Skip Links
U.S. Department of State
PortadaContáctenosEnvíe esta páginaFOIAAnuncio de privacidadArchivoEnglish
U.S. Department of State
Secretario de Estado Colin L. PowellAcerca del Departamento de EstadoApoyo Internacional a los NegociosAsuntos del Hemisferio OccidentalTemas InternacionalesVisasMas Información sobre ViajesEn Otras Noticias
Departamento de Estado de los Estados Unidos
   

Declaraciones del Presidente sobre el fallecimiento del Papa Juan Pablo II

En el funeral del Papa Juan Pablo II, el Presidente Bush observa al Presidente Chirac de Francia saludar a la Secretaria Rice. A la derecha, el antiguo Presidente Clinton; a la izquierda, la Primera Dama Laura Bush; atrás, Kofi Annan y el Ministro Qureia; en primer plano, el rey Juan Carlos y la Reina Sofía de España. (AP Photo/Andrew Medichini)

El President Bush observa al Presidente Chirac de Francia saludar a la Secretaria Rice durante el funeral del Papa Juan Pablo II.. A la derecha, el antiguo Presidente Clinton; a la izquierda, la Prime

The Cross Hall

4:02 P.M. EST

EL PRESIDENTE: Laura y yo nos sumamos a las personas en toda la Tierra que se lamentan por el fallecimiento del Papa Juan Pablo II. La Iglesia Católica ha perdido a su pastor, el mundo ha perdido a un defensor de la libertad humana, y un servidor fiel y bondadoso de Dios ha recibido el llamado.

El Papa Juan Pablo II dejó el trono de San Pedro de la misma manera de la que ascendió a él: como testigo de la dignidad humana. En su país natal, Polonia, ese testigo inició una revolución democrática que se diseminó por Europa oriental y cambió el curso de la historia. En todo el Occidente, la presencia de Juan Pablo nos recordó de nuestra obligación de construir una cultura de vida en la que los fuertes protegen a los débiles. Además, durante los años finales el Papa, su presencia fue aun más enérgica debido a su valentía diaria ante la enfermedad y muchísimo sufrimiento.

Todos los papas pertenecen al mundo, pero los estadounidenses tienen una razón especial para amar al hombre de Cracovia. Cuando visitó nuestro país, el Papa habló de nuestra Constitución "providencial", de las verdades evidentes sobre la dignidad humana en nuestra Declaración de la Independencia y de las "bendiciones de la libertad" que se derivan de ella.

Declaró que son todas estas verdades las que han llevado a los pueblos del mundo a mirar hacia los Estados Unidos con esperanza y respeto.

El Papa Juan Pablo II, en sí, fue fuente de inspiración para millones de estadounidenses y muchos más en todo el mundo. Siempre recordaremos a este humilde, sabio e intrépido sacerdote que se convirtió en uno de los grandes líderes morales de la historia. Le agradecemos a Dios por darnos a tal hombre, un hijo de Polonia que llegó a ser el Obispo de Roma y un héroe intemporal.

FIN 4:04 P.M. EST

  
FirstGov
Este sitio es administrado por la Dirección de Asuntos Públicos del Departamento de Estado.
Enlaces a otros sitios en el internet no constituye un respaldo a las opiniones contenidas en ellos.
Informacion sobre Derecho de Autor | Advertencia