe castigar a quienes hayan cometido atrocidades y confiamos en que el Gobierno colombiano halle la mejor manera de aplicar esta ley en el futuro. Respetamos al Comisionado de Paz, al Fiscal General y, por supuesto, al Presidente Uribe. Ellos han abordado un problema muy difícil aquí, lo afrontaron como es debido y apoyaremos sus actividades para aplicar esta ley del modo más eficaz y dedicado.

PREGUNTA: Sr. Burns, esa es la perspectiva con respecto a los paramilitares. ¿Qué opinión tiene sobre lo que está sucediendo con las FARC? Es evidente que actualmente tienen una presencia internacional. ¿Qué opina de la situación de este grupo, que ahora está aparentemente vinculado al narcotráfico?

SUBSECRETARIO BURNS: Tenemos una opinión muy clara de las FARC. Creemos que es una organización terrorista sanguinaria que, como usted sabe, está jugando a dos puntas. Finge preocuparse por los campesinos. Finge preocuparse por liberar a algunas de las personas detenidas. Sin embargo, este juego a dos puntas no favorece realmente a este empeño. No libera a las muchas, muchas personas –los colombianos, los estadounidenses, los tres estadounidenses detenidos, así como el prisionero alemán o la Sra. Betancourt– no los libera. Juega un juego muy falso y, en nuestra opinión, un juego cínico de fingir preocuparse por los derechos de estas personas y, sin embargo, no hacer absolutamente nada para liberarlos, cuando tienen el control de estos rehenes.

Por eso, no somos ingenuos en cuanto a las FARC, entendemos lo que son: una organización fracasada. No ayudan al pueblo colombiano. Victimizan al pueblo colombiano, por eso apoyamos firmemente el empeño del Presidente Uribe y del Gobierno en combatirlas. Las FARC son, al examinarlas, un ejemplo de una organización que se vio en todo el mundo durante la década de los 60, los 70 y los 90, que fingía ser idealista, tener un programa político, ayudar a la gente y, sin embargo, ha empleado los métodos más abyectos, cínicos y destructivos: el terrorismo, la toma de rehenes, el secuestro, la extorsión, el soborno y el narcotráfico. Esa es la verdadera naturaleza de las FARC, por eso no tenemos motivo para creer que cambiarán de comportamiento.

Tenemos la plena convicción de que es importante que el Gobierno tenga éxito y que el pueblo colombiano lo apoye para combatir a esta organización. También nos preocupan las actividades de las FARC en Venezuela y Ecuador y, por cierto, la responsabilidad de esos países para asegurarse de no se les dé refugio a las FARC allí. Todos los países democráticos deben hacerle frente a esta organización en todo el mundo, especialmente aquí en Latinoamérica, y vencerla.

PREGUNTA: A propósito, Sr. Burns, cada día hay más información sobre Venezuela, país que acaba de mencionar. Distintas informaciones de la prensa hablan de cómo Venezuela se ha cubanizado y de una presunta complicidad entre el Presidente Chávez y los grupos ilícitos, complicidad que Chávez siempre ha negado. Aun ahora, se inauguró un canal de TV, Telesur, ¿qué opina de Venezuela en este contexto regional y las consecuencias que podría tener esto sobre la desestabilización de la región?

SUBSECRETARIO BURNS: Nuestros aliados principales en Latinoamérica son Colombia, Brasil, Chile, Argentina y México, y todos los demás países con los que tenemos relaciones muy buenas, amistosas y respetuosas. Estos son los países que se han dedicado a promover la democracia, el estado de derecho, políticas prudentes para el desarrollo comercial y económico que promoverán la creación de negocios y la justicia también; estos son los países que forman parte de la solución a los problemas de Latinoamérica, los que mencioné, y todos nuestros otros aliados en Centro y Sudamérica.

No estoy aquí para juzgar al Gobierno venezolano. Lo único que puedo hacer es ver lo que éste hace en función de la política exterior. No es el Gobierno el que ha estado al frente de tratar de resolver los problemas del narcotráfico o del terrorismo. No es un Gobierno que se haya comprometido plenamente al proceso democrático como lo han hecho Colombia, México, Brasil y Chile por nombrar sólo algunos de los países que sí lo han hecho. Por lo tanto, no vamos a centrar la atención en Venezuela. Vamos a centrarla en nuestros amigos y aliados que, según creemos, son el futuro real de Latinoamérica –países totalmente democráticos, cuyos líderes se someten al estado de derecho y abogan por elecciones justas y libres, donde el poder en la sociedad de todos estos países que mencioné se distribuye con imparcialidad e igualdad y donde se responsabiliza a las personas, algo que no siempre ocurre en Venezuela. Por eso, en nuestra opinión, la gran esperanza para el futuro de Latinoamérica estaría en países como Colombia o Brasil, o los otros que mencioné. Ellos dan los mejores ejemplos de una democracia moderna, totalmente pluralista y libre.

PREGUNTA: Sobre el tema que acabo de mencionar, entiendo que el Gobierno de los EE.UU. está algo preocupado por Telesur y lo que podría suceder si ese canal ataca sus intereses. ¿Cuál sería el límite de esa inquietud?

SUBSECRETARIO BURNS: Puedo decirle que no perdemos el sueño por las noches pensando en lo que Chávez haga o no haga. Él no es el centro de nuestro universo político. Tenemos muchas relaciones más importantes con países de Latinoamérica, pero en lo que respecta a Telesur, el único comentario que haría sería que es muy importante en el siglo XXI que la gente reciba información abierta y libre, no contaminada por la política o por las inquietudes particulares del Gobierno. Pero la prensa tiene que ser libre para decir y escribir lo que crea. En una sociedad democrática eso es fundamental y nuestra única pregunta sobre Telesur sería: ¿va a ser un canal de TV libre o se va a limitar a repetir como un loro la postura de un régimen, líder o Gobierno en particular? Desearíamos ver periodistas verdaderamente libres que digan y escriban lo que crean, sin temor a repercusiones, sanciones ni presión del Gobierno. Creo que está por verse si Telesur será verdaderamente libre y abierto. Sé que Telesur hasta tenía fotografías del líder de las FARC Marulanda. Esto es provocativo. ¿Por qué querría alguien, por qué querría una radioemisora o un canal de TV libre, democrático y abierto favorecer o dar prominencia a un líder terrorista? Éstas son sólo algunas de las preguntas que nos hacemos. Pero confiamos en que las radioemisoras y los canales de TV más importantes de este continente serán democráticos y libres, y no excesivamente politizados.

PREGUNTA: Sr. Burns, debido a los límites de tiempo en su programa de actividades, desearía hacerle una última pregunta sobre el alcance de su visita a Colombia y sus reuniones con el Presidente Uribe. Por ejemplo, ¿qué otro tipo de programas se reforzará después de su visita? ¿los derechos humanos? ¿la justicia?

SUBSECRETARIO BURNS: Permítame decir que el Presidente Bush está muy deseoso de recibir al Presidente Uribe en Texas la semana que viene. Creo que la reunión tendrá mucho éxito. Será algo positivo. El Presidente Bush indicará una vez más –como lo hiciera en noviembre de 2004 cuando estuvo aquí en Colombia, en Cartagena– el apoyo muy firme del pueblo y del Gobierno de los Estados Unidos a Colombia. Eso significa que vamos a seguir apoyando a Colombia en el proceso de paz, de restablecer la paz después de cuatro décadas de guerra, en las actividades de desmovilización.

Creo que por cierto seguiremos con los programas de ayuda de los Estados Unidos que, según creemos, han sido tan eficaces en los últimos cuatro o cinco años bajo el Plan Colombia. En las reuniones a las que asistí aquí también planteé asuntos relacionados con los derechos humanos y el imperativo de la necesidad de un rápido enjuiciamiento de los culpables de cometer abusos contra los derechos humanos. Me refiero a los abusos cometidos en San José de Apartadó y los otros casos más prominentes de abusos contra los derechos humanos. Como es lógico, tiene que haber un proceso democrático, la gente tiene derecho a que se la juzgue en juicios imparciales, a tener representación, pero es muy importante que la comunidad internacional se encargue de que la atención a los derechos humanos sea completa, que estas causas se procesen con mucha eficacia y determinación, que el proceso sea rápido para que las familias de las víctimas vean que se hizo justicia.

Actualmente los derechos humanos son el centro de mucha atención, y nosotros en los Estados Unidos creemos que éste es un terreno de particular interés e inquietud. Creo que ese asunto es parte de lo que constituye la relación entre los Estados Unidos y Colombia. Sé que la reunión de la semana que viene será positiva y de apoyo entre dos amigos que van a dirigir su mirada hacia el futuro y que hallarán más formas de cooperación y amistad mutuas entre nuestros dos países.

PREGUNTA: Sr. Burns, agradecemos que haya aceptado esta entrevista con RCN, la radioemisora de Colombia. Le deseamos éxito y siempre será bienvenido a nuestro país. Esperamos que estos contactos permitan un mejor entendimiento entre nuestros dos países. Gracias por su amabilidad.

SUBSECRETARIO BURNS: Deseo expresar la gran impresión que me ha causado Bogotá en mi visita a esta ciudad. Es una hermosa ciudad. Ayer tuve la oportunidad de estar brevemente en el centro, la parte antigua, y vi el hermoso ayuntamiento, el palacio presidencial, por supuesto, y la hermosa catedral. Pude visitar la catedral. En mi próxima visita, por supuesto, me gustaría mucho salir de Bogotá y ver otras regiones del país. En mi opinión, los colombianos deben estar muy orgullosos de su democracia, del país que están construyendo y de los problemas que van superando. Por eso es un gran placer estar aquí. Muchas gracias, y gracias por permitirme hablarles a todos sus oyentes.

[Fin]

Dado a conocer el August 22, 2005
  
FirstGov
Este sitio es administrado por la Dirección de Asuntos Públicos del Departamento de Estado.
Enlaces a otros sitios en el internet no constituye un respaldo a las opiniones contenidas en ellos.
Informacion sobre Derecho de Autor | Advertencia